Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAd portas de la Finalísima, es Alianza Universidad el plantel con mayor experiencia. Entre ellos aparece Juan Carlos Portilla, quien curiosamente debutó un 23 de noviembre, fue en 2003 con Alianza Lima. En adelante, tuvo un paso largo por diversos cuadros de distintas categorías.

Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

"Si no hay solución, la huelga continúa" reza un viejo y difundido cántico sindicalista. Pues, en noviembre de 2003 se produjo en el Perú una pugna entre los futbolistas reunidos en la Agremiación y los clubes profesionales, conflicto que devino en una recordada huelga que originó el apresurado debut de juveniles en Primera. Uno de esos futbolistas fue Juan Carlos Portilla Peña (Lima, 07 de noviembre de 1986), quien tuvo la dicha de marcar un gol el día de su debut en Alianza Lima. No obstante que posteriormente la fecha fue anulada en su totalidad, nada le podrá retacear a Portilla la satisfacción de haber anotado en su debut.

Debut soñado

Luego de disputada la fecha 15 del Clausura 2003, Alianza quedó como único puntero, con cinco puntos de ventaja sobre Alianza Atlético. Los íntimos se perfilaban como candidatos a ganar el Clausura y forzar una definición por el título nacional con Sporting Cristal, ganador del Apertura. Sin embargo, el conflicto entre la Agremiación de futbolistas y los clubes profesionales gatilló la huelga en la tercera semana de noviembre, cuando restaban por jugarse siete fechas del Clausura. El conflicto llegó a tal nivel de intransigencia que tanto la ADFP como la FPF programaron las fechas 16 y 17, en las cuales los clubes debieron recurrir a los jugadores Sub-20.

En la fecha 16, Alianza debía enfrentar a Cienciano en el Cusco pero el partido no se programó, al igual que el partido entre Atlético Universidad y Sporting Cristal. En medio del caos, en la siguiente semana, los íntimos recibirian a  a Estudiantes de Medicina de Ica y, como consecuencia de la huelga, saltaron a la cancha los juveniles íntimos, dirigidos por Julio ‘Humildad’ García, ante escasa presencia de público.  Tremendo contexto el que le tocó afrontar a Portilla, quien además regalaba edad, pues apenas cumplidos los 17 años debutaba en Primera, obligado por las circunstancias.

Juan Carlos Portilla en el día de su debut ante Estudiantes de Medicina. Llegó el día esperado con gol. (Recote: diario El Bocón)El partido concluyó 7-1 favorable a los íntimos y Portilla marcó el segundo gol sobre los 14’, recibiendo buenos comentarios de la prensa. Acompañaron a Portilla en el once victoriano algunos jugadores que luego alcanzaron cierta notoriedad en el futbol local como Ricardo Farro, Renzo Reaños, Guillermo Guizasola, Ronald Quinteros y Saulo Aponte. El torneo ya se había desnaturalizado y por ello, en los siguientes días la Federación dispuso la cancelacón del torneo, por lo que Portilla no volvió a ver acción en lo que restaba del año.

A dar los primeros pasos

Culminada de forma abrupta la temporada 2003 y dada la juventud de Portilla, Alianza decide cederlo a Universidad San Martín que debutaba ese año en Primera División, luego de haber adquirido la categoría a Sport Coopsol, campeón de Segunda División.

En el Apertura, la campaña fue desastrosa pues quedaron últimos. Portilla recién pudo ver acción en la fecha 11 del Apertura ante Deportivo Wanka, jugando 65’ y recibiendo una amarilla, en el que sería su segnudo partido en la máxima división peruana. En general, en aquel torneo, Portilla apenas jugó 282’ en 5 juegos, recibiendo 1 tarjeta amarilla y sin marcar gol alguno. Aquel año, el cuadro de Santa Anita pagó derecho de piso pues peleó el descenso, lo cual obligó a los directivos a realizar contrataciones para afrontar el Clausura, como el delantero argentino Martín Mandra. Ello evidentemente ocasionó que los jóvenes fueran relegados; razón por la cual, Portilla no jugó partido alguno en el Clausura.

Para el Apertura 2005 volvió a La Victoria, luego del fin del primer ciclo de Gustavo Costas y ahora bajo la dirección de Rubén Darío Insúa. El reto que debía afrontar el cuadro íntimo: Libertadores y tentar el tricampeonato, provocó que llegaran jugadores extranjeros para el ataque, como Gustavo Barros Schelotto, Oswaldo Mackenzie y Rodrigo Daniel Astudillo. El escenario se presentaba competitivo para Portilla, por lo que no pudo ver acción sino hasta la fecha 21, ya sin Insúa en el banco despedido por malos resultados,  en el empate a cero goles ante Unión Huaral en Matute, jugando apenas 13’. Dos fechas después, en la 23, jugó apenas 8’ en el empate a cero ante Bolognesi en Tacna. La crisis que afrontó el club íntimo aquel año ocasionó que Portilla no jugara en el Clausura.

Sin oportunidades en Matute, para el siguiente año, Portilla debió buscar nuevos aires y llegó a Unión Huaral, club donde alcanzó regularidad, pues en el Apertura jugó 1,360’, su mejor récord en Primera División y en toda su carrera, en 19 partidos, recibiendo 4 tarjetas amarillas y 1 roja, marcando un gol a Alianza Atlético en Sullana en la derrota del cuadro del ‘Pelícano’ por 3-2. Para el Clausura, su rendimiento decayó, jugando apenas 495’, distribuidos en 10 partidos.

Lamentablemente, luego de haber quedado noveno en el Apertura y duodécimo en el Clausura, los huaralinos descendieron al ubicarse últimos en el acumulado, siendo el primer descenso en la carrera de Portilla, quien en el Norte Chico alternó con Johan Sotil, Darío Muchotrigo y el inacabable Germán Carty, con quien coincidiría años después en su periplo por la Segunda División.

Pupilo del hombrecito

En el año 2007, Portilla arribó a Sporting Cristal que afrontaba un reto mayúsculo, pues no solo debía afrontar la fase previa de la Libertadores ante América de México, sino que estrenaba nuevo DT, el argentino Jorge Sampaoli, quien llegaba con la pretensión de plasmar en Cristal el estilo de juego que ya había introducido en el Perú con Bolognesi y Boys, principalmente. Para ello, necesitaba un plantel amplio y con jugadores dúctiles, dinámicos y rápidos.  Tal vez, por ello, los directivos rimenses pensaron en Portilla al momento de realizar las incorporaciones.

Lamentablemente, todo se fue al tacho muy temprano, pues a la debacle en la Libertadores, prosiguió una pésima campaña en el Descentralizado, tal vez, de las peores en la historia rimense, comprometidos con el descenso. El contexto complotó para que Portilla pudiera gozar de oportunidades durante el año, pese a ello, con Sampaoli jugó 3 partidos, antes que la directiva cesará al casildense.

Luego de su fugaz paso por el Rímac, Portilla ancló en José Gálvez en el 2008. A diferencia del turbulento año que vivió en el 2007, en Gálvez encontró un remanso de paz porque, en principio, tuvo un único entrenador durante todo el año: Rafo Castillo y, segundo, porque jugó 30 partidos en el año (18 en el Apertura y 12 en el Clausura), obteniendo un promedio de 4.97 por parte de DeChalaca. El mérito de Portilla estribó en que encontró sitio en la línea ofensiva chimbotana, en la que destacaban Claudio Matías Velásquez, goleador del equipo, Antonio Meza Cuadra y Johan Sotil (sólo jugó en el Apertura).

Juan Carlos Portilla con camiseta de Sport Áncash, ni más ni menos que ante Alianza Lima. (Foto: archivo DeChalaca.com) 

Como lógica consecuencia de la aceptable campaña en el 2008, donde quedó noveno en el acumulado, la dirigencia chimbotana renovó a 'Rafo Castillo', por lo que, a priori, se pensó que Portilla podía seguir consolidándose; sin embargo, apenas jugó 169’ en la Fase Regular, distribuidos en 5 partidos, recibiendo una tarjeta amarilla y recibiendo 11de promedio por parte de DeChalaca. Para la segunda parte del año (Fase de Series), ancló en Sport Ancash buscando mayor protagonismo, pero la ubicación en la tabla de la ‘Amenaza’ impidió ello, pues apenas jugó 379’ en 7 partidos, con un promedio de 12.29, sufriendo además el segundo descenso del cuadro verde, el cual sería el segundo en la carrera de Portilla.

Segunda experiencia

Entre el año 2010 y 2012 Portilla jugó en Sport Coopsol en Segunda División. SI bien el ‘Patito’ fue animador durante dichas temporadas no pudo lograr el ascenso, quedando cuarto en el 2010 y alcanzando la segunda ubicación en el 2011 y 2012.

Asentado en la división de ascenso, Portilla se mudó a la selva para enrolarse en Defensor San Alejandro, en el cual se mantuvo entre el 2013 y el 2014. En ambas temporadas, ‘La Fuerza del Cacao’ apenas quedó a mitad de tabla. La performance de Portilla alcanzó cierta regularidad en el 2014 pues, disputó 1602’, distribuidos en 23 partidos, marcando 4 goles, recibiendo 3 tarjetas amarillas y 1 roja y mereciendo 12.17 de promedio por parte de DeChalaca. Portilla alcanzó a ser el tercer goleador de su equipo junto con Edward Campos, por detrás de Junior Aguirre con 5 y Ricardo Péez con 6.

Juan Carlos Portilla en el descenso de Minero. (Foto: Prensa Atlético Minero)En el 2015, arribó a Atlético Minero de Matucana, sufriendo el tercer descenso de su carrera. Si el rendimiento del colectivo fue pésimo, el individual siguió el mismo camino, pues Portilla jugó poco, apenas 621’ en 8 partidos, recibiendo 11 de promedio. En el equipo de Matucana se reencontró con el incombustible Germán Carty, con quien había jugado en Unión Huaral en el Descentralizado 2006.

Para la siguiente temporada se mantuvo en Segunda División, esta vez en Huánuco, defendiendo al Alianza Universidad. En el equipo azulgrana alternó con José Shoro y Hernán Altoaguirre, quienes fueron los goleadores del equipo, jugando 513’ en 10 partidos, sin marcar goles y recibiendo 12.20 de promedio por parte de DeChalaca. La campaña del cuadro huanuqueño fue mediocre pues no pasó de mitad de tabla.

El macho al centro

En el 2017 se mantuvo en el elenco azulgrana, aunque esta vez no disputó la Segunda División, sino la Copa Perú. El elenco univesritario ganó la etapa departamental en Huánuco pero fue eliminado en octavos de final de la Etapa nacional por un error administrativo.

En el presente año se mantuvo en el elenco azulgrana, con el cual ganó la etapa departamental y luego en el Eatapa Nacional, eliminó en el repechaje al AD Huamantanga por un global de 3-1, marcando un gol en el partido de ida en Huánuco; posteriormente, pese a quedar igualado en el global (3-3) con Alfonso Ugarte, lo eliminó por el valor del gol de visita al haber marcado en la derrota en Puno (3-1). Finalmente, en Cuartos de Final eliminó al más ganador de la Copa Perú, Atlético Torino, por el global de 3-2, marcando en el partido de ida en Huánuco, logrando el pase para el cuadrangular final, en el que chocará con Molinos El Pirata, Santos F.C y Unión Deportivo Ascensión.

La historia de Juan Carlos Portilla ha tenido vaivenes, pues pasó de marcar un gol en su debut en Primera Divisón a los 17 años, momento cumbre para un debutante, a deambular por diversos clubes de Primera, Segunda y Copa Perú, sufriendo descensos tanto en la máxima categoría como en el ascenso. Hoy, con 32 años, se encuentra cerca de sumar el primer galardón en su carrera deportiva en Copa Perú y para eso no solo hay que tener las condiciones técnicas sino además, raza para levantar el trofeo más preciado del futbol macho.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: archivo DeChalaca, Prensa Atlético Minero; recorte: diario El Bocón


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy