Con la llegada de Pablo Bengoechea, Alianza asumirá el desafío de quebrar una década sin títulos nacionales. El conjunto íntimo espera consolidar, con el paso de los partidos, una idea colectiva con rasgos competitivos.

 

    Mario Azabache | @Mario_Azabache
    Columnista Editorial

Antes de su debut en el Descentralizado, el equipo dirigido por Pablo Bengoechea solo tuvo un amistoso a puertas abiertas: ante Palestino en la Noche Blanquiazul con un resultado adverso de 0-2. Alianza Lima tendrá su primer partido oficial en el Torneo de Verano frente a Juan Aurich el domingo 5 de febrero a las 16:00. ¿Cuál es la propuesta y el rendimiento que presentará el elenco del 'Profesor'?

La propuesta

Bengoechea empleará un 4-2-3-1, diseño similar al que dispuso Juan José Jayo en el tramo final de 2016 pero con otros rasgos en las zonas de influencia: el ida y vuelta no será exclusividad de los aleros -Germán Pacheco y Alejandro Hohberg- pues también se visualiza una interpolación permanente entre Luis Ramírez y Luis Aguiar. 'Cachito', en posesión sostenida, tendrá la potestad de desprenderse hacia territorio contrario; el enganche uruguayo, en tanto, formará en situaciones de carga rival una especie de triángulo con los volantes de primera línea, de forma de dar soporte en tareas de contención.

Ataque: Enfoque retocado (Calificación: 4 estrellas)

Por segunda temporada consecutiva, Lionard Pajoy será el '9' y tratará de superar su registro de 2016 con los blanquiazules, donde llegó a marcar 17 goles. Pero para eso requerirá de generadores que no se entreguen a la irregularidad a lo largo del campeonato. Algo que, en principio, estará encomendado a Pacheco, Aguiar y Hohberg. Tres jugadores con características para forjar asociaciones que den profundidad al equipo y para hacer daño con el recurso de larga distancia. Como recambios para la zona ofensiva asoman tres valores con sangre rozagante: Érinson Ramírez, Kevin Quevedo y Aurelio Gonzales Vigil.

Defensa: Aval pendiente (Calificación: 3 estrellas)

Óscar Vílchez será determinante para Alianza Lima en defensa, ¿jugará al lado de Rinaldo Cruzado? (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com) 

Paolo De la Haza y Alexis Cossío serán los elegidos por la zona lateral; el primero mostrará muchas más virtudes en defensa, y el segundo debería acompañar constantemente en ataque. En la zaga central, Miguel Araujo, Hansell Riojas y el uruguayo Gonzalo Godoy parten con la interrogante referida a si podrán complementarse con la prontitud solicitada. Otros aspectos enigmáticos para este año serán si José Cotrina logrará consolidarse como el '6' íntimo y si Rinaldo Cruzado retomará un papel prepondarente en la nómina aliancista como en la década pasada: debería hacerlo junto a Vílchez para -en teoría- ser los dos volantes de contención del equipo de Bengoechea.

Recambios: Raíces retomadas (Calificación 3 estrellas)

Con la salida de quince jugadores para esta campaña, Alianza apela a una renovación construida con rostros de su cantera para retomar las sensaciones de una época en la que mirar a las inferiores victorianas era garantía de talento. Anthony Lavalle, Aldair Fuentes, Cotrina, Érinson Ramírez y Alfredo Carrillo surgen como los abanderados de esa reposición blanquiazul. Pero tampoco debe olvidarse a otras piezas con proyección como las que se quedaron de 2016 -Juan Diego Li, Francisco Duclós y Luis Garro- y las que se incorporaron para 2017 -Ángelo Campos y Quevedo-.

Juego en equipo: Intensidad diferencial (Calificación: 3 estrellas)

Por lo mencionado en las líneas anteriores, queda la idea de que Alianza tendrá la base de su juego en la intensidad: para hacer un repliegue efectivo, para propiciar una salida con desembocadura directa y para la interpolación interior entre las líneas de contención y la zona de armado. Un trajín importante para un libreto difícil de sostener en el fútbol doméstico -por la diversidad geográfica- que solo se podrá dar con un plantel a plenitud en estado físico.

Promedio de puntos: 1.51 (Calificación: 3 estrellas)


Alianza Lima ha tenido temporadas bastante irregulares en los últimos años. En 2012 terminó antepenúltimo en la tabla acumulada con 53 puntos en 44 partidos, pero al año siguiente superó largamente este récord y llegó a los 70 puntos. De hecho, venía creciendo hasta 2014, cuando consiguió 79 puntos entre el Torneo del Inca -campeonó-, el Apertura y el Clausura. Sin embargo, en las últimas dos temporadas demostró por qué han pasado 10 años de su último título: hizo 59 puntos en 2015 (40 fechas) y 66 puntos en 2016 (44 fechas).

Conclusiones

El evidente objetivo del conjunto íntimo es el título nacional 2017. Pero tendrá que trabajar para pulir detalles puntuales. Las salidas limpias desde el fondo significan un riesgo latente si los blanquiazules no consiguen un engranaje con precisión y con automatismos consolidados. También está el tema de los relevos defensivos, siendo imprescindible hallar a un ancla con las condiciones para tal despliegue. Y si en Matute pretenden ver a un Pajoy letal, con una cifra superior a los 20 goles este año, deberán aplicarse a fondo en el sector de gestación. El reto está escrito.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy