Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comUn peculiar estilo de atajar atrajo allá por 1993 suspiros entre hinchas de Alianza, pero también vituperios y frases indecibles. Lo impuso el ecuatoriano Jacinto Espinoza, arquero de selección que ancló en Matute con su particular look y su juego a lo Higuita.

 

Jacinto Alberto Espinoza Castillo (Bahía de Caráquez, Ecuador, 24 de noviembre de 1969), conocido también como Tarzán, fue uno de esos hombres con cartel que llegaron al Perú que con el tiempo más vale olvidar que recordar. Sobre todo por los hinchas de Alianza Lima, que en aquellos inicios de los noventa de sequía de títulos -parafraseando al inolvidable Emilio Laferranderie - compraba un circo y le crecían los enanos.

Tarzán de los monos

Jacinto Espinoza con el gerente aliancista Luis Hernández el día de su firma de contrato en Matute, en 1993. (Recorte: revista Estadio)Lo irónico del caso es que Espinoza es, sin dudas ni exageraciones, uno de los mejores porteros en la historia del fútbol ecuatoriano. Defendió a la selección en 38 compromisos internacionales entre 1992 y 2004. Participó en la Copa América de 1993 disputada en su país, en la que se dio a conocer no solo por sus actuaciones, sino por su espectacular look y especial parecido a uno de los arqueros más idolatrados de la época, como lo era René Higuita. La colaboración del excéntrico portero le valió a Ecuador el cuarto lugar en ese torneo y el reconocimiento especial de la prensa. Luego de aquella gran actuación con la tricolor, Espinoza llegó a Alianza Lima siendo tremendamente promocionado por los medios locales.

‘Tarzán’ se había iniciado en 1988 con el Eugenio Espejo para después jugar por dos años en el desaparecido Deportivo Filanbanco, club en el que debutó en Primera División en 1989. En ese mismo año, René Higuita conseguía la Copa Libertadores con el Nacional de Medellín, y esa imagen marcaría el estilo de Espinoza. En su primer entrenamiento en Matute, observado por Agapito Rodríguez, a quien sentó. (Recorte: revista Estadio)Una vez que Filanbanco perdió el apoyo de la entidad financiera que le daba nombre, cedió su categoría al Valdez SC, club en el que continuó hasta llegar en 1992 al Emelec -club en el que jugó junto a Augusto Poroso, quien se volvería aliancista años después-, de donde luego pasó al Delfín de Manta.

Su llegada al Perú obedeció a la magnificación mediática del momento. América Televisión había firmado un contrato con los íntimos para la transmisión de sus partidos en la segunda rueda del Descentralizado 1993, el cual era liderado con comodidad por aquel equipo de los ‘Potrillos’. Pero para despertar la atención se necesitaba un golpe marketero. Alianza Lima contaba con el inseguro Agapito Rodriguez como titular y la única alternativa para reemplazarlo era un argentino que andaba de prueba por La Victoria, recién llegadito del Deportivo Español; un desconocido que se llamaba Oscar Ibáñez. Por entonces, ya se hablaba de que un portero con el carisma de Higuita sería ideal para Alianza –años luego se lo lograría traer para vestir la blanquiazul en un clásico amistoso-, pero ante lo inalcanzable de su pase se optó por otra imagen igual de carismática pero menos costosa. Fue entonces que se lanzó el nombre de Espinoza, Mano a mano con 'Balán' Gonzales en el recordado clásico de octubre de 1993. (Recorte: revista Estadio)y a Ibáñez no le quedó otra que tomar sus chivas y marcharse a Trujillo para jugar por el Carlos A. Mannucci, donde iniciaría su prolífica carrera en el país.

Primeros capítulos

Debutó en la fecha 19 del Descentralizado en un Alianza que se lucía como puntero del campeonato. Sin embargo, una derrota 2-0 ante Melgar en Arequipa aquella tarde -eso sí, sin ninguna complicidad del portero en los goles de Tapia y el ‘Toro’ Lazo- comenzó a marcar el declive del equipo de Miguel Ángel Arrué en la temporada.

Jacinto Espinoza tapó consecutivamente en las siguientes fechas, sucediéndose las victorias contra Alianza Atlético y Defensor.Una oportunidad de oro era mostrarse en el clásico por la fecha 22 ya que los merengues se encontraban segundos con tres puntos menos en la tabla, despuntarse era la voz. Llegó aquel 10 de octubre en Matute a estadio lleno y aunque la ‘U’ tenía hacía rato pisados a los grones se confiaba en quebrar esa mala racha y enderezar el rumbo apuntando al título en la que era una final adelantada. Apenas 3 minutos se jugaban cuando Jorge Amado Nunes le hizo un reloj a Frank Ruiz y soltó un remate que pegó en el palo; La expulsión de Baroni en el clásico. Espinoza yace en el suelo tras recibir una zancadilla del delantero crema. (Recorte: revista Estadio)el rebote encontró la cabeza de Ronald Baroni, quien apenas saltando dejó estático a Espinoza y anidó el balón en las redes para celebrar el único gol de ese clásico.

Tras el baldazo de agua fría, Alianza se lanzó desesperadamente al ataque dejando espacios libres, muy bien aprovechados primero por ‘Balán’ Gonzales y Ronald Baroni hasta que ambos se fueron expulsados, el último por trabar justamente a Espinoza en un cruce en el segundo tiempo. Para ese momento, con Alianza totalmente volcado sobre el arco de Juan Carlos Zubczuck, el golero ecuatoriano ya jugaba como líbero, totalmente salido del pórtico íntimo y frecuentemente llegaba a la mitad del campo. En una de esas, Tomás Silva –quien había ingresado por Gustavo Tempone, cambio por el cual el volante argentino le recordó la madre al DT Sergio Markarián- eludió a Espinoza a la altura de la línea central frente a Oriente y remató desde allí hasta el arco. El balón se perdió sobre el travesaño por pocos centímetros; si entraba, hasta hoy los hinchas cremas recordarían ese gol a los blanquiazules.

Espinosa excentricidad

Al salto ante Municipal, en el último partido del Descentralizado 1993. (Recorte: revista Estadio)El hecho es que con la derrota ante la ‘U’, Alianza se vio alcanzado por su archirrival en la punta. Y si octubre era mes de milagros, nuevamente en Matute estos se le hicieron a otro rival vestido de crema: León de Huánuco, ante el cual Alianza perdió la otra mitad del títuloo. A Espinoza la barra le pedía que muestre su estilo: su manera de atajar excéntrica y desfachatada, como arquero-jugador a lo Higuita. A los 55’, quiso hacer gala de eso y el tiro le salió por la culata. Salió a jugar desde el arco Norte de Matute hasta el primer cuarto de cancha y Giuliano Portilla, quien por entonces era delantero y no lateral, le robó el balón, se la sombreó y lo quiebra para terminar metiéndola en las piolas. León, con una defensa a ultranza planteada por Carlos Daniel Jurado, ganó 0-1 y dejó a Espinoza como gran culpable de la derrota. ¿Que no daría Matute por desaparecer ese desastroso recuerdo?

El desenlace se conoce. La ‘U’, con bailarinas vestidas de quinceañeras en la tribuna, campeonó en ese 1993 y Alianza terminó jugando la Liguilla contra Sipesa, Sport Boys y Sporting Cristal; ante este último, debió rivalizar en partido extra por el segundo cupo. El partido definitorio es recordado por la tanda de penales que decidieron el encuentro, en la que Espinoza, haciendo dote de sus habilidades histriónicas -cual actor de América Televisión- alzó los brazos al cielo adentro del arco Norte del Nacional en plegaria al Todopoderoso, quien pareció escucharlo en su última petición jugando por los blanquiazules. Como titular en el Emelec de 1994, un año después de dejar Alianza. (Foto: revistaestadio.com.ec)Así, en los dos penales en que ‘Tarzán’ rezó, primero Germán Pinillos reventó el palo y después Orlando Prado la tiró por encima del travesaño. Finalmente, Waldir Sáenz, en el último disparo de la tanda, puso a Alianza en la Libertadores. Ese fue la última vez que Espinoza vistió la blanquiazul, y al menos esa última imagen suya en el país, incluso sin haber atajado ninguno de los dos disparos celestes, fue positiva.

Epílogo de Tarzán

No obstante su “imborrable” paso por el Perú (en cifras, 15 goles encajados en 16 partidos jugados con Alianza), Espinoza continuó defendiendo el arco de su selección hasta 2004. Ese año llegó a participar en la Copa América jugada en el país, en la que disputó el partido que Ecuador perdió 2-1 ante México en el Miguel Grau de Piura. Además de los 38 partidos que atajó con la tricolor, un orgullo de ‘Tarzán’ es tener el récord de imbatibilidad en el fútbol ecuatoriano con 833 minutos sin encajar goles: Aún sigue en actividad. Acá hace unos meses, defendiendo el pórtico del Deportivo Azogues en la Serie B ecuatoriana. (Foto: elcomercio.com)esto fue desde 1993 con el Delfín (103 minutos) -saltando el intervalo con Alianza Lima- hasta 1994 con Emelec (730 minutos más).

Espinoza regresó a Emelec después de su ingrata (y única) experiencia fuera de su país para ganar el torneo de ese año. Posteriormente obtuvo también los títulos de 1998, 1999, 2003 y el Apertura 2005 con LDU de Quito junto a Roberto Palacios y Juan Carlos Oblitas. Por eso, es considerado uno de los ídolos históricos de la ‘Garra Blanca’. Jacinto aún no abandona la actividad y, al borde de los 41 años, aún continúa activo bajo los tres palos defendiendo a la Universidad Técnica de Cotopaxi, de la Serie B del fútbol ecuatoriano. Por La Victoria, pese a todo, se lo recuerda con simultánea simpatía y resignación.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Comentarios (10)add
...
escrito por Miguel , agosto 10, 2010
Dos apuntes.

1 Nunes no "relojeo" a Ruiz sino a Wilmar Valencia.
2 El gol de leon de Huanuco se produce por un mal pase, no recuerdo si de Kanko, Ruiz o Soto, hacia Espinoza, que dicho sea de paso estaba fuera del area grande. El arquero intenta despejar ( el pase le hiba a la altura del pecho o estamago y no podia tomarla con las manos) de media tijera pero falla por que Portilla lo adelanta y se va solo a la porteria.

Yo recuedo q Agapito Rodriguez se referia a El como "el pana" Espinoza. al menos asi lo lei en una entrevista q le hicieron. Por cierto no tapo a gran nivel en Alianza.
...
escrito por Katty , agosto 11, 2010
Es cieerto el reloj es a Wilmar Valencia.
Alianza no le llevaa 3 puntos a la U le llevaba 2. En esa época cada triunfo sumaba 2 puntos.,Con ese triunfo lo empató en la tabla y a la semana siguiente Alianza empató en Trujillo con Manucci y la U ganó y desde ahí fue puntero.
El gol de Portilla se da porque Jacinto quiso despejar de Chalaca.
...
escrito por joselll , agosto 11, 2010
Lo emparejaría con Montaño.......prometían mucho, se gastó bastante, algunos hinchas los querían (en Montaño es más evidente) pero no dejaron mucho.
...
escrito por Omar , agosto 11, 2010
Los grones tienen una mania de contratar paquetes que da miedo.
...
escrito por Jose Giuffra , agosto 11, 2010
La memoria a veces nos traiciona, Wilmar Valencia es el que se dejó relojear por Nunes, mis disculpas al lector.
...
escrito por edmundo , agosto 12, 2010
Digan lo que digan de Jacinto Espinoza , ese arquero reúne dentro de mi un gran recuerdo, sobre todo en aquella definición del 93 contra Sporting Cristal, donde tuvo la desfachatez de ponerse a rezar en la maya del arco norte y con eso desconcentrar al "Machi" Pinillos quien fallaría un penal decisivo. Wilmar Valencia tuvo la oportunidad de cerrar la serie de penales a favor y lograr que el equipo intimo vuelva luego de 6 años a un campeonato Nacional pero Miranda le taparía su disparo.

la angustia , sufrimiento y agonía del hincha Blanquiazul aumentaría mas y mas pero en esa noche pasaría algo especial................

Y fue así como nuevamente apareció Jacinto Espinoza y sacó la mejor arma de Alianza Lima en toda su historia "LA FE " el portero dio la espalda al lanzador rimense y comenzó a orar, su petición fue tan pero tan grande que la malla del arco la cual sujetaba con sus guantes comenzó a transformarse en un enorme rosario el cual unificaba todos los corazones aliancistas desde los hinchas de la tribuna Sur hasta el de los niños de 10 años que por razones de seguridad no habían podido ir al Estadio, pero se conformaban con verlo en su TV blanco y negro.

La historia parece que Jacinto la hubiera escrito puesto que Prado (Back CEleste) fallaría nuevamente un penal
, y todo quedaria en las manos del Goleador Hisotorico para meterla y celebrar entre lagrimas un gran subcampeonato que muchos a comienzo de año no hubieran apostado.

Jacinto luego de ese 93 , gane muchos títulos y seguro que este 2010 sera uno mas pero de igual modo quiero agradecerte porque esa noche en el Nacional hiciste feliz a muchos niños quien tras su televisor pudieron sentirse orgullosos de su querido ALIANZA LIMA.



GRACIAS JACINTO





...
escrito por Jhonny Salazar , agosto 12, 2010
Y le llevaba 3 ó 2 puntos Alianza a la U?

Y al redactor de la nota, si la memoria ocasionalmente te traiciona, para eso están los videos y un vastísimo archivo de prensa deportiva en la Biblioteca Nacional, no?

Pese a todo, está buena la nota.

Saludos.

J.
...
escrito por Proscrito , octubre 19, 2010
Osea que acá vino solo de turista, encontró al equipo puntero y lo dejó segundo. Maaaaaaaaal...!!
...
escrito por AAA , mayo 19, 2013
Tres correcciones más:

1.- Luego de su partido de debut ante Melgar, Jacinto no atajó en Matute ante Alianza Atlético, ya que en Arequipa terminó con un tremendo parche en la nariz, y en la siguiente fecha fue reemplazado por Agapito Rodríguez.

2.- Ese gol que Portilla le hace al "Pana" en Matute fue en el arco sur.

3.- El penal que Orlando Prado falla ante "Tarzán" Espinoza no va encima del travesaño, sino que fue por uno de los costados.
...
escrito por Lucho , mayo 27, 2016
Dos recuerdos de los partidos de las ilustraciones. En el partido de la foto de Alianza vs Municipal, el último partido del descentralizado 93 lo gana Muni 1 a 0, mientras la (U) goleaba 3-0 a San Agustín en el Estadio Nacional. Y en la foto del clásico, contra Andrés "Balán" Gonzales, jacinto espinoza le cierra el angulo del gol hasta en dos oportunidades, no se regala y lo espera hasta el final. En ese partido, de contragolpe la (U) tuvo opciones de poner el dos a cero y la tranquilidad en el partido. Gran partido, gran recuerdo.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy