En tres fechas consecutivas, Cristal enfrentó a rivales a los que prestó jugadores para este 2017. Pero tres de ellos -Alexander Succar, Johan Madrid y Rolando Arrasco- no pudieron actuar ante su club de origen. ¿Tiene sentido la restricción?

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Sporting Cristal es una de las instituciones que mejor trabaja en el país en materia de menores y por eso sus canteras producen más futbolistas que los que su plantel profesional es capaz de absorber. Con más o menos experiencia de por medio, diversos jugadores dejan La Florida año a año en cesiones temporales para tentar suerte en otros clubes en los que puedan alcanzar mayor continuidad.

Lo curioso es que en las últimas tres fechas del Torneo de Verano, Cristal debió enfrentar a rivales a los que había cedido jugadores, y el tema saltó a colación por las cláusulas que, en algunos casos, impiden que esos futbolistas actúen ante la institución rimense. Pasó así en la fecha 3 con Alexander Succar, que siendo la principal arma de ataque con la que en esta temporada cuenta la Universidad San Martín, no pudo participar de la derrota que su equipo sufrió por 3-0 en el Alberto Gallardo. Y en la última jornada, se repitió el caso con Johan Madrid y Rolando Arrasco, dos jóvenes baluartes de la buena campaña de Sport Rosario que, llevados al cuadro nicrupampino por Gerardo Ameli, no pudieron intervenir en la victoria por 2-1 sobre Cristal en el Rosas Pampa.

Lo más singular es que, entre ambos cotejos, Cristal venció 4-0 a Ayacucho, rival que más bien sí pudo emplear a un jugador de las canteras rimenses: el volante Leonel Solís, quien en el momento de la publicación original de este artículo entendíamos en DeChalaca era un futbolista cedido a préstamo. En definitiva, sin embargo, el club ayacuchano confirmó a esta página web que Solís llegó como jugador libre a sus filas.

Alexander Succar, ahora en la San Martín, tampoco pudo enfrentar a Cristal por la clausula que se estableció en su préstamo (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

El tema central tiene que ver con cláusulas en los contratos de cesión que impiden la participación de los futbolistas ante el club cervecero. De hecho, en Huaraz la prensa local ha reportado cierta molestia hacia la dirigencia de Sport Rosario de parte de la afición por supuestamente no haber pagado un derecho de participación para Madrid y Arrasco para omitir ese punto del contrato y así permitir que actuaran en el cotejo de la última jornada.

Sin duda, Cristal no es el único club que presenta casos así: sin ir muy lejos, en la última fecha Julio Landauri no pudo jugar ante Alianza Lima por Sport Huancayo por el mismo motivo. Pero el cuadro rimense ha estado más expuesto a la reflexión sobre el tema debido a la comentada fila de partidos consecutivos contra rivales con jugadores a los que cedió futbolistas.

¿Es sensata la medida? Tiene adeptos y detractores. El pro es que, en cierto modo, se "protege" al jugador de comentarios que juzguen a mal su actuación, si esta no es feliz, y la atribuyan a algún interés relacionado con su club de origen; la contra es que si un futbolista profesional pertenece a un club, sea cual fuere el vínculo que lo liga de momento a él, debería entregarse por completo a esos colores y no constituir, en la práctica, una baja conveniente para su rival de turno, sobre todo en casos como los comentados en los que el jugador prestado se vuelve pieza clave de su nuevo club.

Rolando Arrasco, uno de las jóvenes promesas de Cristal que está en Sport Rosario y no pudo enfrentar a su equipo formativo por un tema de clausula (Foto: prensa Sport Rosario) 

El debate es extenso al respecto, y no solo del mercado peruano. Pero las diferencias de desarrollo institucional existentes en el país hacen que la incidencia de estos casos sea más fuerte que en otras realidades. No estaría de más evaluar si convendría que la FPF o la ADFP establezcan algún tipo de regulación para estas situaciones, sea para universalizar la restricción o para prohibir que esta se genere, aun cuando en este último caso podría resultar compleja la intervención de un ente externo en un contrato privado entre dos instituciones. La polémica está instalada y, como tantas veces -y no muchas para bien- los mismos clubes deberán determinar qué es lo más conveniente para el producto.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: prensa Sport Rosario


Leer más...

La crónica del Sport Rosario 2 - Cristal 1: Rosa con harta pampa

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy