Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com¿Es posible decir que el errado por Andy Polo es el gol más clamorosamente fallado de la historia de los clásicos? Un breve repaso reciente rebate tal apresuramiento y lo pone al frente de dos tantos errados por un símbolo aliancista: Waldir Sáenz.
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

La historia de los clásicos es demasiado vasta, variada y sobre todo inexplorada como para sacar lanzar juicios históricos categóricos a partir de una jugada. El gol perdido por Andy Polo, que se viralizará en memes, gifs, vines y demás formas contemporáneas de generar tendencia en redes sociales, será duramente castigado a partir de la tecnología actual para recibir todo tipo de epítetos descalificadores. Pero eso, de ningún modo, puede llevar a tipificarlo como un hecho nunca antes visto en clásicos.

De hecho, la falta de disponibilidad de imágenes de video anteriores a los años ochenta impide que la jugada de Polo pueda compararse con errores anteriores en clásicos. Las crónicas que subsisten en el tiempo tienen al respecto una falencia: es típicamente habitual escribir sobre los goles que se convierten, no acerca de los que se erran. Sobre todo en épocas cuando no se vendía tanto a través del escándalo y existía, a diferencia de la actualidad, tendencia a ocultar o minimizar lo negativo y exaltar solo los aspectos positivos del juego.

Por eso, y no porque no hayan existido, no hay muchos testimonios acerca de goles célebremente fallados en clásicos. La retina y las cámaras, sin embargo, permiten reparar en un par de goles que no fueron noventeros que podrían ser comparables con el que ha perdido Andy Polo. Y ambos tienen un protagonista común: alguien que supo ser insigne goleador, el máximo de la historia de su club.

De Wally a Andy

Clásico en 1993: Sáenz supera a Zubczuk pero, casi sin ángulo, define desviado. (Recorte: revista Estadio)

A Waldir Sáenz los clásicos le pesaron desde el primero que disputó, el 3 de abril de 1993. En el Nacional, también un sábado por la noche, todo el estadio andaba pendiente de dos cosas: primero, del desempeño de Juan Reynoso en su primer clásico contra su exequipo. Y luego, del desempeño de la dupla goleadora de moda, Darío Muchotrigo - Waldir Sáenz, que sumaba 12 goles en los seis partidos previos del Descentralizado.

Corría aproximadamente la mitad del segundo tiempo cuando un pase de Marco Valencia dejó a Sáenz libre por izquierda, ganándole la posición a Marcelo Asteggiano. Waldir amagó y se inclinó hacia la izquierda, y terminó sacándose de encima al golero Juan Carlos Zubczuk. El entonces '19' íntimo, sin embargo, quedó con el ángulo demasiado justo. Y frente a la tribuna Sur, le pegó con poca fuerza, casi cayéndose, por lo que el balón acabó pegando en la parte exterior de la red.

Se dijo mucho durante los noventa que ese gol perdido por Sáenz acabó condicionando su rendimiento posterior en clásicos. Que por eso le costó tanto comenzar a hacerse presente en el marcador ante Universitario, maldición que solo pudo romper, de penal, dos años luego en el célebre 6-3 del 21 de mayo de 1995. Lo que no impediría, por cierto, que ante la 'U' volviera a protagonizar un blooper frente al gol.

Clásico de 1997: Sáenz supera a Ibáñez y Pereda, pero la sorpresiva presencia de Carranza lo desequilibra. (Recortes: diario El Bocón)

Así, el 6 de abril de 1997, por el Apertura, Alianza visitaba a la 'U' en el estadio Nacional en cotejo inusualmente programado un domingo por la noche. Los íntimos se pusieron en ventaja a los 70', con el famoso "gol doble" protagonizado por Marquinho y César Rosales, luego de que un tiro libre del brasileño se metiera al arco de Oscar Ibáñez sin que llegara a determinarse de modo concluyente si Rosales había o no llegado a peinar el balón antes de que traspusiera la raya.

Cuando faltaban 3 minutos para el final, la 'U' estaba completamente volcada sobre el arco íntimo. Eso hizo que quedaran huecos en el fondo crema y ello fue aprovechado por Waldir Sáenz, quien escapó de modo libre. Superó a José Pereda y finalmente a Ibáñez, quien estaba salido de su área y quien quedó en ficha ante el goleador íntimo. 'Wally', quien ya vestía la '10', corría libre al gol pero delante se encontró de pronto a un último merengue: José Carranza, quien midiendo la acción retrocedió para, al menos, intimidar al ariete blanquiazul. Y eso ocurrió: Sáenz se confundió ante la presencia del 'Puma' y, en vez de aprovechar su posición, se apresuró en definir y la acabó mandando rasa fuera del campo, a la izquierda del arco crema.

Cada cual sacará juicios y determinará si el gol de Polo fue más o menos escandalosamente errado que los dos que protagonizó Sáenz. Y seguramente, habrá lectores con más canas que puedan rememorar algunas acciones adicionales de clásicos más antiguos que puedan entrar en la comparación. Una sola cosa es clara: así como los goles que no se convierten no se registran, es importante nunca apresurar juicios categóricos sobre apreciaciones subjetivas como "el peor gol errado en un clásico" que no cuentan con mínimos elementos de contraste.

Foto: Andina
Recortes: revista Estadio; diario El Bocón


Leer más...

La crónica del Alianza Lima 1 - Universitario 1: Ensayo error

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy