Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa última fecha de la Segunda, contra lo que se podía pensar, programó cinco de sus ocho partidos casi en simultáneo. ¿No era mejor distribuirlo en distintos días y horas, ya que va a chocar con la fecha 15 del Clausura -también en simultáneo-? El criterio, una vez más, volvió a cojear.

La Segunda División ingresó a la recta final de su torneo, con el tema del descenso ya definido (Walter Ormeño y José Gálvez perdieron la categoría) y solo con el detalle de conocer al campeón y futuro inquilino del Descentralizado 2015, pugna que está reducida a dos equipos: Deportivo Municipal y Deportivo Coopsol. Tal situación, desde luego, supuso la posibilidad de que, dadas las circunstancias, el campeonato pueda distribuir mejor su programación, ya que solo dos clubes están implicados en una definición, por lo que, de acuerdo con lo que estipulaban las bases, ya no sería recomendable jugar la última fecha en simultáneo.

 Y de hecho, tres compromisos de esta jornada sí cuadran con la lógica: Minero recibe a Torino el viernes a las 14:00, Boys hace lo propio con Comerciantes Unidos el sábado a las 16:00 y Alianza Universidad afronta su duelo en casa ante Willy Serrato el domingo a las 13:30. No obstante, lo que no se comprende es por qué el grueso de partidos faltantes -cinco en total- se van a disputar en la franja de horario en el que, en paralelo, se va a definir el Clausura, torneo que programó sus ocho partidos para el domingo a las 15:30. ¿No era mejor emplear el sábado, día en el que para el consumidor del fútbol habría sido más atractivo apreciar el desenlace de la Segunda División más importante de la historia?

San Alejandro y Gálvez jugarán a la misma hora que el grueso de partidos que definirán al campeón del Clausura (Foto: Diario de Chimbote)

Pues bien, el Huaral - Municipal y el Pacífico - Coopsol, los duelos que podrían definir al campeón de la Segunda División, se van a jugar a las 15:30, horario en el que la atención mediática -el consumidor no solo es el hincha- va a estar expectante de si Cristal o Alianza campeona el Clausura, si Melgar consigue acceder a la Libertadores, si Universitario alcanza el cupo a la Sudamericana, o si Huancayo, Los Caimanes, UTC o San Martín es el equipo que acompaña a San Simón en la baja. Además, como colofón, parece no haberse reparado de que, también en esa franja horaria, se van a disputar los dos partidos de semifinales de la Copa Perú: La Bocana - Sport Loreto y Fuerza Minera - Sport Águila, ambos programados para el domingo a las 15:15.

Y así como no se comprende por qué los dos duelos más atractivos y esperados por el hincha, que definen el título del torneo, se van a jugar en paralelo a una jornada de Primera que tiene demasiadas atenciones, mucho menos se entiende por qué el San Alejandro - Gálvez, Ormeño - Victoria y el Mannucci - Ugarte han sido programados para las 15:00 de ese mismo domingo.

El asunto es práctico y, más allá del criterio, pone en el tapete un tema recurrente: falta de manejo comercial a la hora de revisar el almanaque, darse cuenta de lo que alberga un fin de semana y encajar los partidos en días y horarios estratégicos. A ello, habría que agregarle un factor que no puede pasar por alto: la difusión del torneo. ¿Quienes la hacen? Pues los medios de comunicación. ¿Y no sería mejor hacerlo en una franja de horario limpia para el torneo? Se entiende que sí, sino el cruce y las prioridades le van a quitar justamente difusión. Por eso y otras cosas más, se reitera: los clubes no pueden decidir la programación de los partidos. Cada uno vela por sus propios intereses y genera entrampamientos y absurdos como el que se va apreciar este fin de semana.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Diario de Chimbote

 
 


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy