En su tercera presentación en un torneo internacional, el Coronel Bolognesi le ganó de visita al Millonarios de Bogotá con un solitario gol de Paul Cominges y una consagrada actuación del guardameta Diego Penny. El equipo del Cabezón Reynoso empezó con buen pie la Copa Sudamericana.

Foto: lavinotinto.com / EFE

Desde hacía algún tiempo un equipo peruano no le ganaba a uno colombiano en torneos internacionales de visitante. El último triunfo fue del Cienciano ante Atlético Nacional, en la gloriosa campaña en la Sudamericana 2003. Tal vez por ello, en las casas de apuesta nadie le iba como ganador al Bolo, máxime dado que desde que Juan Reynoso ha estado al frente del conjunto tacneño, pasó por una racha negativa de resultados que concluyó solamente en la primera fecha del Clausura contra Municipal.

En El Campín, Bolognesi saltó a la cancha sin miedos. En todo el partido solo formuló dos ocasiones de peligro y eso le bastó para ganar. En la primera mitad, rápidamente se puso en ventaja con gol de Paul Cominges: tras un buen centro de Renzo Revoredo -reconvertido a lateral derecho por Reynoso-, el Feo se tiró de palomita y la tiró cruzada al arco del portero Cuadrado. Hacía mucho tiempo que Cominges no anotaba en competencias internacionales: su última diana fue cuando vestía la camiseta venezolana del Caracas FC, contra el Cruzeiro brasilero (2-.3), en la Copa Libertadores del año 2004.

Después del gol, el equipo tacneño se tiró atrás para conservar el resultado, con el mexicano Ostersen y Álvarez como defensas impasables. Por su parte Millonarios intentó empatar de todas las formas: cabezazos por doquier, tiros de fuera del área, triangulaciones… Pero nunca pudo concretar debido a la figura descollante del encuentro: el arquero Diego Penny, que se cansó de sacar los balones que se iban a colar en las redes. La falta de eficiencia de los delanteros Villagra y Carlos ‘Barbacoa’ Castillo (quien jugara en Melgar el 2001) hizo que el equipo millonario quedara muy lejos de cumplir una antigua tradición que se inició en 1949.

En aquella época, durante el llamado “Dorado” colombiano, al equipo bogotano -el más fuerte del momento- se le volvió un hábito marcar cinco goles en cada partido. En una señal de la superioridad que sentían los jugadores de aquel Millos, pactaron que una vez llegado el marcador a los cinco goles nadie intentaría meter uno más. Lo irónico fue que un peruano rompió aquel pacto: Ismael Soria, que en un partido que Millonarios ganaba 5-3 anotó el sexto gol, por lo que quedó en el recuerdo con el apelativo ‘Cinco y Soria’. Vaya hecho insólito.

 

 
 Álex Díaz marcado por Carlos Enrique Ísmodes (Foto: eltiempo.com / AP)

 

 

Como a Soria, a Bolo le bastó un gol para ser recordado en Bogotá. ¿Será el preámbulo de una nueva gran campaña peruana de camisetas rojas en la Copa Sudamericana?

Ficha:
Deportivo Los Millonarios 0 – Coronel Bolognesi 1
Fecha:
07.08.02
Estadio: Nemesio Camacho ‘El Campín’, Bogotá
Millonarios (4-cuadrado-2): 1 J. Cuadrado (6); 15 G. Rojas (5), 23 G. Martínez (5), E. Cortés (5), 16 A. Díaz (5); 8 R. Robayo (6), 20 G. Bedoya (6); 24 E. Gonzales (5), 21 J. Estrada (5); 11 C. Villagra (6), 17 C. Castillo (5). Cambios: J.C. Quintero (5) x G. Rojas, 47'; 10 R. Siciliano (6) x J. Estrada, 61'.  DT: M. Lasarte
Bolognesi (4-3-2-1): 1 D. Penny (9); 13 R. Revoredo (7), 18 J. Álvarez (7), 16 M. Ostersen (7), 4 J. Chumpitaz (7); 25 E. Uribe (6), 23 L. Hernández (6), 21 C. Ísmodes (6); 10 W. Soto (5), 15 J. Vásquez (7); 9 P. Cominges (8). Cambios: 2 P. Lozada (6) x M. Soto, 46'; 20 L. Ramírez (6) x C. Ísmodes, 65'; 7 E. Marín (6) x P. Cominges, 77'. DT: J. Reynoso.
Árbitro: Iván Gamboa (5), Bolivia
Goles: P. Cominges (7')
TA: G. Bedoya, E. González, R. Robayo; D. Penny, M. Soto, C. Ísmodes, L. Hernández, P. Lozada.
TR: R. Revoredo (91’+)

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy