Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa recuperación de Alianza Lima en el cierre del Torneo de Verano viene acompañada del creciente rendimiento de Érinson Ramírez, quien destacó como extremo en los duelos ante Sport Huancayo y Real Garcilaso.
    Alonso Cantuarias | @alonso_cantu
    Columnista editorial

No se trata de un superdotado con el balón como Jefferson Farfán. Tampoco de un jugador explosivo y revulsivo como André Carrillo o el mismo Yordy Reyna. Érinson Raimundo Ramírez Manrique (Pisco, 5 de marzo de 1998) ha conseguido destacar y hacerse de un puesto como titular en la oncena de Pablo Bengoechea por el ida y vuelta que ofrece la banda derecha, similar al trabajo que ofrecía Paolo Hurtado temporadas atrás. Se trata de un jugador más táctico que revolucionario.

En el 4-2-3-1 o 4-3-2-1  que emplea el cuadro blanquiazul, Ramírez ha conseguido calzar para beneficio suyo como del equipo. Desde la perspectiva del jugador, el desenvolverse por la banda derecha le permite aprovechar una de sus principales fortalezas: la velocidad. Asimismo, el contar con el respaldo de los volantes de primera línea (José Cotrina, Luis Ramírez, Aldair Fuentes o quien acompañe de turno) y del lateral (Hansell Riojas o Paolo De la Haza) le permiten que no se vea expuesto en sus tareas defensivas - lo cual no quiere decir que se desentienda en la marca – y pueda desempeñarse sin tanta presión, dando lugar a la improvisación cuando ataca.

Desde el punto de vista colectivo, Ramírez ofrece una mayor cuota de sacrifico a comparación de Alejandro Hohberg o Germán Pachecho, lo cual permite que el lateral no se vea superado por el uno contra dos a la hora que ataque el rival.  En materia ofensiva, sus características se acomodan más a las de Kevin Quevedo y permiten que el equipo tenga un espejo por los extremos y no se vea descompensado. Si bien Ramírez presenta menos técnica o gol que otros de sus compañeros, es su trabajo táctico el que termina pesando más.

Ramírez espera consolidar una buena temporada. (Foto: Diario Primicia de Huancayo) 

Sus buenas actuaciones ante Sport Huancayo y Real Garcilaso, donde jugó 179 minutos, hicieron que los halagos estén a la orden del día, incluyendo su historia de vida, las voces que lo ven en Europa y demás distractores.  Pero la realidad indica que Ramírez es un futbolista de 19 años que apenas completa a la fecha 503 minutos en nueve partidos del Torneo de Verano.

La regularidad no la hacen dos ni tres partidos. Para un futbolista que destaca más por su faceta colectiva que por rol para decidir partidos, lo hecho hasta ahora solo forma parte de sus cimientos como marca personal. Su reto está en seguir siendo un jugador que permita el correcto funcionamiento de su equipo. Más que goles, túneles o tacos, Alianza necesita jugadores con vocación al servicio, que sean eficientes antes que brillantes. Y eso es lo complicado en tiempos donde todos buscan ser el nuevo ‘Potrillo’ de Matute.

Fotos: Andina, Diario Primicia de Huancayo

24Win

Leer más...

La crónica del Alianza Lima 2 - Real Garcilaso 0

La crónica del Huancayo 1 - Alianza Lima 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy