Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa Copa Perú tuvo tinte romanticón: en el arranque de la Departamental del Callao, el jugador Roberto Dioses del Cultural Peñarol, autor de un doblete en el triunfo ante Satélite, esperó el final del partido para, en complicidad con sus compañeros, proponerle matrimonio a su novia.

El "fútbol macho" tuvo otro detalle insólito, de esos que rozan con lo descabellado y, aunque no corresponden a episodios propios de un partido, ocurren -o se presencian- en el gramado. Esta vez la historia, más que pintoresca, fue propia de un guíon de telenovela: ocurrió en el arranque de la Etapa Departamental del Callao y tuvo a un protagonista que, valga la redundancia, se comportó como un crack durante y después del partido de su equipo. ¿Qué hizo? Pues simplemente sorprender a su novia y, en complicidad con sus compañeros, proponerle matrimonio.

La historia fue así: sobre el césped del estadio Facundo Ramirez de Ventanilla, alrededor de las 09:45, se enfrentaron Cultural Peñarol de Carmen de La Legua-Reynoso y Atlético Satélite de Ventanilla. El duelo correspondió a la fecha 1 del Grupo D de la Departamental del Callao y terminó en triunfo para los aurinegros por 3-1. No obstante, dicho marcador favorable no se cosechó tan facilmente: Satélite comenzó ganando con gol de Carlo Mario Márquez, pero Marco Canto igualó la contienda y, en los minutos posteriores, comenzó el show de la vedette del día, que respondió al nombre de Roberto Dioses. Este señor, que estuvo errático en el primer tiempo y al que casi lo sustituyen, anotó un doblete, a los 73' y 78' y, como los grandes, se robó el protagonismo una vez que el árbitro puso punto final al partido.

Los jugadores del Cultural Peñarol ayudan a su compañero Roberto Dioses para que, mediante la unión de palabras con un cartel, le pida matrimonio a su novia (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca)

Roberto Dioses, quien viste la '9' del Cultural Peñarol, y haciendo honor a su apellido, se comportó como los dioses. Antes de que arranquen las acciones, de hecho, ya había planificado su locura de amor con los compañeros de equipo, pese a que en el trámite parecía que tal situación se iba a desvanecer. Se puede decir que el haber facturado por partida doble le salvó la mañana y le dejó todo a pedir de boca. ¿Y en qué consistió su plan? En pedirle matrimonio a su novia, pero de la manera más elegante posible.

Para que tal premisa se cumpla, y sin importarle que KDT Nacional y la Academia Cantolao ya aguardaban para jugar el siguiente partido, Dioses no tuvo mejor idea que reunir a todos los integrantes de su plantel al centro de la cancha, con pancartas individuales de distintas letras, las cuáles, si se las ponía de manera ordenada, formaban la palabra "quieres casarte conmigo" (como se aprecia en el video). A la par, su flamante futura esposa se encontraba en la tribuna preferencial del recinto ventanillense, acompañada por su padre, quienes ante las potentes exclamaciones de los muchachos del Cultural Peñarol -el equipo de Dioses- no tuvieron más remedio que ingresar al terreno de juego.

 

 

Una vez en la cancha, y con Aldo Ramírez de DeChalaca como testigo presencial del episodio, Roberto Dioses hizo su sueño realidad: sin titubear, tal como lo hizo minutos antes frente al Satélite, le propuso matrimonio a su novia. Vaya uno a saber para cuándo, aunque la respuesta afirmativa que recibió fue el colofón perfecto para un partido que no se perderá en la intrascendencia. Y menos para Dioses, quien se llevó un par de recuerdos inolvidables del Facundo Ramírez de Ventanilla: los dos goles que le dieron el triunfo a su equipo, y la dicha de que, próximamente, pasará a la fila de los casados. Un grande.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto y video: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy