Composición fotográfica: Diego Gonzales / DeChalaca.comUn arbitraje muy polémico, cuatro jugadores "lesionados", el gol definitivo tras esto y un final que caía de maduro, escenarios posibles en la Copa Perú. Es así como el Racing Club - San Pedro, jugado en Huamachuco, permite relanzar la sección Perú Bizarro, modo Etapa Departamental.

 

Aldo Ramírez | @ramireztello
Editor

"Si te caes, te levanto; y si no, me caigo contigo" dijo alguna vez Julio Cortázar. Es difícil determinar si los jugadores y comando técnico de San Pedro de Pataz eran hinchas del escritor argentino, pero lo cierto es que adoptaron su frase de manera muy literal, y así fue como sucedió una de las protestas más peculiares y descabelladas en lo que va de la temporada 2016 de la Copa Perú.

Zona Costa y Zona Ande, así se divide la Departamental de La Libertad. Esta edición del Perú Bizarro nos traslada a la sierra liberteña, donde se jugó la cuarta fecha con un preludio emotivo: cuatro equipos con 4 puntos en el Grupo A. Racing Club (Sánchez Carrión), San Pedro (Pataz), Ramón Castilla (Otuzco) y San José (Santiago de Chuco) tenían la oportunidad de sacar diferencias para pensar en la siguiente etapa. Dependiendo de sí mismos, claro está.

El marco perfecto

15:45 del domingo 24 y el estadio Municipal de Huamachuco era una fiesta. Racing Club, el equipo más emblemático de la ciudad, con destacada campaña en 2015 y dirigido por Rigoberto Villalobos, quería seguir en competencia, pero al frente se presentó el sorprendente San Pedro, que bajo la dirección de Miguel Mostto, partía con reducidas posibilidades de clasificar en las apuestas iniciales. Sin embargo, no hay peor lucha que la que no se hace, así que el cuadro de Pataz salió decidido a ganar de visita.

 

Un primer tiempo caldeado fue solo la consecuencia del discutible arbitraje de Daniel Flores, quien al margen de los errores que pudo o no tener, estuvo en el ojo de la tormenta por los antecedentes previos en instancias claves. Basta con recordar aquella Etapa Regional 2013, cuando UCV Tarapoto acusó al juez trujillano de haber pedido una coima para "ayudarlos" ante Santa Ana de Cajabamba. Entonces, usando el pasado como argumento, los jugadores de San Pedro no aguantaron verse perjudicados. Las medidas llegaron en el segundo tiempo.

Pasaron pocos minutos de la segunda mitad y Mostto sorprendió con tres cambios de golpe. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, dos de los jugadores ingresados se desplomaron -muy coordinados, dicho sea de paso-. ¿Sería acaso la altura? ¿la presión? Para evitar conflictos, ambos jugadores se levantaron de inmediato y continuaron. Así, hasta que a los 51' volvieron a caer de manera coreográfica solicitando atención médica, pero no fue uno ni dos, sino ¡cuatro jugadores al mismo tiempo! Propiamente dicho, una escena digna de los circos en Fiestas Patrias.

Racing, sin lugar a la paciencia y la tolerancia, aprovechó el aparente autosabotaje del rival y la superioridad numérica (puesto que los cuatro jugadores se quedaron fuera de la cancha esperando el reingreso). A los 57', el arquero de San Pedro mandó un pelotazo fuera de la cancha y, como para "cuidar las formas", también cayó al suelo. Sin embargo, los atacantes del cuadro listado dejaron de lado el fair play, sacaron rápido el lateral y vieron al arquero repuesto, aunque a contrapié. Con sutil remate cruzado, Roy Jáuregui decretó el 1-0.

Broncolofón

Los jugadores de San Pedro piden atención médica en singular coordinación. (Foto: prensa CCD Racing Club) 

Como era previsible, el asunto se descontroló. Desatada la reyerta, integrantes del comando técnico de San Pedro -al margen de un Miguel Mostto, quien se mostró tranquilo- fueron contra el árbitro, incluso a las patadas. Daniel Flores se volvió a comprar un escándalo como en 2013, aunque en esta oportunidad la teoría parece mucho más profunda: se inculpó a los integrantes de San Pedro de querer sabotear el partido (por el pésimo arbitraje) mandando "lesionados" al campo en el entretiempo, afirmando que "quedarse con cuatro jugdores menos en el 0-0 era sinónimo de un empate al final". Algo que también hubiese sido estrambótico e irracional, pues un final así se decreta cuando el equipo se queda con seis en cancha (cinco ausentes), y no siete como sucedió en el Racing - San Pedro.

Una vez más, la Copa Perú podrá dar la vuelta al mundo. Y si bien la frase inicial le perteneció a un escritor que nació en Bélgica, se hizo en Argentina y optó por la nacionalidad francesa en protesta por la Dictadura de Videla, una protesta en el "fútbol macho" también te hace cambiar de parecer. ¿Perder el partido así? Una posibilidad.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: prensa CCD Racing Club


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy