Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAyacucho FC decidió, luego de tres temporadas en las que terminó en la parte baja de la tabla, hacer una gran renovación en su equipo. Sin embargo, los reemplazos que trajo no parecen ilusionar demasiado de cara a esta campaña.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

Algo tiene que cambiar en Ayacucho. Luego de realizar campañas más que aceptables, apenas consiguió ascender a Primera, el debacle deportivo del equipo ha sido evidente y ha resultado en que los últimos tres años hayan sido de terror para los zorros: siempre estuvieron al borde del abismo y con posibilidades latentes de descender hasta las fechas finales. La mentalidad de la directiva fue clara de cara a este 2018: renovarse completamente y dejar de lado a quienes fueron los referentes del club en épocas recientes.

Paradójicamente, se optó por conservar al entrenador. Carlos Leeb afronta su tercera etapa al mando del equipo y en esta oportunidad tiene el reto de volver a hacerse fuerte de local y –tarea ultra pendiente para la institución– lograr robar algunos puntos como visitante si es que quiere que su destino no sea trágico este año. Línea por línea cambió casi a la totalidad de su plantel, y aquí se detallan cuáles son estas variantes y cómo podrá encarar Ayacucho FC el Descentralizado en esta oportunidad.

La propuesta

Pese a no haber disputado partidos de preparación, Leeb ya demostró a finales del año pasado que puede modificar su esquema táctico según los jugadores que tiene a disposición y respecto al rival al que enfrenta. Usualmente formó con un 4-2-3-1 en el que se hacía fuerte con las proyecciones por los lados y los centros buscando a algún referente de área o la llegada de alguno de los volantes de avanzada. Su primera línea en el medio campo fue fundamentalmente de corte y de traslado, mas no de elaboración o paciencia para jugar. Ayacucho será, probablemente, un equipo vertical, que salte líneas y que intente ser relativamente intenso cuando juegue de local. De visita será, seguramente, muy conservador.

 

El posible once titular de los zorros podría intuirse fácilmente, ya que no tienen un plantel muy amplio y con tantos nombres. Formaría con Gianfranco Castellanos en el arco; Aldair Perleche, Rolando Bogado, Sixto Ramírez y José Anthony Rosell como defensores; Tarek Carranza junto a César Ortiz como volantes de primera línea; por fuera podrían ir el colombiano Jhon Obregón y José Aurelio González Vigil, dejando de esta manera a Robert Ardiles como enganche y a Mauricio Montes como el delantero central.

Ataque: En las alturas (calificación: 3 estrellas)

Ayacucho se reforzó de tal manera que quizás sea el puesto de delantero centro el que mejor cubierto esté. Tiene, en primer lugar, la opción de Montes, de indiscutible rendimiento jugando en altura tanto con Real Garcilaso, en su momento, como con Sport Huancayo, la temporada pasada. Su suplente es Víctor Rossel, quien no ha destacado en los últimos años, pero que si entra en racha puede ser una gran alternativa para suplir a Montes cuando no esté. Aurelio González Vigil, por otro lado, ha jugado por mucho tiempo como delantero por fuera, pero también puede hacerlo como único referente de área.

Otros futbolistas que pueden aportar en ataque son los ya mencionados Obregón y Ardiles, además de Bryan Canela. Finalmente, surgen nombres de juveniles que tienen muy poca experiencia jugando en primera como Kevin Sandoval, Juan Carlos Pérez, Paolo Canchari o Dino Gamboa.  

Defensa: Paraguas para la lluvia (calificación: 2 estrellas)

 

Ayacucho FC ha tenido durante un tiempo una defensa que no ha sabido ser medianamente sólida y ha terminado los años como uno de los equipos más goleados. Sin embargo, se resaltaba de todas formas las actuaciones del arquero Mario Villasantti, quien dejó el equipo y para el que no se ha encontrado un reemplazo similar. Eso será probablemente un aspecto en el que el equipo sufra mucho, salvo que Castellanos pueda sorprender y destacar.

Ambos centrales son paraguayos: jugarán juntos Sixto Ramírez, de buen juego aéreo pero con muchos problemas cuando se enfrenta con alguien veloz, y Rolando Bogado, recordado por su paso por Real Garcilaso, quien tiene características similares a Ramírez y cuyo nivel, unos años después de su paso por el Cusco, es una incógnita. Los laterales –Perleche y Rosell– son jóvenes y no lograron dar el salto necesario para resaltar. En este rubro, probablemente Ayacucho padezca mucho, más allá de la llegada de Hugo Souza.

Recambios: Algo faltará (Calificación: 2 estrellas)

Si Leeb apenas tendrá para armar un once titular con los nombres que tiene a disposición, el tema de los recambios será un problema mucho mayor, ya que no cuenta con muchos jugadores de experiencia. En la defensa, por ejemplo, tendrá a Jesús Mendieta –cedido por Sporting Cristal– como lateral derecho suplente, mientras que por izquierda no cuenta con nadie para reemplazar a Rosell. En la zaga contará con Marcos Ortiz como un eventual tercer central y con el juvenil Gu Rum Choi como otra alternativa.

 

Otros jugadores que podrían alternar son ya algo más conocidos: Andy Vidal en el arco, Meggeber Aliaga en la volante de primera línea, Kevin Sandoval por la banda derecha y Juan Neira también al medio. Se suman otros jóvenes como el volante ofensivo Paolo Canchari y el delantero Dino Gamboa, ambos nacidos en Ayacucho.

Juego en equipo: Hay que conocerse (Calificación: 2 estrellas)

El punto más bajo del equipo. Con un plantel completamente renovado, que perdió a quienes se encargaban de hacer jugar al equipo, será muy complicado que Ayacucho FC pueda conformar un sistema que le permita mostrar fútbol asociativo y combinativo. Habrá que ver qué ocurre con el transcurrir de los partidos y de los meses, pero a primera impresión no parece tener fácil el camino en este aspecto.

Promedio de puntos: 1.21 (Calificación: 3 estrellas)

Incluyendo las últimas cinco campañas del equipo, sólo puede rescatarse la de 2013, año en el que el equipo aún se llamaba Inti Gas y en el que consiguió clasificar, por un punto, a la Copa Sudamericana. En 2014 no tuvo complicaciones con la parte baja de la tabla, pero en los tres años posteriores el descenso asomó más cerca de lo que muchos hubiesen deseado. Su promedio es uno de los más bajos entre los clubes que disputarán el Descentralizado 2018.

(*) Promedio de puntos correspondiente a las temporadas disputadas en Primera División durante los últimos cinco años (2013-2017)

Conclusiones

 

Es totalmente comprensible que se haya buscado una renovación en un equipo que no conseguía los resultados deseados desde hace ya un tiempo, pero quizás no haya sido la mejor forma de hacerlo: cambiar a todo el plantel y apostar por un equipo plagado de jóvenes o jugadores no tan consolidados. 2018 será probablemente un año muy duro para el conjunto ayacuchano; en el que, si nada extraño ocurre, peleará la baja nuevamente. Su objetivo y consigna principal debe concentrarse en salvar la categoría y de ahí se podrá evaluar si se puede alcanzar algo más.

Fotos: Ayacucho FC Noticias


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy