Universitario tendrá al mejor plantel de defensa a ataque a su disposición. Ello obliga a Roberto Chale a encajar sus individualidades en un colectivo que resalte, y para lograrlo el venezolano Arquímedes Figuera podría ser un socio ideal o el reflejo de todos sus males.

 

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

Universitario ha disputado dos amistosos a puertas abiertas antes de su debut en la Copa Libertadores el jueves 2 de febrero ante Deportivo Capiatá, y el lunes 5 de febrero a las 18:15 frente a Sport Huancayo en el estadio Monumental. El equipo de Roberto Chale sufrió cambios drásticos en su duelo de la Noche Crema, desaprovechando al campeón chileno Universidad Católica. Siete días después frente a Once Caldas hizo solo seis cambios, pero que dejaron en claro la poca respuesta de un equipo que parece no estar físicamente preparado para el ritmo que le puede imponer la Libertadores -incluso si recién pasa la llave ante el débil Capiatá-, aunque sí debería dar la talla en ese aspecto en el torneo local ante algunos equipos.

La propuesta

Dos laterales con salida no tan profunda, Aldo Corzo y Joaquín Aguirre; un volante de contención, Arquímedes Figuera, delante de los centrales John Galliquio y Alberto Rodríguez. A su lado uno que pueda desequilibrar rompiendo líneas, Juan Manuel Vargas, y delante de ellos tres volantes: dos extremos que cierren junto a los volantes de primera línea en defensa y fijen sus posiciones en la banda en ataque, como Edwuin Gómez y Javier Núñez, aunque la llegada de Alberto Quintero abre espacio para un extremo en el once crema. Finalmente, un '10', por ahora Diego Manicero, que rompa con movimientos constantes detrás del '9', Hernán Rengifo. Otra opción de Roberto Chale es que Luis Tejada sea la primera opción sobre Rengifo al igual que Diego Guastavino -un '10' más organizador- sobre Manicero. La opción de doble '9' también está latente con el 'Pana' y el 'Charapa'. En conclusión, la 'U' no tiene definido un once, aunque todo indica que Chale se decantará por la figura de los tres volantes creativos detrás del '9'.

Ataque: Con gusto y 'Pana' (5 estrellas)

Cuenta con dos de los mejores '9' del fútbol peruano en la última década, como son Tejada y Rengifo; detrás de ellos aparece Adrián Ugarriza, capitán de la selección Sub-20. Luego, Chale tiene a Manicero y Guastavino como los mediapuntas que mejor le pueden aportar debido a su movilidad y explosión en metros cortos, aunque el uruguayo -está dicho- muestra un perfil más organizador. Por los lados, la llegada de Quintero sumará jerarquía y mucha agresividad, debido a su buen regate. Aparte del panameño, en esta zona se encuentra la irregularidad de Núñez por derecha y Gómez por izquierda; otros elementos -poco certeros- son Juan Diego Gutiérrez y Raúl Tito. Sin embargo, para compensarlos se encuentra Vargas, quien sin estar en su mejor ritmo toma mejores decisiones que el resto. Finalmente, desde la izquierda la suma de Aguirre al ataque es sustancial en comparación con lo que puede dar en ese aspecto Jersson Vásquez. En cambio, por la banda derecha lo de Corzo es más restringido a aparecer para decidir en un toque o sumarse en el juego aéreo ocasionalmente.

Defensa: El arquitecto de la nueva escuela (4 estrellas)

Figuera puede ser el jugador clave para Universitario. Depende de Roberto Chale. (Foto: prensa Universitario)

Carlos Cáceda, de continuar con su rendimiento ascendente e incluso mantenerlo, es garantía en el arco crema. Luego, la 'U' cuenta con una zaga que por experiencia y calidad individual le entrega mucha más seguridad y jerarquía a ese triangulo con el portero: Galliquio y Rodríguez deben rendir sin muchos aspavientos ante cualquier ataque del fútbol local. Luego, Corzo y Vásquez son laterales que le suman a esa garantía defensiva que el plantel ganó con una lista de inteligentes fichajes en el mercado de pases. En la zona medular, Figuera es el punto clave de una defensa que se puede quebrar, como se ha visto en su pretemporada, si el comando técnico se alinea a fantasías caudillistas en un deporte colectivo; por ende, dejar solo a Figuera como si fuera una especie de José Carranza remasterizado -ni el 'Puma' jugaba tan abandonado como el venezolano- puede llevar a la quiebra futbolística al cuadro merengue. Peor aún si se comete la ligereza de jugar con doble '9', con Vargas y dos '10' o con volantes muy ofensivos. En tales casos, a la 'U' solo la podrá perdonar la endeblez de su rival de turno.

Recambios: Peso pesado (3 estrellas)

En el arco la 'U' se da el lujo de tener a Raúl Fernández como suplente. Luego, Josué Estrada y Aguirre deberían crecer detrás de Corzo y Vásquez, aunque hay diferencia notable entre titulares y suplentes. En la zaga central, Werner Schüler ha respondido en buen nivel y no le queda grande la tarea de ser el reemplazante de Galliquio o Rodríguez; sin embargo, por izquierda Horacio Benincasa aún regala inseguridad pese a haber sido el titular crema durante 2016. La zona en la que abundan recambios es la de Figuera, con jugadores del mismo perfil: Ángel Romero, Giordano Mendoza, Enmanuel Páucar y Adán Balbín, aunque este último puede jugar también como central. Metros más adelante, la 'U' no tiene a ningún suplente de Vargas por la posición y función que el 'Loco' cumple como volante en salida con balón o rupturas de líneas. En tanto, en la zona de mediapunta se encuentra César Huamantica como alternativa de Guastavino y Manicero, salvo que Chale también utilice Tito en ese lugar. Por las bandas no queda claro aún quien será el suplente, pues Gómez, Gutiérrez, Núñez, Roberto Siucho y el propioTito han mostrado casi la misma eficiencia.

Juego en equipo: Deuda corriente (2 estrellas)

Desde 2013 con Ángel David Comizzo no se observa que la 'U' tenga una línea de juego, ni mucho menos que la mantenga. De hecho, distintos técnicos como Chale se han arrimado a la calidad individual para resolver partidos ante rivales locales y pasar vergüenzas ante los internacionales con otra categoría, como ante Defensor Sporting en 2015 o Emelec en 2016. Y por lo visto en sus dos primeras presentaciones, esta 'U' 2017 también está lejos de tener una línea. Se puede ver solo pequeñas sociedades en ofensiva cuando ingresa Guastavino, quien tiene definida la tarea de organizar el juego, aunque sin una compañía acorde con las necesidades de cualquier equipo. En defensa, en tanto la individualidad no salva los catastróficos movimientos merengues para reducir espacios o reorientar la marca ante cambios de lado. Así, pues, jugadores acostumbrados a otro régimen defensivo como Figuera y Rodríguez quedan desacoplados. No hay tampoco una estructura clara en distintas transiciones; es decir, en la salida con el balón es largo o corto, pero no hay una primera opción. De igual manera ocurre cuando la 'U' presiona, pues desentona en el rearmado constante de bloques que exige esa acción. Todas estas carencias conjugan un equipo sometido a la resolución para salir de emergencias, pero no para condicionar al rival.

Promedio de puntos: Deuda corriente (3 estrellas)

Composición fotográfica: Aldo Ramírez  / DeChalaca.com

El 2013 y el 2016 de la 'U' han sido dos oasis en un lustro deplorable para el cuadro crema, que empezó con el desdichado 2012 que marcó un antes y después con el ingreso de las administraciones temporales. Aquel año, el cuadro crema logró 57 puntos, registro que solo fue menor en 2015, cuando registró 53 unidades y jugó solo dos partidos menos (42). La última campaña, no obstante, invita a pensar que Universitario puede pelear el título incluso solo con jerarquía individual, pues en 47 juegos logró 75 unidades, mientras que en 2013 -cuando salió campeón- consiguió 81 puntos en la misma cantidad de partidos.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Foto: prensa Universitario


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy