San Martín apelará en 2017 a jóvenes jugadores nacidos en su cantera, casi todos conocidos por quien la dirigió durante años: Orlando Lavalle. Con el popular 'Onur' al mando y con bajas importantes, el cuadro albo buscará lavarse la cara respecto de sus últimas irregulares temporadas.

 

Ángel Amez | @aamez93
Redactor

La Universidad San Martín hizo varios partidos de práctica a puertas cerradas antes de cerrar su pretemporada -que no incluyó cotejo con público alguno-, pero el que más destacó fue ante Once Caldas en su predio en Santa Anita. El equipo de Orlando Lavalle derrotó 1-0 al cuadro de Manizales que, después, venció a Universitario en el Monumental. Para San Martín, pues, el de 2017 ha sido un buen verano por la soltura mostrada.

La propuesta

Lavalle apunta a una apuesta fresca y dinámica que saque lo mejor de un plantel de poco rodaje, pero que aproveche algo de la idea que implantó José del Solar el año pasado. Por ello, los santos jugarían con una línea de cuatro defensores con Saúl Salas, Luis Enrique Álvarez, Ramiro Ríos y Álvaro Ampuero. En la primera línea de volantes, buscará repetir la fórmula de un volante de contención y otro de salida, en principio Wilder Cartagena y el colombiano Jairo Vélez, respectivamente. Metros más adelantados quedan claros como los tres titulares fijos Junior Ponce, Jesús Chávez y Gary Correa, mientras que en la posición de '9' debe mantenerse el recién renovado Alexander Succar.

Ataque: No prima la experiencia (Calificación: 3 estrellas)

Chávez, quien hace menos de un año llegó a las tres décadas, será de lejos el más experimentado de todos los jugadores que San Martín presentará en ofensiva. El cuadro albo perdió tres hombres que definían el juego desde el tercer cuarto de cancha: Joel Sánchez, Cristian Ortiz y William Palacio. Pero en esta ocasión intentará componer, con nombres sin demasiadas batallas, un engranaje que ayude a cubrir la falta de jerarquía indifidual. Ponce, Chávez y Correa serán los referentes y los principales encargados de alimentar a delanteros que en su mayoría tienen un perfil veloz para buscar los espacios, como Succar y el argentino Alexis Domínguez.

Defensa: Poca jerarquía (Calificación: 2 estrellas)

Cartagena será clave para que San Martín no sufra en defensa como lo hizo en 2016. (Foto: prensa San Martín) 

Como se dijo líneas arriba, Salas, Álvarez, Ríos y Ampuero serían los titulares en la zona de fondo para Lavalle, quien apostará por la relativa experiencia de sus dos laterales. Los exaliancistas Koichi Aparicio y Fernando Canales serían las principales alternativas en el centro y por la banda izquierda, respectivamente. Los errores defensivos fueron la principal flaqueza de los santos el año pasado, pero para esta temporada no aparecen nombres que aseguren la mejoría por ese sector. En la primera línea, entretanto, Cartagena se mantiene como el ancla del equipo.

Recambios: Demasiada frescura (Calificación: 3 estrellas)

Para el puesto de delantero San Martín cuenta con la mayor cantidad de variantes, aunque sin nombres que, al menos por ahora, otorguen garantías en demasía. Ante la baja de Ramiro Cáseres, la escuadra de Santa Anita cuenta con Succar y Domínguez, cuyos recambios serían Hideyoshi Arakaki, Pietro Flores o Luis Iberico. La volante es la línea con menos alternativas: Juan Tuesta es la opción revulsiva principal.

Juego en equipo: De blanco a verde (2 estrellas)

Aún no se ha visto un funcionamiento fluido en el ataque de San Martín. Eso sí: la velocidad combinada de Chávez, Correa y Ponce juega a favor para que el resto del colectivo aparezca. Se trata, pues, de tres jugadores líderes con el balón. Por otro lado, en la primera línea el colombiano Vélez será clave para ordenar con y sin balón el juego de San Martín, tal como lo hizo Sergio Peña -ahora de vuelta en el Granada español- la temporada pasada.

Promedio de puntos: 1.29 (Calificación: 3 estrellas)

 

Ya han transcurrido algunos años desde que San Martín dejó los puestos de vanguardia y las clasificaciones a torneos internacionales. El octavo lugar que obtuvo en 2012, que no lo premió con clasificación alguna, es la mejor ubicación que el equipo albo ha podido alcanzar en las últimas cinco temporadas, pues en todas las demás no ha logrado siquiera quedar entre los diez primeros del torneo. Paulatinamente, los directivos santos han querido ir armando planteles que cada vez fueran menos costosos, lo cual ha podido notarse en los resultados recientes. Habrá que ver si esta apuesta sí llega a funcionar para la temporada que se inicia.

Conclusiones

Los nombres que conforman el plantel y al cuerpo técnico de la San Martín versión 2017 brindan de por sí claras anticipaciones de lo que será el equipo: uno corto y sumamente joven, con un DT a la medida para trabajar en los pros y contras que ello implica. Al menos a priori, el cuadro de Santa Anita no cuenta con grandes figuras que por sí solas puedan sacar partidos adelante, por lo que el juego colectivo en el que tendrá que trabajar arduamente 'Onur' Lavalle cuenta con poco margen de error.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Foto: prensa San Martín


Comentarios (1)add
...
escrito por Tecan , enero 30, 2017
El presupuesto de la San Martín coincidentemente bajó sustancialmente con el término del gobierno de Alan García, en el que tuvo gran importancia su Ministro de Educación. El nombre de esta nota parece ser muy cercano a lo ocurrido, más aún con todo lo que va saliendo en el caso Odebrecht. ¿O será pura casualidad?.

Recuerdo que Alan García sustentó sus ingresos con pagos de la Universidad San Martín.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy