Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comA los 44 años es titular de Alianza Universidad en la Copa Perú, lo que lo convierte en el arquero con pasado profesional de mayor vigencia en el fútbol peruano. Ha pasado por las tres categorías y sumado ascensos y descensos. Su carrera no es un talk show, pero da para el regreso de la sección De Primer Mundo.

Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

Carlos Alberto Laura Juárez (Lima, 30 de setiembre de 1974) hace honor al viejo adagio futbolero que reza que mientras más veterano sea el arquero pues más exitoso es. Ostenta una trayectoria dilatada, que lo mantene vigente a despecho de sus 44 años, y a la vez amplia por haber conocido las diversas categorías del futbol nacional; no solo en Primera División, sino también en la Segunda y en los últimos años, regalando atajadas y voladas en Alianza Universidad en la Copa Perú.

Su debut profesional se produjo en la Segunda División 1996, en el arco del entonces Lawn Tennis de la Exposición. Al año siguiente pasó al Meteor SC, que salvó el descenso con lo justo pues en aquella temporada perdían la categoría cuatro clubes del total de catorce participantes, y el equipo que patrocinaba Jorge Mufarech acabó en la décima casilla.

En la siguiente temporada se mantuvo en Segunda División, aunque ahora con el equipo auriazul de Guardia Republicana. Ese 1998 fue un año mutilado para el torneo, pues se disputó en una sola rueda y a las apuradas. Igual, el cuadro policial no lo hizo mal: se colocó en quinta ubicación y en el arco resguardado por Laura apenas se registraron 10 anotaciones encajadas.

El camino inicial

Carlos Laura con la camiseta de Deportivo Coopsol. De hecho, el arquero ya tuvo un paso por Deportivo Aviación. (Foto: José Chumpitaz) 

Cuando un futbolista da sus primeros pasos, es común que rote por varios equipos, salvo que se trate de una promesa por explotar, más aún en un fútbol como el peruano en el que los procesos no existen y donde de un año para el otro hay borrón y cuenta nueva en los equipos. Así, para 1999 Laura decidió tentar fortuna por primera vez en la Copa Perú: se mudó a Tacna para jugar por el Unión Progreso. Sin embargo, el equipo quedó eliminado tempranamente y decidió volver a la Segunda División para fichar por el recién ascendido Deportivo Aviación. La primera gran recompensa de su carrera llegaría al año siguiente: con Ramón Quiroga como DT, el cuadro aviador obtuvo el título, aun cuando eso no premiaba al campeón con el ascenso al Descentralizado. Por ello, Aviación tuvo que disputar la revalidación con Deportivo UPAO, y sucumbió al perder 1-3 en partido único jugado en el Nacional el 13 de diciembre de 2000.

La experiencia de ser dirigido por el verborrágico Quiroga debe haberle brindado a Laura no solo mayor conocimiento del puesto sino también, enseñado a mandar sobre la defensa, como hacía el ‘Loco’ en sus tiempos de arquero. El cuadro aviador pasó de haber recibido 35 goles el año anterior a tener la valla menos batida del torneo, con apenas 14 goles en 24 juegos. Cuentan los que cubrían los partidos de Aviación que entre los gritos de Quiroga al pie de la línea de cal y los de Laura debajo del arco, la defensa aviadora adquirió consistencia y seguridad.

Tras una nueva experencia en Copa Perú en 2001 con Alfonso Ugarte de Puno, que quedó eliminado en cuartos de final a manos del luego campeón Deportivo Bolito, para 2002 Laura pegó el retorno a la Segunda al ser contratado por Unión Huaral. Con el 'Pelícano', el golero volvió a alcanzar la gloria: ganó el torneo y el derecho a jugar en el Descentralizado del siguiente año, pues al fin se estableció el ascenso directo del campeón. Fue un torneo disputado de principio a fin, en el cual el cuadro naranjero, dirigido por 'Pedrito' Ruiz y con la asistencia de Luis ‘Tuta’ Redher, superó por apenas un punto a Juventud Villa del Mar, luego de un sensacional rush de 9 victorias al hilo. La actuación de Laura volvió a ser fundamental pues Huaral apenas recibió 26 goles en 30 juegos, y su experiencia resultó en aquella racha en el último tramo del torneo, definido a favor del cuadro naranjero con una inolvidable victoria sobre Lawn Tennis en el estadio Lolo Fernández.

Unión Huaral también tuvo en sus filas a Carlos Laura. (Foto: Facebook) 

La sensacional campaña en el ascenso sirvió para que Laura permaneciera un año más en el Norte Chico y al fin pudiera debutar en Primera División. Sabido es que para un recién ascendido lo prioritario es mantener la categoría en el siguiente año y, vaya que Huaral cumplió con creces esa tarea, pues en el Torneo Apertura acabó en la sétima posición. Repitió dicha ubicación en el Clausura, torneo en el cual sólo se disputaron 15 fechas de las 22 programadas por la huelga de los jugadores en noviembre, lo cual trajo como consecuencia que se anulara el descenso y que la final del Descentralizado 2003 se disputara recién en el verano de 2004, como era usual antes de 1992.

La primera sin Primera

Para 2004, Laura dio un giro de 180 grados a su carrera pues pasó de jugar el Descentralizado y salir en los dominicales deportivos nocturnos a volver a la Copa Perú, en el arco de Sport Áncash. Laura no se equivocó en la apuesta pues en diciembre se vió las caras con Deportivo Municipal, subcampeón en Segunda División que se integró a la Etapa Nacional de la Copa Perú junto al campeón de Segunda, Olímpico Somos Perú, pues en aquel año no se estableció ascenso directo.

En partidos de ida y vuelta,Áncash superó a ‘Muni’: ganó en la ida con gol de Luis Bello y también en la vuelta por 1-3 con goles de Renzo Benavides, Ysmael Regalado y Danfer Doy. La actuación de Laura fue fundamental en ambos partidos; pese a que en la vuelta no pudo evitar el gol de Mario Gonzales de tiro libre, ingresó en la historia grande de la ‘Amenaza’. Así en las dos siguientes temporadas se mantuvo en el Callejón de Huaylas en Primera División, aunque el final fue abrupto: sin mayores pruebas de por medio, fue acusado por la dirigencia encabezada por José Mallqui de haber sido sobornado por José Gálvez para dejarse hacer goles en el partido que el cuadro pescador le ganó 4-3 a Áncash en la última jornada del Clausura 2006 para así forzar un partido extra ante Sport Boys

En 2008, Laura tuvo regularidad con Minero. (Foto: Facebook) 

Lejos de la polémica que despertó ese caso, para el año 2007 Laura volvió a Segunda División con la malla de Atlético Minero. Después de una pugna palmo a palmo con la Universidad César Vallejo, el segundo puesto le dio al elenco naranja de Casapalca el derecho a jugar el repechaje con el subcampeón de la Copa Perú, Sport Águila, a partido único en el Monumental el 13 de enero de 2008. Esa repesca se saldó con la contundente victoria de Minero por 3-0, lo que ratificó el gran año de Laura y su gran revancha.

Para 2008, Laura se mantuvo en tienda naranja, aunque el equipo pagó derecho de piso, máxime si en el Apertura debió ser local en Huancayo por la remodelación iniciada al estadio Municipal de Matucana. En dicho torneo, Minero ocupó el último lugar, y Laura fue habitual titular. Pero para el Clausura, Juan Flores llegó como refuerzo y se adueñó del puesto. Igual, ‘Chiquito’ poco pudo hacer, pues al final del año Minero empató el penúltimo lugar con Juan Aurich, lo que obligó a ambos a medirse en un partido extra en Matute que ganó el 'Ciclón' por 2-1.

Nuevamente en Segunda, Laura se mantuvo en Minero, pero no pudo recuperar la titularidad pues ella quedó para un portero que entonces apenas surgía en el fútbol: un tal Pedro Gallese. Por eso solo atajó 6 encuentros en la temporada, y cerró así su primera etapa en filas naranjas, a las cuales no volvería sino hasta el año 2015, nuevamente en Segunda División.Y si había conocido la gloria de llevar a Minero a Primera, pues también conoció el infierno: en 2015 el elenco de Casapalca descendió a Copa Perú luego de quedar penúltimo, con la valla más batida del torneo; Laura encajó 34 goles en 19 juegos. Igual, su actuación en el torneo mereció que DeChalaca le otorgara 12.11 de promedio anual, el segundo mejor en la última campaña profesional de Minero.

Fuera del país

Laura responde ante Darío Conca en el Alianza Atlético 2 - Fluminense 2. (Foto: EFE) 

Antes, en 2009, Laura había vuelto a participar en el Descentralizado, esta vez con Alianza Atlético, con el que jugó la Copa Sudamericana (superó en primera fase a Deportivo Anzoátegui y cayó en octavos de final ante Fluminense). Y si bien con los churres peleó la permanencia, se salvó. En 2010, jugó en Inti Gas para flotar en la mitad de tabla. Y en 2011, volvió a Huaraz para vivir su segunda etapa con Áncash en Segunda División, en la que logró el subcampeonato, premio consuelo porque en aquel año solo ascendió Cobresol.

En los años 2012 y 2013 recaló en Segunda con Coopsol, con un nuevo subcampeonato en la primera temporada y el cuarto lugar al siguiente año. En 2014, ya con 40 años a cuestas, vivió su primera etapa en Alianza Universidad en Segunda División, y tras pelear los primeros lugares alcanzó el cuarto puesto; tras el comentado retorno a Minero en Minero en 2015, desde 2016 está de vuelta en filas azulgranas. Así, afrontó la última campaña de Alianza Universidad en Segunda, y el año pasado, pese a que logró superar el repechaje de la Etapa Nacional frente a Juan Aurich Pastor, quedó eliminado en mesa por un error administrativo.

Así, este año Laura sigue quemando sus últimas naves en el "fútbol macho" con el elenco huanuqueño, con el que viene disputando la Etapa Nacional en procura de otro hito: combinar su labor como jugador con su vocación por la docencia, al dirigir su propia Academia de Arqueros, en la que intenta compartir con los más pequeños su -visiblemente amplio- conocimiento del puesto.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: EFE, Facebook, Jose Chumpitaz


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy