Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comKevin Quevedo -hijo de Wilfredo y sobrino del desaparecido Héctor Mathey- dio solución al problema aliancista de encontrar recambio para Lionard Pajoy sin ser delantero. ¿Le convendrá mantener esa posición o jugar en su demarcación natural de volante por las bandas?
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

Kevin Martín Quevedo Mathey (Lima, 22 de febrero de 1997) tiene apellidos muy futbolísticos y no identificados ni con Universitario ni con Alianza Lima, los clubes cuyos colores lo volvieron protagonista del barullo mediático antes de los cuatro goles que parecen haberlo catapultado del todo a la fama este domingo 12 de marzo. Más bien, remiten a la franja de Deportivo Municipal.

Sucede que el padre del jugador, Wilfredo Quevedo, fue un recordado extremo derecho que cobró notoriedad con la 'Academia'. en cuyas filas coincidió con quien se haría su gran amigo: Héctor Mathey, el lateral derecho fallecido en la tragedia acaecida en 1991 en el estadio Municipal de San Isidro, cuando un explosivo detonó al final del entrenamiento edil. 'Willy', sin embargo, prolongó la dinastía futbolística de los apellidos, pues tuvo cuatro hijos con Maritza Mathey, hermana del difunto lateral.

El segundo de los Quevedo Mathey es Kevin, figura de la incompleta octava jornada del Torneo de Verano. El volante ofensivo -porque para empezar, no es delantero- explotó su oportunismo y marcó cuatro goles en la goleada de Alianza Lima sobre Juan Aurich. Todos fueron de similares características: los cuatro en el área chica y demostrando buen manejo de ambas piernas. Con 179 centímetros y 74 kilos, el flaco mediocampista parecer ser la solución más efectiva para uno de los graves dolores de cabeza de Pablo Bengoechea: el reemplazo de Lionard Pajoy cuando quiera rotarlo o hasta cuando se recupere de su lesión en dos semanas, aun cuando su demarcación original sea la de volante por las bandas.

Kevin Quevedo y la celebración de uno de los cuatro goles que le convirtió a Aurich (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Con la '27' en la espalda, la corta historia de Quevedo ha sacado mayor protagonismo debido a su reciente pasado, en 2016 integraba las filas de Universitario, en las que llegó a jugar solo dos partidos. Debutó el 13 de agosto en Cajamarca durante la fecha 30 ante UTC, y solo jugó un cotejo adicional: en la última jornada de la temporada contra la San Martín. Para este año, la llegada de diversos refuerzos de renombre hacía que sus oportunidades se redujeran en Ate, aun cuando Quevedo cuando jugó entró una vez por Raúl Tito y otra por Roberto Siucho, como refresco por las bandas. Como fuere, entre esa circunstancia y aparentes conflictos salariales, el jugador protagonizó una movida impensada en el Mercado de Pases y se mudó a Matute para enrolarse en Alianza Lima.

En la misma selección Sub-20, Fernando Nogara tampoco probó a Quevedo de delantero. En el debut contra Argentina en el Sudamericano, también entró por Siucho, que pese a haber marcado se lesionó. Su participación fue escasa y desde entonces no contó con más minutos, debido al cambio de táctica dispuesto ante Venezuela y la vuelta con gol del volante de Universitario. Con Adrián Ugarriza como titular y Luis Iberico en el banco, no se necesitaron cambios radicales para intentar reconvertirlo a delantero centro -aunque el rendimiento del equipo habría ameritado cualquier experimento-.

Ante la emergencia, salió el potencial, y es que este Alianza escaso de delanteros puros sí tiene de sobra volantes con carácter ofensivo, como que Luis Aguiar ya tiene seis goles siendo un mediapunta. Pajoy volverá en un par de semanas, y su titularato parece innegable, por lo que Quevedo podría fungir de recambio arriba; sin embargo, su posición natural lo aleja de las redes. Será, pues, decisión de Bengoechea si le busca dar minutos en la volante o reconvertirlo a delantero y rotarlo con el colombiano.

Kevin Quevedo y su paso por Universitario en el Descentralizado 2016 (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Lo primero, en cualquier caso, pasará por manejar la ebullición del jugador tal como se hizo con Aldair Fuentes; si bien ambos no serán titulares fijos, Bengoechea sabrá darles minutos progresivamente. A Quevedo en particular conviene alejarlo de las habladurías que dicen que nació el nuevo Waldir Sáenz o que su juego es parecido al de André Carrillo; él debe seguir creciendo y encontrando su posición ideal. Deberá asimilar la jerarquía del plantel actual de Alianza, que tiene hombres con vestuario como Leao Butrón, Luis Ramírez o el mismo Aguiar que sabrán llevarlo. Su velocidad y técnica lo vuelven un jugador potencialmente explotable; de él y de su entorno dependerá su desarrollo.

Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy