Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLos árbitros no fueron el punto de jugadores y dirigentes en la crítica; no obstante, hubo actuaciones para lamentar y también para felicitar. Acá, lo mejor y peor de los réferis en un Descentralizado en el que solo algunos demostraron estar listos para desafios mayores.

 

El arbitraje nacional tuvo actuaciones lamentables en este año, pero tampoco hizo bulla al final de la temporada. Los jugadores se quejaron menos, quizás porque el show se lo robaron los dirigentes con sus polémicas y en algunos casos absurdas decisiones. No hubo alguna actuación que haya cambiado el rumbo del campeonato, pero sí hay árbitros que mantienen la misma tendencia desde hace años; para bien o mal parecen incorregibles, otros con sus defectos siguen siendo de lo más destacado, como Georges Buckley, Víctor Hugo Carrillo y Víctor Hugo Rivera.

Canta victoria

Georges Buckley, que arrancó la temporada con problemas extradeportivos luego de su presunto secuestro a fines del año pasado, fue el más regular de los 24 hombres de negro que dirigieron a lo largo de la temporada. Si bien tuvo una que otra actuación con errores de apreciación (como aquella vez en que perdonó a Luis Advíncula en una descomunal entrada sobre un defensor de Alianza Atlético), lo suyo fue una vez más un derroche de "calidad", aunque resulte jocoso llamarlo así; al menos, pues, fue quien estuvo más nitido al momento de tomar determinaciones. El corolario final lo tuvo en el primer Play-Off en Chiclayo, con un comportamiento adecuado en el terreno de juego cuando la situación lo ameritaba: por algo es uno de los pocos árbitros FIFA en constante actividad. Mención aparte para Víctor Hugo Rivera, un árbitro que suele manejar los partidos para que no se le vayan de las manos y que este año no estuvo tan blandengue.

Alejado del bien

El peor árbitro del año fue Henry Gambetta. Su marcada irregularidad y distintos criterios en un mismo partido derivaron en malas actuaciones debido a que los partidos se le iban de las manos constantemente. Un año para el olvido de Gambetta, pero que puede mejorar si es que solo se mantiene enfocado en su labor arbitral.

Lo más justo

Los Víctor Hugo tuvieron actuaciones determinantes en el Descentralizado. Carrillo tuvo uno de los partidos más complicados en Chiclayo cuando Aurich y Cristal se encontraron y sacó seis amarillas y dos rojas bien mostradas. Carrillo es de los árbitros que no le pesa la mano para sacar las tarjetas a quien sea y en el minuto que sea, pero lastimosamente este año compensó en algunas ocasiones, como en la final que, sin embargo, pudo sacar adelante. Su tocayo, Rivera, que dirigió el tercer partido entre Aurich y Alianza, no tuvo el mismo grado de dificultad que Carrillo en el encuentro entre chiclayanos y rimenses.

Para olvidar

El punto más bajo de Henry Gambetta en este año ocurrió en el Monumental de Ate. Universitario e Inti Gas empataron a cero y el árbitro cayó presa de sus dudas con el resto de su terna en una expulsión de más y otro gol anulado, además de un criterio disparejo en el cobro de faltas. Entretanto, Julio Álvarez comparte la mención con Gambetta por la peor actuación arbitral. El 25 de septiembre dirigió el Aurich - Boys en el Elías Aguirre, sacando diez amarillas y una roja -solo una de esas amarillas al Aurich, el resto de tarjetas para Boys-. El grave error del asistente en el gol convalidado a Luis Tejada desató la ira en el cuadro rosado y el partido se le fue de las manos a Álvarez. Finalmente, Diego Haro se llevó el primer lugar con una desastrosa actuación en Iquitos. Un árbitro poco comunicativo y que suma a esto sus errores en apreciación de faltas y sanción de las mismas. En el CNI - Universitario, un partido bastante parco, terminó sacando rojas que nadie entendió.

Denles más cuerda

Iván Chang y Roberto Mauro dirigieron una buena cantidad de partidos, pero los importantes o con mayor trascendencia aún no les llegan, al igual que a Luis Seminario, quien ha venido superándose año tras año pese a que los mismos de siempre rotan: Buckley, Carrillo, Rivera y Garay. Más allá de calificar su desempeño, si se pretende contar con árbitros de nivel, ¿cómo pueden estar preparados si no tienen los mayores desafíos? No solo es la falta de partidos importantes: también los pocos encuentros que dirigen. ¿Cómo explicar que Henry Gambetta tenga el doble de cantidad de partidos que Alberto Lozano, un árbitro que, en los siete encuentros que tuvo a cargo, en ninguno bajó de aceptable.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com 

Comentarios (3)add
...
escrito por JERS , diciembre 21, 2011
¿como eligieron a la figura? , Buckely tien 14.8 y Roberto Mauro 14.89, y ambos tiene mas de 10 partidos bueno Mauro a las justas pero Buckley tiene 20
...
escrito por javier , diciembre 21, 2011
GAMBETTA Y CARRILO SON ÁRBITROS QUE TUVIERON UN MAL DESEMPEÑO EN PARTIDOS IMPORTANTES, BUSCAN MUCHO PROTAGONISMO Y SU BAJO NIVEL PERJUDICO A MUCHOS EQUIPOS.
...
escrito por el pendex , diciembre 22, 2011
seria bueno que hagan una tabla con arbitros involucrados en escandalos de coimas, que los habido en el fútbol
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy