Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn los previos al estreno de Cristal en la Libertadores, toca evocar a un jugador celeste que también fue del Paranaense: Nilson Esidio, conocido en su país como Nilson Pirulito y goleador del fútbol peruano en 1998, alcanzó a jugar por 26 equipos durante los veinte años de su carrera.

 

La temporada 1998 encontró a Sporting Cristal envuelto en un clima de renovación, pero aún enrarecido por los cambios que se dieron luego de alcanzar la final de la Libertadores un año antes. Entre las novedades para la nueva temporada apareció un brasileño que respondía al nombre de Nilson Esidio Mora, quien llegó al Rímac como una segura carta de gol.

Su lugar en el mundo

Nilson en un clásico de Porto Alegre con la camiseta del Internacional (Foto: internacional.com.br)El currículo de Nilson marca que nació un 19 de noviembre de 1965 en Santa Rita do Passa Quatro (Sao Paulo). De figura delgada y con una buena talla (1.88), su condición física le valió ganarse el mote de 'Pirulito' en su país (en Brasil se conoce de esta forma a lo que en otros países se llama chupetines). Su estreno en el fútbol llegó en 1983 con un equipo del interior paulista, el Sertãozinho, que actuaba en la Segunda División. Se mantuvo en esta categoría con el Platinense de Paraná donde actuó en 1985. Hasta entonces, su posición en el campo era la de un volante ofensivo, pero todo cambió en su siguiente equipo, el XV de Jaú, cuando encontró su vocación por estar cerca del arco, en compañía de las redes. En el cuadro paulista tuvo un buen guía en el ex arquero argentino José Poy, de larga trayectoria en el fútbol brasileño. En Jaú jugó entre las temporadas 1986 y 1988, con un breve paso por el Ponte Preta durante los últimos meses de 1987 para jugar en la segunda categoría.

Fue a mediados de 1988 cuando su carrera dio un gran salto al ser fichado por Internacional de Porto Alegre, con el que se mantuvo solo un año, pero que le sirvió para hacerse conocido en Brasil. Con el Inter, que tenía a Abel Braga como técnico, terminó como el goleador del Brasileirao con 15 goles, alcanzó la final (que perdió ante Bahía) y disputó la Libertadores de 1989 en la que su equipo alcanzó la semifinal, siendo eliminados por Olimpia de Paraguay en tanda de penales. Con los colorados marcó dos goles en los octavos de final cuando eliminaron a Peñarol, pero además, alternó con dos jugadores que luego tuvieron un paso por el fútbol peruano: el brasileño Norton que jugó en 1990 por Sport Boys y el uruguayo Oscar Aguirregaray, ex asistente de Sergio Markarián en la selección peruana. Casi de inmediato Nilson volvió a tomar otro rumbo, esta vez a España donde el Celta de Vigo lo fichó para jugar hasta mediados de 1990 y por el que apenas anotó dos goles en 10 partidos de la Liga.

El Albacete lo tuvo por poco tiempo a Nilson Esidio en 1994 (Recorte: revista Don Balón Perú)Ya de regreso en Brasil su siguiente equipo fue el Gremio, con el que cumplió marcando 22 goles en el campeonato gaúcho, 4 en el Brasileirao y dos en la Libertadores. Esta producción, sin embargo, no evitó que se le volviera una costumbre actuar no más de una temporada en los equipos que se fijaron en él. Así pasó en Portuguesa (1991/92), Corinthians (1992), Flamengo (1993) y Fluminense (1993). Pero el fútbol español lo volvió a llamar producto de su constancia goleadora, la cual lo llevó a vestirse de blanco con el Albacete en el primer semestre de 1994 y de blanquivioleta en la temporada 1994/95 cuando jugó por el Valladolid: marcó un total de 12 goles en la Liga con ambos equipos. El año lo terminó jugando en Palmeiras y en 1996 pasó al Vasco da Gama antes de volver a salir fuera de su país, esta vez hacia México.

En la temporada 1996/97, el recién descendido Tigres armó un plantel para lograr el ascenso de inmediato y entre sus principales figuras contaron con, entre otros, los chilenos Gabriel ‘Coca’ Mendoza, Claudio Núñez y con Nilson. Luego de ganar el título en los torneos de Invierno y Verano, el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León regresó a la Primera División, pero sin renovarle la confianza a su delantero brasileño. Así, Nilson una vez más regresó a suelo brasileño, esta vez para jugar con Atlético Paranaense en los últimos meses de ese año. Fue autor de 3 goles durante el Brasileirao antes de volver a partir para añadir una camiseta más a su colección.

Fama bajo el puente

Durante la temporada 1998 el brasileño Nilson se volvió un delantero de temer en el fútbol peruano (Recorte: revista Don Balón Perú)Ya con 32 años, Nilson Esidio llevaba una carrera con altos y bajos momentos. Al llegar a Cristal, precisamente, venía de cumplir un irregular papel con Paranaense pero con la expectativa puesta en recuperar su cuota goleadora disputando con los celestes la Libertadores y el torneo local. Al Rímac se animó a llegar por referencias de su hermano, Marcelo Esidio, quien en 1997 jugó por José Gálvez; además, en Universitario se encontraba su primo, Eduardo Esidio. En la Copa, sin embargo, los rimenses cumplieron un mal torneo, siendo eliminados en la fase de grupos por River Plate, Colón de Santa Fe y Alianza Lima. Aquí solo pudo convertir en tres ocasiones: dos veces a los íntimos el 25 de marzo para ganarles por 3-2 y en la derrota contra River por 3-1 en el estadio Monumental.

Su debut con Cristal se dio un mes antes, el 14 de febrero durante el Torneo Apertura, en la visita que le hicieron a Alianza Atlético en el estadio Campeones del 36. El triunfo de 1-3 que los celestes obtuvieron tuvo a Nilson como autor de su primer gol en el fútbol peruano, el primero de los 14 que logró durante el primer semestre, destacando los tres que le marcó a Melgar el 12 de abril en la goleada por 7-1 de los celestes. Pero el título de aquel torneo fue a parar a tienda crema, por lo que la expectativa para el tramo final del año aumentó. Durante el Clausura añadió otros diez tantos a su cuenta, goles que ayudaron a que Cristal forzara un partido extra contra Alianza para definir al campeón (encuentro que ganaron con gol de Andrés Mendoza) y al rival de la ‘U’ por el título nacional.


En la 'U', Nilson tuvo la ocasión de salir campeón en un equipo que lo tuvo como suplente (Recorte: revista Don Balón Perú)En la final, el primer partido tuvo a Nilson abriendo la cuenta frente al equipo de Osvaldo Piazza para acabar ganando por 2-1, pero en la vuelta, la actuación del brasileño cambió por completo ya que se fue expulsado apenas a los 32’ de un encuentro que los cremas también ganaron por 2-1, forzando una definición por penales que ganaron. Pese a ese último trago amargo, en Cristal quedaron más que satisfechos con su actuación, ya que además de ser el jugador que más veces jugó (43 partidos), acabó como el goleador del campeonato con 25 dianas. En lo que si no deben haber quedado satisfechos los dirigentes celestes fue en sus renovadas (y elevadas) pretensiones económicas, ya que, para variar, no siguió más allá de esa temporada en el Rímac.

Fin de fiesta

Luego de su paso por Cristal la carrera de Nilson Esidio entró en franco declive. Regresó por enésima vez a Brasil donde ancló en Atlético Mineiro durante el segundo semestre de 1999. El año 2000 lo comenzó jugando por Santo André en la Segunda División paulista para luego regresar a Perú contratado por Universitario, aquel equipo de Roberto Chale que selló ese año su tricampeonato. Su debut con camiseta crema se dio el 15 de octubre en el estadio Monumental, también frente a Alianza Atlético, cuando ingresó para reemplazar a Piero Alva. Desde entonces ya se notaba que lo mejor de su capacidad como goleador era cosa del pasado. Con la ‘U’ disputó otros seis partidos en los que tampoco logro anotar. Al final su paso por tienda crema le sirvió a Nilson para agregar un título a su carrera y para darse el gusto de jugar al lado de su primo Eduardo, quien para entonces ya era el delantero más cotizado del fútbol peruano.

El campeonato pernambucano fue su siguiente paradero cuando formó parte del Santa Cruz en el primer semestre de 2001, y cerró el año con el Río Branco en la Tercera División del fútbol paulista. Durante 2002 solo actuó en el Portuguesa Santista, mientras que el 2003 lo cerró en el Atlético Sorocaba de la Segunda División paulista, categoría en la que siguió durante 2004 actuando por Flamengo de Guarulhos. El último equipo en la prolongada carrera de Nilson fue Nacional Atlético Clube, siempre en la segunda categoría del fútbol de Sao Paulo, ciudad que vio surgir a este “cigano do futebol” que, pese a todo, supo dejar algunas alegrías en varios de los clubes más importantes de Brasil.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: internacional.com.br; Recortes: revista Don Balón Perú

Comentarios (4)add
...
escrito por gervasio , enero 29, 2014
Buen delantero, goleador... Sería ídolo celeste si no se hubiera ido a jugar por la U, creo que fue innecesario ese paso, no tendría por qué haberlo dado...
...
escrito por Julio Ricardo , enero 29, 2014
En la "U" salio campeón pero sin mucho suceso en lo personal, un buen delantero.
...
escrito por xuter , enero 31, 2014
limpia esa camistea del cristal, ese logo se ve mejor que el de ahora, ahora se ve muy recargado, yo opino q deberia regresar ese logo, y la camiseta del pesquero que la quise conseguir por su raro diseño y nunca pude lamentablemente, saludos.

...
escrito por SERGIO CARDENAS , diciembre 10, 2015
Simplemente fue un crack muy poco valorado en nuestro país. En México se lo recuerda por el paso que tuvo en el equipo Tigres, en el que dejó huella. De esos jugadores necesitamos en la Liga MX.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy