Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comPoquito a poquito, Cantolao se complica con la permanencia. Una vez más perjudicado por factores incontrolables -un penal del que el árbitro Quevedo se retractó por mala indicación del asistente Requejo y la lesión de Collazos-, cayó 3-1 ante un Rosario sólido a partir de su capacidad de ganar la raya y la cuota goleadora de Janio Posito.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Habitualmente un error arbitral grueso, se dice, transforma y condiciona un partido. En el caso del Sport Rosario - Academia Cantolao ocurrió solo lo segundo, en realidad porque impidió que pasara lo primero: el encuentro fue uno y siguió siendo tal antes y después del penal que el árbitro Yovani Quevedo cobró por mano de Carlos Beltrán en el área canalla cuando se extinguía el primer tiempo. El tiro no llegó a ejecutarse por mala indicación del asistente Wilson Requejo, quien intercedió ante el juez para decirle, equivocadamente, que la mano se había producido fuera del área. Y así se consumó un nuevo yerro, clave y desagradable, en perjuicio de un Cantolao ya bastante golpeado por errores arbitrales en este Apertura 2017.

Con el penal, el 'Delfín' podría haber desempinado un partido que perdía con claridad. Y de hecho logró eso mismo, cuando apenas 10' luego del reinicio del cotejo Diego Ramírez, en estupenda definición a la carrera, colocó un descuento clave para que la visita tuviera por qué pelear en el Rosas Pampa. Por lo tanto, el -grave- error arbitral inicidió, en realidad, más sobre el ya lacerado ánimo del 'Delfín' que sobre el trámite, que asistió a un segundo punto de quiebre inmanejable para el equipo de Carlos Silvestri: la lesión de Jeferson Collazos, su goleador y quien había sido empleado por Carlos Silvestri como carta para ingresar desde el banco de cara al segundo tiempo.

Hasta el gol de Ramírez y desde la lesión de Collazos, lo que se vio al pie del Huascarán fue, pues, un cotejo de marcado dominio local, con base principal en los desbordes constantes de los volantes extremos que dispuso Gustavo Onaindia. Christian Adrianzén, sobre todo, mostró una importante movilidad para ganarle con frecuencia y relativa sencillez los duelos por el carril a Willy Pretel, quien lució algo indefenso para contener al jugador formado en Sporting Cristal. Y por la punta izquierda, Darwin Ramírez fue incisivo en hacer diagonales y fintas hacia el medio de manera de arrastrar marcas y combinarse con Pablo Lavandeira.

Lavandeira lideró la ofensiva de Rosario. (Foto: Miguel Guimaray / DeChalaca.com) 

De lo demás se encargó Janio Posito, asentado contra diversos pronósticos como la gran carta de área de este Rosario en su primera aventura en la máxima categoría. Después del gol inicial de Lavandeira -con magnífico cachetazo al balón después de un pase calculado de Adrianzén-, el delantero batangrandino se robó los flashes con sus intervenciones decisivas. Primero para generar un penal vía un jalón de Éderson Mogollón que él mismo capitalizó con categoría; y luego para cerrar el partido con un disparo mordido que dejó sin chance al siempre sacrificado Federico Nicosia.

Con su '9' en racha, el 'Canalla' completó un circuito sostenido en su consabida salida por los lados y en la dirección de orquesta que, desde primera línea, hace un Carlos Uribe en franca consolidación. Cantolao opuso a eso un planteamiento más bien conservador que, en el primer tiempo, vio naufragar con frecuencia los arrebatos de Carlos Elías, algo abandonado en una inusual posición para él de falso '9' neto -de allí que el ingreso de Collazos, para la forma de jugar que mantiene Cantolao, fuera fundamental para las chances punteñas en Huaraz-.

El Apertura ya no es, con claridad, un objetivo en partidos como estos. Que acaban siendo más importantes para el equipo que los pierde, que en este caso es uno que de a pocos se enreda en una zona peligrosa en la que medio mundo dice el 'Delfín' no merece estar, como si eso importara a la hora de hacer cuentas. Rosario, por ejemplo, convence y suma. Y ciertamente, no se ve tan perjudicado por los árbitros como sí le ocurre, por fatal coincidencia, a un Cantolao al que la paciencia comienza, despacito y poquito a poquito, a agotársele afuera y adentro del campo.

Las fotos

Los Goles

Fotos: Miguel Guimaray / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Rosario 3 - Cantolao 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy