Mario Villasantti, hombre récord en el fútbol peruano, pintaba para gran figura en el Callao. Sin embargo, su estampa a plenitud no quedó bien grabada luego de otorgar un rebote tras el penal atajado que derivó en el gol que le resignó los tres puntos a Ayacucho FC.
    Kenny Romero | @kenny_romero
    Director Periodístico

Mario Eduardo Villasantti Adorno (Fernando de la Mora, Departamento Central, Paraguay, 2 de julio de 1982), en silencio, desde hace algunas semanas está haciendo historia en el fútbol peruano. ¿Cómo así? Pues bien, el meta de Ayacucho FC lleva nada menos que 115 partidos jugados, de modo consecutivo, en nuestra Primera División. Récord absoluto del hombre que arribó al fútbol peruano en 2012 proveniente del Sportivo Luqueño y que superó en los registros a Oscar Ibáñez, arquero que entre 1996 y 1998 acumuló 105 encuentros de manera inamovible.

Con esos pergaminos, qué duda cabe que el gran Villasantti es de los más destacados y máximo referente del conjunto dirigido por Carlos Leeb. De más está decir que su performance no pasó desapercibida en la jornada que abrió la fecha 32 y sin duda sacó chapa de crack al evitar tres situaciones claras de gol durante el partido. La primera fue en un cabezazo muy bien dirigido de Junior Ponce en el que fue capaz de contener, con cierta exigencia, el esférico. Y las otras dos se produjeron en una misma jugada que tuvo como protagonistas a los argentinos Cáseres y Ortiz. El '3' de los zorros simplemente se lució con sendos bloqueos que quedaron para la posteridad.

Sin embargo, no todo fue perfecto en el accionar del paraguayo más allá de su actuación destacada. Básicamente por la acción que quebró el resultado y también la tónica del partido. Luego del penal cobrado por Renzo Castañeda tras el jalón de Barreda a Domínguez, Villasantti se cuadró frente a frente a Ortiz y fue capaz de atajarle el tiro desde los doce pasos. No obstante, otorgó un rebote que terminó siendo fatal y que propició que el mismo jugador se encargue de conectar el balón para establecer el 1-1 definitivo.

Villasanti tapó un penal, pero dejó el rebote para el gol de Ortiz. (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com)

Ayacucho desechó la oportunidad de llevarse los tres puntos. Pero lejos de responsabilizar del resultado a su inamovible guardameta, debe inflar el pecho por el nivel de un foráneo que marca la diferencia en el torneo local. Quien, además, va camino a inmortalizar su nombre en el fútbol peruano con un récord que, por estos tiempos, parece irreal alcanzar.

Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com


Leer más...

La crónica del San Martín 1 - Ayacucho 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy