Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa pretemporada rimense fue movida y un suceso que generó mucho eco fue la llegada de Claudio Vivas, después de que el club celeste decidiera que Alexis Mendoza no cumplía con los requisitos que le exigía el club para afrontar la temporada, ¿esta segunda llegada del técnico argentino significa un nuevo aire para él y Cristal?
    Eduardo Tirado | @EduardoTL
    Redactor

Cuando llegó por primera vez al Perú a dirigir a un equipo, Claudio Vivas tenía apenas 44 años y solo hace cuatro que había debutado como técnico profesional en Argentinos Juniors. Sin embargo, aquel 2013, la directiva celeste vio en el exasistente de Marcelo Bielsa a alguien que podía instaurar una nueva propuesta de juego para los del Rímac, y apostó por él tras la salida de Roberto Mosquera y el fugaz paso de Francisco Melgar. Claro, aquel año no fue fructífero para Cristal, pues no se logró ningún título a final de año, pero Vivas dejó una grata impresión en la recta final.

A pesar de lo anterior, no puedo establecer un proyecto a largo plazo en La Florida pues desde el principio quedó claro que lo suyo era un interinato antes de que Daniel Ahmed asumiera el puesto. Luego vivas se marchó a Chile para dirigir sin éxito a la Sub-20. Aunque fue su primera oportunidad frente a un seleccionado, no pudo sostener el puesto y regresó al fútbol al argentino. Después de ello, sería técnico interino en Banfield, respaldando a Matías Almeyda, quien luego terminaría marchándose y dejándolo como director técnico. Se quedó ahí hasta mediados del 2016 y luego tomó otro proyecto, esta vez de divisiones menores, y encontró en Boca Juniors el lugar ideal de trabajo para plasmar sus ideas futbolísticas.

Desde ahí es que fue llamado a dirigir el club rimense y el técnico no dudó en aceptar el puesto luego de su salida de tiende xeneize. Le seducía la opción de tomarse una revancha con Cristal, club con el que no pudo llevarse ningún trofeo hace seis años. Hay que tener en cuenta que su llegada, en el 2019, significa una apuesta de la directiva celeste por un técnico que ya conoce la casa y que incluso ya dirigió a algunos jugadores que todavía permanecen en el plantel y que, de alguna manera, se han convertido en referentes. Solo por mencionar algunos: Renzo Revoredo, Jorge Cazulo, Horacio Calcaterra y Carlos Lobatón.

Claudio Vivas va por su revancha como entrenador de Sporting Cristal (Foto: Prensa Sporting Cristal).

Teniendo la confianza de la directiva y el apoyo de referentes importantes del equipo, se cree que esta podría ser la oportunidad para que, por fin, quien fuera alguna vez la mano derecha de Bielsa, pueda comenzar a construirse un nombre propio en el fútbol peruano y alcanzar su primer título nacional a cargo de un equipo. Queda en él conseguir su graduación en esta segunda llegada al club y quitarse la etiqueta de “aprendiz” para consagrarse como “profesor”. Cualidades, tiene, solo queda en él y el club que su propuesta pueda asentarse a largo plazo y conseguir fruto en el equipo rimense: No siempre se tiene una segunda oportunidad para mejorar lo hecho anteriormente, y el mismo Vivas ya se dejó la valla alta la última vez.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Foto: Prensa Sporting Cristal


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy