Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa 'U' hizo pesar su temperamento y doblegó a Melgar en la primera mitad. Sin embargo, luego pesó su gran defecto: no tener un colectivo sólido. Por ello, sin sus dos mejores jugadores, cayó ante el 'Dominó', que recordó su mejor forma solo en media hora, lo cual le bastó para derrotar 1-2 a los cremas en el Nacional.

 

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

La semifinal no empezó a las 20:00 para Universitario, sino a las 19:30 cuando tres estruendosas tribunas golpearon a pura garganta sobre el césped del Nacional para dar un mensaje: estos son los partidos que le encantan a la 'U'. ¿Pero por qué perdió el equipo crema? Porque si el partido empezó 30 minutos antes, también se le terminó media hora antes. Casi sobre las 21:30, Universitario se quedó en el campo sin los Diegos, Manicero y Guastavino; sin sus líderes en la cancha.

Para Melgar, en cambio, el partido empezó a las 20:00 y terminó a las 22:00. Siempre puntual y metódico, el equipo de Juan Reynoso fue seguidor al pie de la letra de su propuesta. Quizás, por ello, no entendió el contexto especial que vivió en el primer tiempo ante la 'U'; el de una definición jugada con dientes apretados antes que con buenos movimientos. La teoría no sirvió sin el temple para ponerla en práctica.

Por esa razón, Universitario, sobre las 20:00, ya estaba en partido mientras que Melgar recién se iba a poner a punto: esa fue la gran ventaja que la crema nunca supo aprovechar. Ganó las divididas irrelevantes y las importantes; las que son para la tribuna y terminan en la banda, y las que dejan mal parado al rival en transiciones. Ambas las ganó el equipo de Roberto Chale mediante dos nombres claves: Diego Guastavino y John Galliquio.

Diego Guastavino y John Galliquio, campeones en el 2013 con la 'U', se asociaron para poner el 1-0 a favor del cuadro crema. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Guastavino y Galliquio son dos jugadores con experiencia en definiciones, campeones en 2013 con Universitario y que hicieron una primera parte en la que influyeron sobremanera. El pisqueño, en primer lugar, apareció como lateral derecho, una posición que conoció en Primera con Roberto Chale en su debut en la temporada 2000. El uruguayo, por su parte, se comió cada fase de la 'U' en ataque, fue intolerable desde el tercer cuarto de cancha para Gustavo Torres e incluso casi anotó un gol olímpico. El mejor partido de 'Guasta' en el año.

>>>Clic aquí para leer más: ¿Cuánto pesan los jugadores grandes en las definiciones?

Al lado de Guastavino estuvo Diego Manicero, quien funcionó como un nexo para no retrasar tanto al '28' crema. Ante esa alarma que ambos encendieron en varias ocasiones en el arco de Patricio Álvarez, Melgar reaccionó solo en el segundo tiempo a través de un ingreso clave: el de Rogelio Chávez. El mexicano fue el punto de quiebre en el fútbol de la visita, pues lo sostuvo mejor desde la primera línea. No obstante, el cambio en el factor anímico estuvo del lado de otro jugador: José Carlos Fernández.

>>>Clic aquí para leer más: Rogelio Chávez fue el punto de quiebre para Melgar

>>>Clic aquí para leer más: ¿Pueden Guastavino y Manicero jugar juntos?

Con su excéntrica manera de disputar balones divididos, 'Zlatan' no pudo contagiar a sus compañeros en el primer tiempo; por ende, tuvo que hacerlo con palabras. Tras el pitazo final del primer tiempo de Henry Gambetta, llegó la arenga del atacante que en la pretemporada del 2016 estuvo en el descendido La Bocana y hoy juega la semifinal del torneo. Ironías del fútbol peruano.

Bernardo Cuesta finiquitó una serie de sucesos que cambiaron el panorama para la 'U'. (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com) 

Tras ello, la reacción de Melgar llegó escalonadamente. Primero, el ingreso de Chávez por Torres; luego, el gol de José Carlos Fernández y una celebración que unió a todo Melgar entre las tribunas Norte y Occidente; finalmente, la salida de Manicero tras la de Guastavino. Desde allí, parafraseando al 'Puma', Melgar fue Melgar. Y la 'U' dejó de serla. Giordano Mendoza y Adán Balbín se cansaron de tirar balones largos; Miguel Trauco terminó acalambrado y Hernán Rengifo lesionado. Sucesos todos que tuvieron como máximo provecho el tanto de Bernardo Cuesta para el 1-2.

Cabe señalar que no siempre las lesiones se desatan por temas físicos: en ocasiones, tienen que ver con lo mental. Por ello, el estrés al que fue sometido la 'U' sin Guastavino y Manicero obligó esfuerzos dobles de los que, aunque en posiciones distintas, se sintieron más responsables y preocupados Trauco y Rengifo. Melgar, en cambio, es un colectivo más definido y las preocupaciones se reparten en once jugadores. Esa garantía la ha impuesto Reynoso en tres temporadas y hoy fue clave para estampar el 1-2 en el Nacional y regresar a Arequipa, donde la 'U' para remontar tendrá que acudir al intangible peso de su camiseta y el rigor de sus jugadores más grandecitos.

Las Fotos

El Gol

Fotos: Raúl Chávarry y Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Universitario 1 - Melgar 2

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy