Foto: FIFAEstados Unidos logró su cuarta corona mundial al vencer sin atenuantes por 2-0 a Holanda. De la mano de Morgan Rapinoe, su principal figura, el conjunto de las barras y las estrellas consiguió consagrarse por segunda vez consecutiva y mantenerse como el cuadro más ganador del fútbol femenino.

Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

La Capa: La moradita rendidora

Megan Rapinoe, capitana y elegida mejor jugadora del Mundial Femenino 2019, ratificó su buen rendimiento a lo largo del torneo en el partido más importante. La atacante de cabellera morada, gracias a su gran técnica y visión de juego, fue vital en los intentos estadounidenses por quebrar el férreo planteamiento defensivo holandés. Desde su sector -el flanco izquierdo- no tuvo mayores problemas para ganarle el duelo personal a Desiree van Lunteren. Y a manera de premio por su buena campaña, fue la encargada de abrir las puertas del triunfo al anotar -sin nerviosismo alguno- el penal que significó el primer gol.

La Pizarra: Se caía de maduro

Los tres títulos mundiales previos y el gran promedio de gol de Estados Unidos en el certamen hicieron que Sarina Wiegman tomara muchos recaudos para el encuentro final. Por ello, la estratega holandesa decidió colocar una línea defensiva muy estática en la que las laterales, Desiree van Lunteren y Dominique Bloodwort, casi ni cruzaron la línea central del campo por concentrarse más en contener a Tobin Heath y Morgan Rapinoe. Esta disposición, defensiva por donde se la mirara, también caló en las encargadas del ataque holandés por las bandas, pues tanto Lineth Beerensteyn como Lieke Mertens se desempeñaron más como una especie de laterales más adelantadas.

Por el lado estadounidense, y debido al buen trabajo del mediocampo tulipán, los ataques debieron concentrarse en los lados. Pare ello fue vital que Julie Ertz llevara el juego hacia las bandas y se desdoblara para cuando el juego -tras los centros de Rapinoe y Heath- regresara hacia el centro. Este patrón fue constante durante los 90', y por eso fue importante el apoyo ofensivo que Crystal Dunn ofreció por el flanco izquierdo, algo que Kelley O'hara no pudo emular.

El Tapadón: Para combatir la inseguridad

La responsable directa de que el partido no haya terminado en goleada fue Sari van Veenendaal. La '1' holandesa estuvo atenta a la mayoría de jugadas y con sus manos evitó -en reiteradas ocasiones- que el marcador pasara a ser de escándalo. La oportunidad más clara fue un disparo de volea que Ertz ensayó en el área tulipana tras un saque de esquina. Pese a que el disparo llevaba fuerza e iba directo a las redes, la guardameta reaccionó de gran forma y con una gran estirada desvió el balón hacia su mano izquierda.

La Clave: Tocó la copa de una patada

Ni siquiera la lluvia de buenos centros había logrado vencer el arco de Holanda durante los primeros 45' y el primer cuarto de hora de la segunda etapa. Sin embargo, lo que no pudieron hacer los balones aéreos lo consiguió una patada de Stefanie van der Gragt a Alex Morgan. Pese a que la falta no fue percibida por la réferi Stephanie Frappart, el VAR hizo su trabajo y pidió una segunda revisión de la complicada jugada. Tras las imágenes y la sanción del penal, Rapinoe cambió penal por gol y empezó a asfaltar la vía hacia el título mundial número cuatro.

La del VAR: Quedó clara

Lo que sucedió en la acción que causó el penal fue que en su intento por despejar el balón, Van der Gragt impactó el pecho de Morgan. Al producirse de espaldas a la árbitro Frappart, no pudo ser percibida a primera vista, pero en las imágenes el contacto fue bastante claro.

El Jugadón: Cierre con broche de oro

Rose Lavelle fue la encargada de poner cifras definitivas a la victoria estadounidense. La volante con el dorsal '16' avanzó varios metros con el balón en los pies y aprovechó la pasiva marca de las centrales holandesas para trazar una pequeña diagonal desde el centro hacia la izquierda. Pese a que pudo adentrarse más en el área, la jugadora del Washington Spirit sacó un zurdazo colocado que batió a Van Veenedaal, quien pese a estirarse de manera felina solo pudo ver cómo el esférico ingresaba pegado a su palo izquierdo.

La Extraviada: Ella no tuvo la culpa

Vivianne Miedema lució muy solitaria en el ataque holandés. La poca compañía que tuvo de parte del resto de su equipo se constituyó en el factor fundamental para que la '9' fuera presa fácil para Abby Dahlkemper y Becky Sauerbrunn. La buena labor estadounidense en materia de recuperación de balón impidió que la 'Oranje' pudiera abastecer correctamente a su centrodelantera.

Kazuki Ito: Estuvo a la altura

Stéphanie Frappart no desentonó con el buen cierre que tuvo el Mundial desarrollado en su propio país. Acertada en casi todos sus cobros y cercana a las jugadas, su actuación garantizó el trámite sobre el césped del Parc OL de Lyon. Salvo la jugada del penal que no logró percibir en primera instancia, la atención y la minuciosidad en los cobros le bastaron a la jueza francesa para terminar el certamen sin mayor polémica.

Los Goles

Fotos: FIFA


Leer más...

La ficha del Estados Unidos 2 - Holanda 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy