Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEn un Garcilaso de La Vega blanqueado por el granizo caído en el entretiempo, Real Garcilaso hizo lo mínimo necesario para quitarle el invicto en condición de visitante a Escuela Municipal Binacional y lo derrotó por 1-0. El estado del campo y la falta de claridad determinaron un partido de trámite lento.

Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

¿Hasta qué punto dificultaron la propuesta de Binacional y el estado del campo la consecución del triunfo de Real Garcilaso?

Escuela Municipal Binacional llegó al Cusco con el cartel de mejor visitante del Torneo de Verano hasta la fecha, y a pesar de que Real Garcilaso venía de vencer con categoría al Santos de Brasil por Copa Libertadores en su última presentación en condición de local, no era descabellado suponer que al equipo celeste no le sería fácil abrir el marcador.

Con una línea de cuatro volantes detrás de Mauro Vila y el delantero Héctor Zeta y sin un conductor claro -se podía esperar que el uruguayo lo fuera, pero llegó un momento en el que quedó arriba y muy separado del equipo-, el 'Poderoso del Sur' salió al campo del Garcilaso de La Vega a replegarse en su territorio, y optar por intentar defenderse con el balón tocando corto en el medio. En el primer tiempo, el local intentó un poco más por izquierda, pero Christian Laura no tuvo problemas para cubrir su banda y los pocos intentos por derecha usualmente terminaron en manos de Michael Sotillo, por lo que el plan resultaba.

La 'Máquina' no tenía que preocuparse mucho atrás, dado que las transiciones de Binacional solían ser lentas y horizontales, pero se le dificultaba llegar con peligro porque Johnny Vidales -en especial- y Julio Landauri no se animaban a desbprdar y la falta de espacios dificultaba la elaboración -casi todos los pases frontales de Luis García eran rechazados fácilmente-. Se intentó también con disparos de larga distancia, pero Sotillo también respondía bien cada vez que era requerido. De no haber sido por el descuido y la imprudencia de Jaime Huerta en la jugada del penal a Alfredo Ramúa, se podría decir que Binacional hizo su partido en la primera mitad, aunque solo haya llegado una vez con un cabezazo desviado de Héctor Zeta, intrascendente en este partido -su reemplazo Javier Carnero no aportó mucho más-, al margen de un tiro libre al travesaño de Edson Aubert.

 

Para la segunda parte, cuando se esperaba que el partido se abriera un poco más debido a que Binacional ya no podía jugar totalmente a la defensiva por el resultado adverso, el granizo que cayó en el entretiempo -y que acaparó las miradas de personas que ni siquiera seguían el partido hasta antes de que salieran las fotos del paisaje que creó el singular clima de la sierra peruana- ocasionó que abundaran los resbalones y que se dificultara el tránsito de la pelota, por lo que el juego se mantuvo lento. Binacional avisó en un par de ocasiones y asustó, principalmente vía balón detenido, pero encontró siempre bien parado a Diego Morales. A pesar de ello, el equipo cusqueño no sufría, aun cuando a la par le costaba construir jugadas.

Al igual que su rival, el local contó con un par de intentos que se estrellaron en el palo, pero Real Garcilaso sí tuvo en sus filas a un jugador como Ramúa que asumió con claridad el rol de conductor y que pudo originar la diferencia en el marcador, además de inquietar individualmente a la defensa visitante. El resultado no se sintió como un triunfo claro y contundente, pues se pudo notar que tanto la propuesta de Binacional y el clima terminaron por dificultar el juego del local; pero la falta de sorpresa, de un referente en ataque y delanteros desaparecidos evitaron que el equipo de Oscar Ibáñez tuviera que exigirse más.

Fotos: prensa Real Garcilaso


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Real Garcilaso 1 - EM Binacional 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy