Foto: Panorama HuarazLa situación de Sport Áncash dejó de ser un albur: llegó a un acuerdo con la FPF y el Safap y este fin de semana reaparece en el torneo de ascenso.

 

El último fin de semana, la Segunda División arrancó con el pie izquierdo: dejó sin efecto el duelo entre Atlético Minero y Sport Áncash porque estos últimos tuvieron diferencias con la Agremiación. Ocurre que la 'Amenaza Verde' mantiene una deuda de más de 120 mil dólares con el Safap y sus cuotas de fraccionamientos están atrazadas. ¿La razón? Desde hace varias semanas, Sport Áncash pretendía estirar el número de cuotas para, así, reducir el monto a pagar mensualmente. No obstante, la Agremiación hizo caso omiso a dicha petición y se mantuvo firme en el hecho de que cada cuota no baje de los 75 mil dolares.

Partiendo de este punto, en tienda huaracina se sembró el halo de incretidumbre. Y es que, a sazón de la postura de su mandamás, su equipo estaba imposibilitado de abonar dicha cantidad mensualmente; además, había el agregado de que, si en caso no llegase a cumpir con cada abono, recibiría una penalidad idéntica al monto del fraccionamiento mensual; es decir, se duplicaría la deuda. Todo esto trajo consigo de que Mallqui recurra a un arbitraje y, mediante una solicitud a la FPF, este último ente anule la clausula de penalidad.

La gran pregunta, pues, caía de maduro: ¿Sport Áncash estaba en condiciones de decidir el método de pago que pretende realizar? La respuesta, sin duda, era tajante: no. La 'Amenaza Verde', gracias al pésimo manejo dirigencial de su presidente, en los últimos años incumplió con su plantel y fue estirando su déficit; es más, jamás se comportó con seriedad en el pago de sus cuotas, detalle que se evidenció en 2011, temporada en la que no pudo cumplir con el fraccionamiento establecido y, más aún, en una decisión marcada por la informalidad y avalada por el absurdo "salvavidas" que inventó la CJ-FPF, decidió no presentarse a sus últimos partidos del torneo de ascenso, sabedor de que, increíblemente, no iba a tener sanción alguna.

Lo concreto es que José Mallqui pretendía condicionar la manera en que podría desembolsar el monto mensual de cada cuota (mencionó que solo podía pagar 40 mil dólares mensuales), cuando en realidad la Agremiación tenía toda la razón al imponer su autoridad con cuotas elevadas (por un tema de seguridad, como hace cualquier banco cuando se gestiona un prestamo y este no se cumple); al final, el asunto fue resuelto en una reunión con la FPF y las partes involucradas y, en términos que aún no son de conocimiento de la opinión pública, se llegó a un acuerdo entre Sport Áncash y el Safap. Con ello, pues, el conjunto huaracino quedó habilitado para tomar parte del torneo de ascenso.

Ante esta situación, y con el tema zanjado respecto a la continuidad de Sport Áncash, queda esperar que la 'Amenaza Verde' cumpla con las cuotas de rigor para que no se repita el antecedente de 2011. Asimismo, es evidente que el compromiso que no disputó ante Atlético Minero, que tiene que resolverlo la Comisión de Justicia, no debería ser reprogramado y, en consecuencia, los puntos pasarían a ser para el elenco de Matucana. Con todo ello, lo único concreto es que Sport Áncash se estrena este fin de semana ante Bolognesi, el domingo a las 15:15 en el Rosas Pampa.

Foto: Panorama Huaraz

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy