Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comJorge Cazulo tuvo dos facetas -muy distintas- ante Cantolao en el Miguel Grau: generando una acción de gol desde la salida y pifiando un balón como central.

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

Jorge Cazulo no pudo salir mejor librado del Callao, gracias al mérito propio y al demérito ajeno. El mérito fue haber generado una acción de gol desde la salida, merced a haber roto la presión de Cantolao desde su ubicación como central. El 'Piqui' encontró el espacio y dio una opción de pase en el medio que él convirtió en una ocasión para Írven Ávila.

El demérito ajeno llegó luego, cuando Cazulo, en su faceta como central intentó rechazar y pifió la pelota ante la presión de Jeferson Collazos, jugador del que había escapado para elaborar el empate. La posesión le quedó al colombiano, quien se dispuso a encarar a un adelantado Mauricio Viana. Cazulo lo abrazó y detuvo su carrera.

Jesús Cartagena, como manda el reglamento, expulsó al defensor por cortar una acción manifiesta de gol -eso es un duelo individual contra el portero, mucho más si está al borde de su área-. Sin embargo, Cartagena cambió su acierto por un error y, luego de una breve charla con el asistente Coty Carrera, solo le sacó amarilla a Cazulo y lo dejó en la cancha.

 

El uruguayo, así, jugó durante 90 minutos y, pese al salvavidas que significó el grave error de Cartagena, no levantó su rendimiento. Finalmente, la asistencia otorgada a Ávila acabó siendo un lunar en la floja actuación del defensor, evidente sobre todo luego del empate.

El 'Piqui' ha sido irregular en la posición de central. Empezó con ella dándole saltos de calidad a Cristal en la salida y la anticipación, permitiendo que juegue metros adelantado; sin embargo, sufrió a nivel internacional contra delanteros mucho más versátiles y potentes -por ejemplo, el repaso que le dio Víctor Ibarbo en Lima con Atlético Nacional en la Copa Libertadores 2016-. En el último año, no obstante, Cazulo sufre los embates de números '9' físicos y movedizos sean de clubes peruanos o extranjeros. Hoy, pues, está en la cabeza de Pablo Zegarra encontrar un mejor respaldo y reinventarle las tareas como central; en caso contrario, tendrá que buscar alternativas. Porque Cazulo no levanta cabeza como central, salvo por la asistencia a Ávila.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Leer más...

La crónica del Cantolao 1 - Cristal 1: No la ven

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy