Como en sus mejores tiempos en Alianza Atlético, con golazos incluidos, Marcio Valverde fue el referente de la trabajada victoria de Real Garcilaso ante Defensor La Bocana. ¿Es un nuevo caso del popular y extendido “si tú quisieras” o la ratificación de un jugador que recuperó su mejor forma?

 

Alonso Cantuarias | @alonso_cantu
Columnista editorial

En un torneo como el peruano abundan los “Si tú quisieras”, denominación que ha suplantado al rótulo de “Eterna promesa” y pasado a formar parte del albur popular para hacer referencia a aquellos jugadores de gran técnica pero que no son capaces de sostener una regularidad que les permita ser referentes en sus equipo (Ojo, referentes, no figuras o erróneamente considerados como cracks). 

Marcio André Valverde Zamora (Lima, 23 de octubre de 1987) es un caso para analizar. De ser una grata revelación en Alianza Atlético en 2009, tanto en el torneo local como internacional (fue el jugador más destacado del plantel del ‘Vendaval’ que alcanzó los octavos de final de la Copa Sudamericana, en la que incluso le anotó dos tantos al subcampeón Fluminense), pasó a convertirse en pieza de segundo orden en Sporting Cristal durante las temporadas en las que estuvo (2010-2013).

Las lesiones, que incluyeron fracturas del quinto  metatarsiano del pie izquierdo, e incluso el robo que sufrió en su domicilio, fueron algunas de las circunstancias que resaltaron negativamente durante su paso en el Rímac. Tras un breve paso por UTC, en Real Garcilaso Valverde ha recobrado el protagonismo de sus inicios, situación que se ha hecho más notoria en la última a raíz de su rol clave en la clasificación del cuadro cusqueño en la Sudamericana ante Aucas y por la victoria conseguida ante Defensor La Bocana por 4-2, cotejo en que participó con un doblete.

Valverde es la figura más destacada en Real Garcilaso. (Foto: José Carlos Angulo) 

Convertido en volante por derecha, Valverde tácticamente le ofrece mayores variantes a Wilmar Valencia en el 4-trapecio- ó 4-2-3-1 que suele alinear el cuadro cusqueño debido a que puede rendir tanto como mediocentro (cumpliendo una función de lanzador al lado de un ancla) o como volante ofensivo tirado a la banda.

Su visión de juego, sumada a la precisión de sus pases y remates, lo constituye como el jugador más desequilibrante de un equipo que no termina de automatizar su juego. Además, sus seis goles, dos de ellos de tiro libre, en 24 juegos, contando el disputado ante La Bocana, han servido para que sean el segundo goleador del equipo, junto a Sebastián Gallegos, también con seis, y Wilberto Cosme (10).

Retomando la pregunta planteada en el inicio de la nota, el caso de Valverde muestra que no se trata de un jugador que solo ofrece chispazos de fútbol durante uno partido. Al contrario, dentro de un equipo irregular, el ex Alianza Atlético es quien muestra una de las performance más sostenidas. Lejos de señalar que vuelve a ser figura o que debe ser convocado a la selección, vale resaltar su capacidad de adaptación táctica y responsabilidad para liderar a un equipo que quiere pero aún no puede volver a ser protagonista en el campeonato.

Fotos: José Carlos Angulo


Leer más...

La crónica del Real Garcilaso 4 - La Bocana 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy