Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSin muchos brillos en el 1-1 del tiempo regular y una larga tanda de penales, Oriente Petrolero ratificó la competitividad de los equipos bolivianos y logró clasificar a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana, en una serie que parecía tenía perdida por completo antes de su visita a Deportivo Cuenca.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

POR POCO NO SE JUEGA. Mientras se entonaban los himnos nacionales antes de iniciar el partido, el jugador Óscar Ribera de Oriente Petrolero recibió un golpe que le abrió la cabeza. Parecía ser una piedra lanzada desde la tribuna, pero eran restos de pirotecnia que al parecer habrían sido lanzados en las afueras del estadio. Tras algunos instantes de desconcierto, al lateral derecho de la visita se le colocó una venda y el partido inició con unos 10 minutos de retraso.

INSINUACIONES. El trámite fue parejo en un inicio. Parecía que el equipo cruceño podía tentar la clasificación, ya que hacía mucho daño con los balones profundos hacia el venezolano José Alí Meza; este avisó que sería, junto a Damián Lizio, el más peligroso de Oriente Petrolero. Los locales también llegaban con facilidad y poco a poco se iban asentando en el campo.

MARCANDO TERRITORIO. Luego de esos 15’ iniciales, el dominio fue ejercido casi exclusivamente por Deportivo Cuenca, que adelantó los laterales para atacar por los costados junto a los extremos y que tenía como principal referente de área a un preciso Juan Ignacio Dinneno. A un minuto de que culmine la primera parte, justamente él marcó un golazo: arrancó desde la banda izquierda, hizo un autopase entre las piernas del lateral Ribera, se sacó a Jhonny Mostacilla y luego definió colocado para vencer al portero Guillermo Vizcarra. Así se fueron al descanso.

Oriente Petrolero ratifica el buen momento de los clubes bolivianos en los torneos continentales. (Foto: AFP) 

REGALO DEL CIELO. Oriente Petrolero necesitaba solo un gol para igualar la serie, por lo que adelantó sus líneas y quedó expuesto atrás. Los locales, sin embargo, no aprovechaban los espacios que dejaban y parecía que el empate podría llegar en cualquier momento. El trámite del partido se mantenía incluso tras la expulsión del lateral boliviano Luis Rodríguez. Faltaban 5’ para el final cuando Johnson le cometió una tonta falta a Meza que el argentino Maximiliano Freitas convirtió en gol. Casi inexplicablemente, el partido se fue a los penales.

LARGA HISTORIA. En la definición, espacio completamente aparte del análisis del partido, ambos fueron súper efectivos: se ejecutaron 16 remates y 15 de ellos fueron anotados, salvo el último del central Schunke, que cruzó muy débilmente un balón y le dio la clasificación, casi de casualidad, al cuadro de Santa Cruz.

Fotos: AFP



Leer más...

La ficha del Cuenca 1 (7) - Oriente Petrolero 1 (8)

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy