Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.comTras su tropiezo en la Libertadores, Alianza volvió a jugar en Matute y cerró el Torneo de Verano con un contundente 3-1 sobre un Rosario peleador. El 'Canalla' estuvo cerca del empate pese a jugar con un hombre menos, pero los íntimos supieron liquidar el pleito en los momentos justos.

    Eduardo Tirado | @EduardoTL
    Redactor

¿Por qué se le hizo tan difícil a Alianza Lima derrotar a Sport Rosario pese a acabar con un hombre más?

En el papel, Alianza Lima era favorito indudable. Es más: venía de perder de fea manera ante Junior hace unos días y la herida aún estaba abierta, por lo que un triunfo podía medrar un poco el mal ánimo contagiado en Matute desde aquel día.

Así, los de La Victoria comenzaron el encuentro con la iniciativa de llegar al gol rápido; sin embargo, no hallaban las conexiones necesarias para hacerlo. De hecho, Fernando Nogara había plantado bien a su defensa y jugaba a robarle el balón al rival y hacerle daño en las contras. Tras insistir en remates de larga distancia, asociaciones fallidas y demás, el gol llegó por la vía que mejor maneja el cuadro blanquiazul: la pelota parada. Aldair Fuentes se elevó y puso el primero, el de la tranquilidad, y desde entonces fue Rosario el que salió más a buscar el partido y pugnar por el empate.

De esta manera, no fue casualidad que llegara la paridad por parte de Carlos Beltrán, quien por la misma vía sentenció a Ángelo Campos con un cabezazo bien dirigido al ángulo para amargar a su exclub. No era sorpresa, pues Alianza se había relajado y cedido espacios ante la propuesta visitante. No obstante, el cuadro íntimo reaccionó rápido y golpeó nuevamente con un cabezazo de Janio Pósito, quien apareció bien en el área para colocar el segundo tanto íntimo -y aplicar también la ley del ex-.

El desempeño de Aldair Fuentes le permitió a Alianza Lima tener un mejor control de las acciones, sobre todo desde su área. (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com) 

Con el resultado a su favor, otra vez los aliancistas se aparcaron en su lado del campo y cedieron a Rosario demasiados metros. Por este motivo, el cuadro canalla atosigó el área local y puso en aprietos a Campos en varias ocasiones, al punto de coquetear con el empate en más de una oportunidad. En efecto, no habría sido extraño que llegara el tanto visitante, pero una irresponsabilidad de Tulio Etchemaite -expulsado a los 64’- dejó a Rosario con diez hombres cuando faltaba aún media hora de juego. Con el jugador menos, se complicó todo para los de Nogara, quien igual no abdicó en su propuesta ofensiva y mandó a Alan Murialdo por Antonio Gonzales.

Los sustos siguieron llegando para ambas áreas, pero un par de escapadas de Kevin Quevedo habían demostrado lo frágil que resultaba la defensa visitante y lo mal parada que quedaba por sus ansias de gol y de ir al frente. Tras un par de simulacros frustrados -pues lo había buscado durante todo el partido- por fin Quevedo puso la cereza del pastel y anotó el 3-1 con una gran individual, en la última jugada del encuentro.

La victoria sazonó un poco la derrota sufrida por la Libertadores, en la que Junior supo desarmar con poco a Alianza. Ante Rosario, los íntimos también sufrieron y reafirmaron la idea de que su defensa peca de poco sólida y dista de ofrecer seguridad. Sufrieron más de la cuenta, eso sí, pero al final obtuvieron el resultado deseado y eso es lo que queda en la retina del hincha y lo que va para la estadística. Queda en manos de Pablo Bengoechea organizar su propuesta y ajustar su equipo en ese sentido, para cumplir con sus objetivos planteados en lo que resta del año.

Las Fotos

Los Goles

Fotos: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Alianza Lima 3 - Rosario 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy