Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comHolanda, próximo rival de Perú, se encuentra en plena remodelación de su selección luego de no clasificar a Rusia 2018. A nombres ya reconocidos se le suman lo mejor que se puede encontrar en su alicaída liga.

Manolo Núñez | @Manolonf
Columnista Editorial

A propósito del esperado Holanda - Perú, en DeChalaca presentamos un artículo desarrollado originalmente como parte de Negocios & Fútbol Rusia 2018, publicación de Semana Económica. Un análisis que permitirá conocer el panorama actual del fútbol holandés, que pese a su ausencia en la última Copa del Mundo, muestra algunos cambios.

El fútbol holandés siempre ha sido reconocido por los cambios al juego que le hizo durante la década de los setenta, personificados en Johan Cruyff. El mítico exjugador del Barcelona y Ajax adaptó esos cambios al estilo de sus equipos en los noventa y creó dos escuelas que sobreviven hasta hoy. Entre 1994 y 2014, muchos grandes equipos y jugadores fueron apareciendo en el fútbol tulipán; Dennis Bergkamp, Frank de Boer, Edgar Davids, Clarence Seedorf, Ruud Van Nistelrooy, Wesley Sneijder, Arjen Robben y Robin van Persie fueron solo algunos de las decenas de excelentes jugadores que surgieron en los grandes clubes holandeses.

Pero el fracaso de no clasificar al Mundial de Rusia es algo que no ha resultado ser tan sorpresivo si se toma en cuenta que Holanda no clasificó a las Eurocopas del 2012 y 2016. Lo irónico es que sí clasificó a los mundiales del 2010 y 2014, llegando a la final en el primero y a ser tercero en el segundo. La selección de esta década se sostuvo siempre en el trío Sneijder, Robben y Van Persie, protagonistas en los mundiales mencionados.

Robin Van Persie, Arjen Robben y Wesley Sneijder, un trio tremendo en Holanda. (Foto: AFP) 

La pregunta que queda, pues, es por qué en Holanda no han surgido más jugadores de igual nivel en los últimos años. Varios factores aparecen como posibles respuestas, y la principal es la pérdida de importancia que ha tenido la liga holandesa en el contexto europeo en los últimos años. Los clubes holandeses han sido históricamente reconocidos por ser un buen primer paso para jugadores extranjeros –en especial latinoamericanos y africanos- para adaptarse a la vida europea y a la dinámica de juego. Quizás el último gran jugador que comenzó su periplo europeo en Holanda fue Luis Suárez, quien aterrizó en el Groningen y luego pasó por el Ajax de Ámsterdam.

Pero otras ligas comenzaron a aparecer como buenas opciones de adaptación, casos de Portugal e Italia, que comenzaron a concentrar a buena parte de los jugadores latinoamericanos menores de 23 años en Europa. La similitud del idioma y los parecidos culturales se impusieron a una liga holandesa que también comenzó a verse superada en la repartición de los ansiados pagos por los derechos de televisación.

En un fútbol en que el Barcelona se embolsa 160 millones de euros por derechos de televisión, es muy difícil –por no decir imposible- que un club como el Ajax, que cuenta con un presupuesto de 65 millones de euros –el más alto de la Eredivisie y que por televisión recibe apenas 9.2 millones de euros- pueda competir. La cifra se ve aún más crítica cuando se compara con clubes como el Swansea City (112.8 millones de euros por televisión) y Leicester City (100.3 millones de euros por televisión) que no son clubes tradicionales a nivel europeo y que rara vez juegan competencias europeas.

¿Un Heerenveen - VVV-Venlo puede ser atractivo para un seguidor no asiduo de la Eredivisie? (Foto: Venlonaren) 

Estas diferencias volvieron a la liga poco atractiva y fuerzan a que los clubes holandeses tengan que vender rápidamente a sus grandes figuras a montos bajos si se toman en cuenta las cifras que se han dado en la última ventana de transferencia europea. Los clubes holandeses siguen siendo reconocidos por su capacidad de desarrollo de jugadores jóvenes, pero la falta de competencia de alto nivel ha hecho que ya no tengan el diferencial que se daba antes y eso también involucra a los jugadores holandeses que llegan a jugar partidos de alto nivel solo cuando dan el salto a ligas como la inglesa, alemana o española.

Finalmente, la Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) ha sufrido varios cambios a nivel dirigencial que impiden ver con claridad hacia dónde se está apuntando a futuro. Con Eric Guidde como CEO, una de sus prioridades era nombrar un nuevo director deportivo que supla a Hans van Breukelen, quien dejó el cargo en junio de 2017. En esa línea, contrató a Art Langeler en la nueva posición de director de desarrollo de fútbol.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP, Venlonaren


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy