Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comTras una asamblea entre directivos, socios e hinchas de Alfonso Ugarte, el 'Patrimonio de Puno' finalmente decidió su destino para la temporada 2015: dejar la Segunda División y volver a la Copa Perú. ¿Era la mejor salida al paso?

Los últimos días para Alfonso Ugarte fueron muy críticos: la persona más interesada en mantener al club en la Segunda División, Juan Carlos Aquino, descartó la opción de tomar las riendas del club por el monto elevado de sus deudas y con ello las esperanzas de continuar en dicho torneo estaban prácticamente agotadas. Esto motivó que la junta de apoyo, encabezada por Manuel Quispe, convocara una asamblea extraordinaria para el lunes que pasó y allí, por mayoría de votos, se tomó la decisión más controversial del 'Patrimonio de Puno': abandonar la Segunda División y volver a la Copa Perú.

Si bien no hubo consenso al momento de determinar el destino del Ugarte para la temporada 2015, en la asamblea que contó con la presencia de 30 personas, la balanza, por mayoría de votos, se definió a favor de los que optaron por el regreso al "fútbol macho". Y lo que sin duda primó fue la deuda que sobrepasa los 200 mil soles, que incluye a la Agremiación, Sunat, EsSalud, Sunat y la garantía por participar en la ADFP-SD.

Como se aprecia, el monto que adeuda Ugarte es inmanejable y se puede interpretar como un tema de sinceridad económica el hecho de no querer continuar en la Segunda División. Pero a la vez, deja en evidencia un detalle que tarde o temprano iba a hacer que colapse dentro del sistema: no estaba en condiciones de mantenerse en un estatus que está en camino de la profesionalización, con clubes que se rigen -pese a las falencias económicas- dentro de un marco institucional y que van camino a la formalización. La franja puneña, si llegó hasta acá, fue claramente porque se sustuvo -en 2012 y 2013- con el apoyo total de un mecenas, en este caso Roger Saya, y que tras su salida simplemente se desmoronó.
Alfonso Ugarte abandonó la Segunda División. ¿Una decisión acertada? (Foto: diario Los Andes)
La salida del Ugarte de la Segunda, para sus intereses, sin duda es la óptima, más allá de que deje un mal precedente en su incursión por el fútbol profesional. Y si bien para el club puneño es más económico participar en un torneo como la Copa Perú, este le va a permitir, con el mismo derecho de un club de la ADFP-SD, la pelea por un cupo a la Primera División. Las bases, claramente, terminan siendo contradictorias. ¿Lo lógico, en este caso, no sería que Ugarte vuelva a la Copa Perú, pero en un estatus en el que primero tendría que establecerse de manera institucional? A las claras, pues, esto debería responder a una escala de ascenso, la misma que a la fecha no existe debajo de la Segunda y la misma Copa Perú, pero que urge implementarse para la reestructuración del fútbol peruano.

Por lo pronto, Ugarte vuelve a la Copa Perú, pero aun así no tiene el camino sencillo: lo primero que debe hacer, antes de planificar su incursión en la Etapa Departamental de Puno (esa es la instancia que le corresponde acoplarse), es cancelar o, en su defecto, fraccionar el grueso de las deudas que ostenta, caso contrario tampoco va a estar en condiciones de competir en el "fútbol macho".

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: diario Los Andes


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy