Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comUna visión alternativa sobre las discusiones de moda en torno a la Bolsa de Minutos, y cuáles son los reales ganadores y perdedores naturales con la existencia de un mecanismo que tiene pros y contras.


    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

"Sin Bolsa de Minutos muchos jugadores no tendrían chance de debutar en Primera"

Cabanillas ha demostrado que su lugar en Universitario está asegurado por la calidad. (Foto: Prensa Universitario) 

LOS QUE VALEN LA PENA SIEMPRE TENDRÁN CHANCE DE DEBUTAR. El surgimiento de futbolistas es un proceso natural, implícito en una actividad que es practicada por personas y, por lo tanto, pasible de renovaciones generacionales. El universo de jugadores se renueva porque i) el futbolista envejece, deja la actividad y otros ocupan su lugar y ii) porque la plenitud física de cualquier deportista se alcanza en el tramo entre los 20 y los 25 años, por lo cual cualquier equipo que pretenda ganar -o sea, todos- persigue ese tipo de energías.

En esa línea, si un jugador es bueno y genuinamente tiene talento, surgirá porque allí donde juegue destacará lo suficiente como para ser percibido. Puede que en otros tiempos, las barreras comunicacionales hayan impedido que algunos jóvenes con condiciones pero sin chance de contacto con el sistema futbolístico tendieran a perderse; pero en estos tiempos, con tantos smartphones como habitantes en países como el Perú, la posibilidad de que un genuino genio futbolístico no llegue a darse a conocer si tiene las condiciones naturales para eso es muy baja. Un video colgado a partir de un celular alcanza como carta inicial de presentación. Y ojo: esto hablando de la fase previa a la formativa, pues creer en estos tiempos que los auténticos talentos están en la pista y pretender que de allí salten al estrellato sin haber hecho divisiones menores de manera seria en alguna institución es hasta un despropósito, además de algo desfasado.

"La Bolsa de Minutos ha sido nefasta para la competitividad de nuestro fútbol"

Fernando Pacheco fue parte de la última Sub-20. (Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.com) 

NO HA SIDO DEL TODO NEGATIVA. Como en toda actividad, existen pros y contras cuando en el fútbol se dicta una norma. La Bolsa de Minutos, surgida en 2008 con el propósito de incrementar el universo de jugadores jóvenes en Primera División, ha ido superando imperfecciones en el tiempo: basta recordar cómo, en su primera temporada de aplicación, el propio Juan Carlos Oblitas complotó contra el espíritu de la norma al colocar un equipo netamente juvenil en la visita de Sporting Cristal a Cienciano. Eso condujo a que se restringiera la cantidad de minutos computables en un mismo partido (máximo 270), lo que rige hasta la actualidad.

Sin duda, la Bolsa es adversaria de la competitividad libre, pues fuerza a los entrenadores a diseñar sus equipos a partir de la necesidad de tener en sus oncenas futbolistas que no son necesariamente mejores o más adecuados para sus esquemas que quienes se quedan en el banco, pero que tienen que jugar por la imposición que establece la norma. En ese sentido, es adversa para mejores estándares de competencia. Pero también hay otros aspectos que en los que hay evidencia favorable palpable: durante la década de existencia de la Bolsa de Minutos, la selección peruana Sub-20 ha conseguido superar la fase de grupos en Sudamericanos en tres oportunidades (2013, 2015 y 2019), algo que nunca antes había sucedido. Lo que ocurre, en realidad, es lo que en economía se conoce como un trade-off: a menor competitividad en el torneo local por la participación forzada de jóvenes, mayor competitividad de las selecciones que estos integran.

"Sin Bolsa de Minutos los clubes peruanos no trabajarían en menores"

Equipos como Pirata aún no están en condiciones de promover jugadores. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com) 

EN REALIDAD NO TERMINAN DE TRABAJAR EN EL TEMA. Sin duda, que durante una década los clubes de Primera División hayan tenido que sostener, cuanto menos, equipos de reserva estables, y luego participar por exigencias del sistema de licencias en los torneos de menores que organiza la FPF es un paso adelante en su -a veces precario- desarrollo institucional. Pero de eso a interpretar que la Bolsa de Minutos en realidad fuerza a los clubes a trabajar en menores hay un trecho importante.

En realidad, los clubes en el Perú no forman jugadores porque el sistema no estimula, ni con incentivos ni con un marco adecuado, su inversión en la materia. Es, de hecho y como marco teórico, un problema que escapa al país: en todo el planeta fútbol cada vez los clubes tienen menor poder de negociación en el tablero de las grandes negociaciones, porque a la sostenibilidad de la FIFA le conviene que sean los agentes -individuos- los que dominen el negocio de las transferencias y no los clubes -colectivos- los que se vuelvan todopoderosos y así amenacen el orden del sistema con iniciativas como -por ejemplo- las que los grandes europeos intentan cada cierto tanto con la conformación de una Superliga o afines.

Pero incluso a partir de ese reparto, en otros países de un continente exportador de jugadores como Sudamérica la participación de los clubes en la venta alcanza para que estos sostengan parte de sus estructuras presupuestales. Esto no sucede en el Perú, donde la debilidad de las instituciones y el predominio de los caudillismos al interior de las dirigencias hace que una eventual venta de un jugador sea un éxito del dirigente puntual que la concretó, y no un beneficio tangible para un club que -por ejemplo- pueda construir una nueva tribuna de un estadio a partir de los ingresos por un pase. La mejor conveniencia económica de formar, y no la existencia o no de una Bolsa de Minutos, es la que en definitiva podría estimular a los clubes a dedicarse al tema.

"Los enemigos de la Bolsa de Minutos son los representantes que reciclan jugadores de un club a otro"

¿Quienes se benefician con la Bolsa de Minutos? (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com) 

HABRÍA QUE PENSAR QUÉ REPRESENTANTES SON AMIGOS DE LA BOLSA DE MINUTOS. Nuevamente, a partir de toda norma, así como pros y contras, se puede contar también ganadores y perdedores. Que hay representantes a los que les vendría, a partir de la carpeta de jugadores que manejan, que exista mayor oportunidad para futbolistas mayores, es cierto; pero también lo es que hay otros representantes, interesados -con total legitimidad- en el negocio de captar talento de temprana edad y poder venderlo -no siempre con pericia- al exterior, a los que un sistema como la Bolsa de Minutos les conviene en todo sentido. Está explicado en el acápite anterior que son ellos, y no necesariamente los clubes, los principales beneficiarios de las ventas que se producen.

Entonces, lo que se tiene es por un lado jugadores jóvenes con más chance de jugar de manera frecuente con la Bolsa de Minutos (unos cinco en promedio por equipo, lo que en Primera División arroja un universo de noventa jugadores) versus jugadores más experimentados (se entiende que la misma cantidad) que pierden esas plazas. ¿Es realmente pensable que esos noventa experimentados -difusos, gaseosos, por definición diversos- sean manejados por un conglomerado de representantes más compacto que el que defiende los intereses de los noventa jóvenes, que en un mercado formativo limitado como el peruano por lo general proceden de unas pocas canteras?

Como fuere, al fútbol no le debe importar tanto quién se beneficia con qué norma, sino que esta eleve el valor agregado del producto como un todo. Y por todo lo expuesto, parece que este tema de la Bolsa de Minutos simboliza más la batalla entre un torneo que necesita quitarse restricciones para ser más atractivo para el aficionado que lo consume versus un negocio como el formativo que requiere, por la exigencia de los estándares actuales del gran mercado internacional, exportar talento con rodaje a la edad más temprana que sea posible -incluso a costa de apresuramientos-.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Fabricio Escate, Larry Jalk y Aldo Ramírez / DeChalaca.com, Prensa Universitario


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy