Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comReal Garcilaso salió de una racha de cuatro partidos sin ganar, a costa de Univesitario y de los defectos que ocultaron los anteriores resultados cremas. El 3-1 conseguido por el equipo de Gustavo Coronel, además, puede redirigir el camino del cuadro cusqueño, que recordó lo propuesto por Duilio Cisneros para vencer en Sicuani.

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

El Túpac Amaru de Sicuani fue el escenario de un partido accidentado de situaciones, un expulsado, un penal fallado y dos golazos, pero también de un trámite claro dictado por Real Garcilaso. El club cusqueño eligió qué postura debió disponer su rival, Universitario. La 'Máquina' fue, en sentido ajedrecístico, la que utilizó las piezas blancas del tablero, mientras que Universitario tuvo que responder.

Al equipo de Pedro Troglio no lo castigó la altura; sí lo hicieron Jhoel Herrera e Iván Santillán cuando se descolgaron, y sobre todo Marcio Valverde, quien oscureció la marca de Emanuel Páucar para alumbrar el camino de Alfredo Ramúa. Con esos mecanismos de ataque y un Edwin Retamoso hilador de los primeros pases, Real Garcilaso volvió a las raíces echadas por Duilio Cisneros en las primeras cinco fechas -Gustavo Coronel había cambiado inútilmente algunas fórmulas en el mediocampo- para parecerse a su mejor versión y salir de una racha de cuatro partidos sin conocer una victoria.

No obstante la buena forma local, hubo una visita con errores repetidos de sus partidos anteriores que solo reflejan la existencia de un equipo en formación. La salida de la 'U' era predecible; de hecho, no necesitó presión alguna por parte de Real Garcilaso. Entre los laterales -Aldo Corzo y Joaquín Aguirre- y los centrales -Werner Schüler y Horacio Benincasa- el balón iba de un lado a otro: no por falta de sorpresa, sino de ideas. ¿Dónde terminó regularmente la pelota? En los pies de un jugador con camiseta celeste o fuera del campo, acompañado por la mirada de Hernán Rengifo.

Real Garcilaso se impuso con claridad a Universitario. (Foto: prensa Real Garcilaso) 

Esa fue la respuesta de la 'U' en un primer tiempo en ele que apenas remató una vez al arco; y fue gol, porque el fútbol también convive con la casualidad. No obstante, si bien hubo oportunismo -y un error de Carlos Neumann que distrajo a Ronald Ruiz- en el gol de la 'U' vía Edwuin Gómez a los 44', que dicho tanto haya significado el empate no es fortuito. El gol fuera de contexto de la 'Hiena' no habría golpeado sobremanera a Real Garcilaso si tras el soberbio tiro libre de Alfredo Ramúa a los 24' el local hubiera el juego cerca del arco de Carlos Cáceda. El equipo de Gustavo Coronel, pues, dejó la ventana entreabierta con una diferencia mínima para la distancia que marcó en la cancha de Sicuani.

En el banquillo opuesto, Troglio encontró un respiro -aunque fuera emocional- para plantear otro duelo en el segundo tiempo: uno que dosificara la energía de la 'U' y el dominio rival desde la posesión. Para ello ya tenía una carta en el once inicial: César Huamantica, quien reemplazó a Arquímedes Figuera -lesionado-. Entre los suplentes, mientras tanto, estuvieron Diego Manicero y Javier Núñez como posibles balones de oxígeno para un equipo ahogado de imprecisiones; ambos con la esperanza de alcanzar, de vez en cuando, los pies de Gómez y Alberto Quintero para poder llegar al arco de Ronald Ruiz.

Sin embargo, no hubo cambio alguno de nombres ni prioridades; la 'U' fue la misma y Real Garcilaso recobró su mejor estado de forma. Así, la 'Máquina' hundió a la defensa guinda sobre su propio campo para anotar su segundo gol con otro disparo perfecto, esta vez de Joazhiño Arroé. El '19' celeste encontró un dos contra dos por izquierda, amagó hacia su perfil y remató ante la floja lectura de Huamantica para evitar el tiro, así como el nulo apoyo de Ángel Romero, quien se había apresurado en meterse entre los centrales y dejó la vista libre a Arroé. La nueva diferencia en el marcador consolidó los defectos de ambos: Real Garcilaso volvió a ceder el protagonismo sin verse forzado a hacerlo o con algún plan de contingencia, mientras que la 'U' trastabilló con los límites de un equipo en desarrollo -con un juego posicional en pañales- y un plantel carente de versatilidad en su primera línea de volantes.

Robert Ardiles en la celebración de uno de los tantos que consolidó el triunfo cusqueño. (Foto: prensa Real Garcilaso) 

En medio del hoyo en que cayeron ambos, pudo llegar el empate de la 'U' -jugada al ataque, con un trapecio en la volante y dos delanteros de área- vía un disparo al palo de Luis Tejada. Pudo llegar la casualidad una vez más, pero la consecuencia ganó: Romero -expuesto por el ingreso de Tejada (para acompañar a Rengifo) en vez de Páucar, que lo dejó como el único con rol recuperador- salió expulsado por doble amarilla en apenas 3 minutos. Tras ello, llegó el 3-1, luego de una de las tantas diagonales perfectas que hizo Neumann sobre Horacio Benincasa y Werner Schüler. El guaraní provocó el penal que él falló, pero que convirtió en gol Robert Ardiles al tomar el rebote tras la tapada de Cáceda.

Real Garcilaso culminó con ese gol su mejor partido desde que lo dirige Gustavo Coronel. La similitud con lo que propuso con Cisneros en el primer tramo del Torneo de Verano tiene mucho que ver, porque le confiró esa dinámica favorable para sus jugadores claves, los que toman todo el ancho del mediocampo: Santillán, Ramúa, Valverde y Herrera. La 'U', en cambio, no puede retroceder a una fórmula regular o conocida por este plantel, porque careció de alguna en los meses pasados. A finales de abril (¡abril!), Troglio se ve obligado a desarrollar su idea de juego con mecanismos aún por ajustar y un plantel desbalanceado, lleno de volantes de primera línea del mismo molde y jugadores de jerarquía sin un lugar definido.

Las Fotos

Fotos: prensa Real Garcilaso


Leer más...

La ficha del Real Garcilaso 3 - Universitario 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy