Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl ‘Matador’ hará su tercera participación en la Copa Sudamericana y buscará superar lo hecho en las ediciones 2010 y 2013. No obstante, para nadie es un secreto que el club carece de una planificación sostenida. ¿La apuesta actual dará resultados?

 

Mientras los demás equipos ya tienen un entrenador para afrontar el Descentralizado 2016, en Sport Huancayo todavía no hay una cabeza deportiva que dirija los destinos del club. Si bien el año apenas ha comenzado, mucho se ha hablado sobre la continuidad de Wilmar Valencia al frente del cuadro de la 'Incontrastable': “Ya renovó de palabra”, “para la directiva es prioridad” o “las negociaciones están por cerrar” son las frases de moda por ahora en Huancayo. Pero mientras no haya una respuesta final de ‘Bam Bam’, el 'Matador' pierde tiempo con un futuro incierto y sin un bosquejo de idea de juego.

Rojo de incoherencias

Sabido es, además, que en la esfera dirigencial huancaína las medidas que se toman son por lo general controversiales y duran lo que demora en beber un vaso con agua. Un ejemplo que se recuerda con mucho carisma es el despido del técnico Moisés Barack apenas Huancayo cayó goleado 4-0 ante Real Garcilaso por la primera fecha del campeonato 2013, o la separación de los brasileños Fabiano, Diogo y Juliau de Souza que fueron incorporados para afrontar la Copa Sudamericana 2010 sin jugar ni un solo minuto.

Con esos antecedentes, poco o nada se puede esperar de un Sport Huancayo que desde hace tres años no sabe lo que es un proceso continuo. El último sostenido fue con Roberto Mosquera allá por 2011, cuando el 'Matador' clasificó a la Libertadores. Al año siguiente, con Wilmar Valencia en su primera temporada en el banquillo, Huancayo accedió nuevamente a una Sudamericana; pero luego de eso se sucedieron diversos entrenadores que alborotaron al 'Matador' al punto de ponerlo al borde del descenso.

Lo que mató en 2015

Las bajas puedes complicar a Huancayo. (Foto: diario Primicia de Huancayo) 

Gracias a los torneos cortos, y con Valencia otra vez en el banquillo, Huancayo coronó una gran campaña durante el último trimestre y logró volver a un torneo continental. Algo meritorio aun cuando haya quedado un sinsabor reflejado en las declaraciones de Anier Figueroa -uno de los referentes del equipo- tras la derrota en la fecha final contra UTC: “Para un equipo chico estas oportunidades se presentan una sola vez en la vida”, dijo el colombiano en referencia resignada a a que la opción de título del Clausura estuvo al alcance de la mano hasta el último instante.

De hecho, 2016 se presenta como un gran desafío para Huancayo, que ha dejado partir a jugadores influyentes en ofensiva como Jhonny Vidales y el colombiano Luis Alberto Perea. En su reemplazo ha llegado el paraguayo Víctor Ferreira, quien cuajó un flojo desempeño con Ayacucho el año anterior; por lo demás, las altas y bajas que se han dado en Huancayo no permiten avizorar altas expectativas para lo que se viene.

¿La razón? Aun cuando la oncena base del 2015 se mantiene, para un equipo peruano el no contar con variantes que giren la historia de un partido resulta casi siempre un infortunio imposible de eludir. Por eso, si bien el inicio del Descentralizado quizá no afecte mucho al equipo, a nivel internacional -en el segundo semestre- a priori lo más probable, incluso estando lejos de conocer al rival potencial, es que el 'Matador' no avance de la primera fase.

El 'Matador' quiere olvidarse del recuerdo de 2010. (Foto: AFP) 

Así, la meta huancaína en 2016 sería tentar nuevamente otro cupo a la Sudamericana, aunque en este caso -asumida la distracción por la participación continental- quizá la lucha sea más por el último boleto. Casi como efecto búmeran, esa pugna vería afectada su papel en la competencia internacional, ya que los clubes peruanos cuando están a mitad del camino tienen que priorizar qué certamen conviene más, y la realidad indica que los torneos continentales del segundo semestre pasan a un segundo plano si se está peleando por un nuevo cupo que signifique un ingreso extra a las arcas.

Dadas las condiciones en que Huancayo planifica, sus proyecciones son a corto plazo y en algunos casos a última hora. Mucho peor será el escenario si es en vez de Valencia llega otro entrenador con otra propuesta y preferencia por ciertos jugadores. Lo único que se pide, ciertamente, es que no se repita nunca más aquel 9-0 ocurrido en Montevideo ante Defensor Sporting.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: diario Primicia de Huancayo, AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy