Lucumí, Borré, Succar, Perú, ColombiaEn la denominada 'Noche Bekanwe Decano', Danubio hizo de sparring de Sport Loreto para el estreno ante su gente y, como reza aquella palabra en lengua shipiba, le dio la bienvenida a una realidad diferente a la acostumbrada. El equipo pucallpino cayó 1-2, pero dejó algunos aspectos interesantes.

Aunque uno esperó apreciar al Aliardo Soria de bote a bote, los que estuvieron presentes en el recinto pucallpino no podrán negar que vivieron una fiesta que se hacía extrañar en dicho territorio. Con una expectativa muy grande -esa que no se veía hace 18 años atrás- por lo que podrá hacer Sport Loreto en su incursión en el Descentralizado. Y si bien la derrota duele, como la que se sufrió ante Danubio por 1-2, la afición que ahora se va a identificar más que nunca con el 'Decano' sabe que enfrente tenían a un rival de otro lote, por lo que la práctica previa al estreno en el Torneo del Inca, más allá del resultado, es provechosa. Acá, detalles de los pro y contra de Sport Loreto en su duelo de presentación ante el vigente campeón uruguayo y la perspectiva de lo que podría ser su rol en la temporada 2015.

La táctica

La primera prueba del colombiano César Tabárez fue alinear a un Sport Loreto que se plantó con un 4-2-3-1 casi infalible en los 90' ante Danubio y que repitió a cinco nombres que se consagraron campeones de la Copa Perú: el arquero Robinson Matamoro, los laterales Robert Romero y Ángel Pérez, el volante de marca Gerardo Trinidad y el atacante Diego Mayora. Por lo demás, en la oncena titular se incluyó a los defensas Johan Pineda (ex Unión Fuerza Minera) y el colombiano Sergio Reina, a Crifford Seminario como compañero en primera línea de Trinidad, al también colombiano Nelson González por derecha, a Juan Pablo Vergara como enlace y al ex Alianza Universidad y Minero Alexander Salas como volante por izquierda.

Los aciertos

A pesar de los goles, el trabajo defensivo de Sport Loreto respondió a las expectativas. Clave será la solidez que presente la primera línea de volantes (Foto: prensa Danubio FC)
Por la jerarquía del rival, Tabárez hizo bien en proteger a su primera línea defensiva con una pareja de volantes centrales que, más allá del escaso rodaje tras salir de la pretemporada, demostraron estar a la altura de las circunstancias. Los aludidos son Crifford Seminario y Gerardo Trinidad, quienes colaboraron ante las continuas desatenciones defensivas producto del peligroso asedio del Danubio: trabajaron bien en la recuperación y por momentos se convirtieron en nexos del frente de ataque. La otra aparición destacada en Sport Loreto fue la de Diego Mayora, quien batalló solo como único punta y siempre estuvo presto a las insinuaciones ofensivas de Vergara, González, Salas y los que ingresaron en la fracción complementaria. Su aporte tuvo la misma magnitud en los 90' y recibió su premio al anotar -de penal- el descuento en la última acción del partido.

Los desaciertos

Ante algunas ausencias -por lesiones y falta de ritmo futbolístico-, César Tabárez le otorgó respaldo a un grupo de jugadores que, en su mayoría, jamás habían actuado juntos. Y esto sobre todo se vio reflejado en el bloque defensivo del 'Decano', con una primera línea que tuvo a tres jugadores que provienen de actuar en la Copa Perú (Romero, Pineda y Pérez); es decir, en un nivel de competencia inferior, por lo que las desatenciones entre ellos y con el capitán Sergio Reina estuvieron a la orden del día. No es para nada descabellado señalar que Sport Loreto la sacó barata y pudo irse del estadio con un marcador más abultado.

Las variantes

Diego Mayora, uno de los artífices del ascenso pucallpino, marcó de descuento sobre el final. En principio, el ataque es uno de los puestos que no cambiarán para el arranque del campeonato local (Foto: prensa Danubio FC)
¿Realmente las tiene? Esa interrogante es la que el aficionado que presenció la derrota de Sport Loreto ante Danubio se debería haber planteado. Pasa que tuvieron de cal y de arena. En ese sentido, habría que decir que poco o nada mejoró la presencia de Juan Zevallos en lugar de Roberto Romero como marcador derecho: fue una puerta abierta en las proyecciones ofensivas del rival. Caso contrario con el de Alonso Bazalar, quien estabilizó la sociedad que Seminario había conformado con Trinidad (entró por él). Asimismo, las presencias de Gino Ríos (por González) y de Angelo Cruzado (por Salas), así como la de Jhonny Ólórtegui (por Vergara), terminaron alterando el esquema de Tabárez, que pasó del 4-2-3-1 al 4-línea-2 o 4-línea-1-1, con Olórtegui más retrasado cuando el rival tenía la posesión.

¿El equipo promete?

Sí, para afianzar una idea de juego y, sobre la base de ello, apuntar al objetivo trazado por su directiva, la cual apunta a una clasificación internacional. Si bien Sport Loreto dejó dudas en defensa y pocos recursos para complicar a su adversario, no debería olvidarse que enfrentó al campeón uruguayo, con su plantel completo, y que tiene a la vuelta de la esquina otros objetivos (la disputa de la Copa Libertadores), por lo que no quepa la menor duda que para Tabárez este partido ha sido muy aleccionador. Además, tambien habría que recordar que a este equipo le faltaron algunos jugadores que deberían ser titulares, como el arquero Jorge Rivera, con desagarro en el aductor derecho, el atacante colombiano Andrés Arroyave, con un cuadro de pancreatitis, y el zaguero José Honores, quien recién acaba de llegar al plantel pucallpino.

Fotos: prensa Danubio FC


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy