Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAlemania acumuló dos derrotas en la fecha doble de la Liga de las Naciones y es casi seguro que bajará a la Liga B de este novedoso torneo. Los resultados en la cancha comienzan a ser un reflejo de la ruptura que existe dentro del vestuario y que tuvo su momento álgido con la renuncia de Mesut Özil a su selección.
Manolo Núñez | @Manolonf
Columnista Editorial

Hace un año, luego del éxito en la Copa Confederaciones, Alemania era halagada por la calidad de su plantel y del universo de jugadores convocables. Un año después, acumula seis derrotas -incluyendo dos en la fase de grupos de Rusia 2018- y comienza a dar una sensación de fragilidad que quizás nunca ha dado Die Mannschaft a lo largo de su historia.

¿Cómo se explica que una de las federaciones que mejor trabaja a todo nivel y que cuenta con uno de los universos de jugadores convocables de mayor calidad pueda estar pasando por el peor año de su historia?

Muñeca desgastada

Los focos apuntan al entrenador, Joachim Löw, quien ganó dos títulos con su selección y que está en el cargo desde la salida de Jürgen Klismann en 2006. Pareciera que ha sido la aparición de nuevas figuras lo que ha terminado complicando al seleccionador teutón, al que se le critica principalmente el hecho de seguir confiando en los jugadores que fueron campeones del mundo.

De cara a la Copa del Mundo, ¿Manuel Neuer estaba en mejor momento que Marc-André ter Stegen? (Foto: AFP) 

El primer problema partió con la convocatoria de Manuel Neuer, quien se pasó la temporada pasada con casi cero minutos disputados y terminó siendo titular en Rusia -por delante de Marc-André ter Stegen- y dejando fuera de la lista final a Bernd Leno.

A eso se le sumó la ausencia de Leroy Sané, quizás la gran figura emergente de Alemania en los últimos años, y la confianza en jugadores como Thomas Müller o Jerome Boateng que no venían teniendo temporadas sólidas en su club. La preferencia por estos jugadores causó fastidio en la hinchada alemana, especialmente por la insistencia del seleccionador a confiar en los jugadores del Bayern.

El caso Özil y el estilo caduco

El gran tema que envolvió a la selección alemana en la polémica fue la foto que se tomaron tanto Ilkay Gundogan como Mesut Özil con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. En Alemania se cuestionó muchísimo el "apoyo" que dieron los jugadores al cuestionado político y terminó con comentarios fuera de lugar tanto del presidente de la DFB como de políticos alemanes.

La situación de Mesut Özil y la selección de Alemania terminó por romper cualquier síntoma de armonía. (Foto: AFP) 

Todo eso llevó a que Özil decidiera renunciar a la selección una vez acabado el Mundial, algo que generó más rechazo por parte de los hinchas y que terminó con comentarios de jugadores cuestionando la decisión del volante del Arsenal. En ese caos, la eliminación de Alemania del Mundial también trajo a la luz el hecho de que el estilo con el que cuatro años antes habían ganado la Copa en Brasil, había sido desnudado y superado.

Pero más allá de estrategias y tácticas, la falta de liderazgo y de empuje es un mal que tiene esta selección de Löw que puede dominar la posesión y el trámite del partido, pero que erra mucho frente al arco contrario y es propensa a ser tomada mal parada a la contra. Con poca entrega y una ambiente tenso, no es de sorprender que ya se esté hablando de una posible salida del seleccionador, algo que no es tan sencillo, tomando en cuenta que la DFB renovó a Löw antes del Mundial hasta el 2022. ¿Qué es lo que le depara el futuro cercano a Die Mannschaft? El próximo partido ante Holanda por la Liga de las Naciones de la UEFA lo definirá.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy