Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comUna petición para los descendidos Ormeño y Gálvez, a raíz de los últimas especulaciones que ponen en duda su presencia en sus respectivos partidos por la fecha 30 de la Segunda División.

A ambos les cayó la guillotina de distinta manera. A Ormeño con tres fechas de anticipación y en una temporada que estuvo marcada por la tragedia desde inicios de temporada, con la temprana partida de su excapitán Danter Espinoza por una penosa enfermedad y con una visión cortoplacista que llegó a su limite al emplear en todo el año a un total de cinco entrenadores. A Gálvez, en cambio, lo que le pasó factura fue los problemas económicas, con una dirigencia que los dejó en el abandono y con un plantel que por, necesidad de subsistir, tuvo que desarmarse al inicio de la Segunda rueda.

El destino de Ormeño y Gálvez, de cara a 2015, es la Etapa Departamental de la Copa Perú. Eso es inamovible. Ambos no pudieron sostenerse en una Segunda División que futbolisticamente es de las mejores de la historia, pero que institucionalmente, pese a que un grupo de equipos trató de estar al día con los pagos y no perder puntos en mesa, igual le pasó factura a otros tantos, justamente con al elenco chimbotano.

Walter Ormeño regaló un walk over. Que no lo vuelva a hacer (Foto: Juan Paiva / diario La Hora de Piura)

La suerte de ambos está echada en el presente torneo, pero eso no debería ser sinonimo de irresponsabilidad. Y esto último va de la mano con afirmaciones que han surgido en la semana, las cuáles señalan que tanto Ormeño como Gálvez no planean jugar en la última fecha básicamente porque esos encuentros carecen de sentido, lógica que va más de la mano con el amateurismo que impera en clubes de -pese a que ese es su estatus- de la Copa Perú, cuando la Segunda justamente debió ser un filtro para que crezcan como instituciones y se modernicen.

El último fin de semana Ormeño perdió por walk over ante Torino, básicamente porque los jugadores protestaron los meses que se les adeuda -con toda razón- y no había cómo solucionar el problema. De hecho, previo al viaje a Talara, solo habían siete jugadores disponibles para dicho periplo, razón por la cual se optó finalmente por no partir hacia dicha ciudad. Lo de la 'W', de hecho, es más riesgoso en caso no juegue en la última fecha ante Sport Victoria: un nuevo walk over implica una sanción deportiva -tres años- y un castigo dirigencial -cinco años-. Que esto no vaya de la mano, valga la aclaración, con otras afirmaciones que señalan que el equipo planea cambiar su razón social para 2015 y, así, el equipo quede limpio de deudas. Ojo con esto último.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Juan Paiva / diario La Hora de Piura


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy