Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comUTC sufrió un terremoto de proporciones: dio de baja a su técnico ‘Rafo’ Castillo y a seis jugadores. Más allá del tema disciplinario, ¿era consecuente cortar con un proceso que dio sus frutos desde el ascenso a la Primera División?

 

Este lunes, en conferencia de prensa, la directiva de UTC sorprendió con algunos anuncios que alteraron la atmósfera cajamarquina:informó que el técnico ‘Rafo’ Castillo y cinco jugadores del club habían sido despedidos por bajo rendimiento y -en algunos casos que no fueron especificados- por indisciplina. Los aludidos fueron Miguel Cevasco, Alexander Sánchez, Michael Guevara, Miguel Mostto y Juan José Barros, quienes dejaron de pertenecer al club. A ellos se les sumó Reimond Manco, quien fue separado este martes por razones disciplinarias.¿Era oportuno hacer un despido con ribetes masivos? Si se analiza el rendimiento del equipo cajamarquino en el Torneo del Inca, pues está en deuda en calidad de visitante -tres empates y tres derrotas-, pero se encuentra a solo tres unidades del puntero de su grupo, la San Martín, y su rendimiento como local ha sido más que auspicioso con cuatro triunfos y un empate inesperado ante Universitario.

Ni salvar un empate en los descuentos en su visita a Los Caimanes pudo salvar la unidad de un plantel que en UTC se resquebrajó por la decisión de sus dirigentes (Foto: diario La Industria de Chiclayo)Por ello, se considera que la decisión de despedir al entrenador tomada por la dirigencia encabezada por Osías Ramírez -quien formalmente es el actual presidente de UTC (no su hermano, Joaquín, quien solo está al mando del Mannucci)- es muy apresurada pues el proyecto de ‘Rafo’ Castillo ha sido más que alentador: logró ganar la Copa Perú 2012 y en su primera campaña en la máxima categoría logró un cupo a un torneo internacional. En este último aspecto, suena demasiado precipitado echar al técnico cuando dentro de poco debe disputar la Copa Sudamericana -segunda participación del elenco cajamarquino en el continente tras la Copa Libertadores de 1986-, además de considerar que este plantel es relativamente nuevo, dado que en el elenco titular solo se repiten los nombres de Daniel Ferreyra, Raúl Alemán y Gianfranco Labarthe respecto al de 2013, por lo que necesita de más rodaje.

Respecto a los jugadores, Miguel Mostto y Juan José Barros eran titulares habituales dentro del esquema de ‘Rafo’ Castillo, mientras que Michael Guevara alternaba con relativa frecuencia al convertirse en una pieza de recambio fundamental para el técnico, y Alexander Sánchez y Miguel Cevasco tuvieron problemas debido a constantes lesiones que no les permitieron tener la continuidad necesaria. Asimismo, a estos cinco nombres se debe añadir el deReimond Manco, quien recibió una carta notarial del club en el que se le informó su despido. Por tanto, la salida de estos seis jugadores también podría mermar el rendimiento del equipo que, como está dicho, no era del todo malo y, al ser relativamente nuevo, necesitaba de un mayor número de partidos para comprender la idea táctica del técnico.

Finalmente, cabe señalar que los jugadores mencionados, así como el director técnico, eran muy resistidos por la afición cajamarquina, la cual expresó su malestar en el Héroes de San Ramón en los últimos cotejos disputados allí. Probablemente, y de acuerdo con lo que pudo indagar DeChalaca con sus corresponsales en Cajamarca, la dirigencia puso en práctica aquel refrán de “la voz del pueblo, es la voz de Dios” y tomó esta drástica decisión para mostrar firmeza y congraciarse con los seguidores del elenco crema. Ahora el ‘Negro’ Carlos Galván tomará de manera interina la dirección técnica del equipo, pero por las razones expuestas, se considera queesta decisión precipitada podría tener consecuencias graves en el ‘Gavilán’: en el corto y largo plazo.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: diario La Industria de Chiclayo

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy