Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEn Huanta, un Ayacucho con discreta creatividad y poco peligroso cayó derrotado 1-2 por Municipal, con un golazo de Pier Larrauri incluido. El cuadro edil supo mantener la ventaja y se recuperó respecto de sus últimas caídas.

Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

¿Cómo logró Municipal, después de algunas amargas presentaciones, decantar el trámite de un partido a la medida de sus intereses?

El grave error del portero Ítalo Espinoza fue el suceso que le dio la posibilidad a Municipal de comenzar a consolidar su victoria en Huanta. Antes de ese yerro, no había emociones, pues Ayacucho jugaba lentamente y en espacios cortos, y no generaba peligro; en tanto, la 'Academia' esperaba algún error de los locales para salir rápido. Abundaban las imprecisiones y el juego se hacía trabado en Huanta.

A diferencia de otros partidos de los zorros, esta vez la pelota no pasó siempre por Tarek Carranza, y quienes más intentaban construir juego eran Mauricio Montes y Robert Ardiles. Stalin Morales y Kevin Sandoval cambiaron de banda, pero no lograron desequilibrar o generar peligro. Por el lado de la visita, el ritmo de su juego era manejado por un Pier Larrauri muy claro. José Carlos Fernández incomodaba arriba, y fue gracias a su labor de presión que se forzó el error de Espinoza que acabó celebrando 'Zlatan'.

Ayacucho tenía pocas luces, y el impacto de encajar un gol por un error propio fue quizá más grave que el hecho de estar abajo en el marcador. En esas, Municipal elaboró bien una jugada por derecha, Larrauri tuvo espacios y a los pocos minutos hundió más a su rival con un gran gol. Fue tal el golpe que Mario Viera efectuó su primer cambio antes de la media hora de juego para pasar a jugar con dos delanteros: Víctor Rossel ingresó para hacer dupla con Montes.

 

Municipal no sufría y esperaba al local, que en ese momentó pasó a buscar el arco rival principalmente a través de centros por los costados. Pero José Anthony Rosell se proyectó poco por izquierda, y por la banda de Aldair Perleche solamente llegó una situación a través del plan descrito, que Steven Rivadeneyra resolvió tras atajarle el cabezazo a Montes.

La mayor parte del juego fue poco trascendente, pues el local no llegaba y sus tímidos intentos eran fácilmente repelidos. Aunque Ayacucho logró descontar apenas inició el segundo tiempo y a partir de eso tuvo un momento de inspiración que lo envió al ataque con todo, ese ímpetu fue efímero y ni con el ingreso de Bryan Canela cambiaron las cosas.

Por el contrario, el hecho de que los locales hubieran sumado más hombres en ataque -el propio Canela y José Aurelio Gonzales Vigil- favoreció el plan de Municipal. Al salir Cristian Mejía y tras ingresar en la visita Carlos Flores y Rafael Guarderas, Rivera buscó controlar el medio y tener mejor la pelota, lo cual le resultó y el partido se jugó como le convenía a su equipo. Ayacucho no tenía ideas para ser profundo, y solo mediante un rebote tuvo la posibilidad de empatar el partido casi sobre final con una chalaca perfecta de Gonzales Vigil, bien sacada por Rivadeneyra antes de que se convirtiera en el gol del año -y acaso de la década-.

 

De esta forma, puede decirse que tras cambiar a su mejor jugador y hombre en punta, Municipal se conformó con la ventaja y a partir de sus variantes y la pasividad de su rival sintió que podía manejar el juego y ganarlo sin buscar de manera incisiva marcar un gol más. Obtuvo así un buen resultado que sirve también para motivarse tras los últimos golpes sufridos por los ediles ante San Martín y Universitario. El cuadro ayacuchano, en cambio, no pudo sacarse la espina tras haber sido perjudicado por los árbitros en las dos fechas pasadas, y se quedó otra vez en zona de farolillo rojo.

Los Goles

Fotos: Ciro Madueño


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Ayacucho 1 - Municipal 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy