Foto: Prensa FPFLa Liga1 presentó su nuevo formato para 2021, temporada que comienza el 12 de marzo. Como es costumbre, DeChalaca analiza el formato y explica, sobre todo, el sentido de la fecha de clásicos incluida en la Fase 1.

La Liga1 ingresa a su tercera temporada en medio del momento más complicado de una pandemia que, sin duda, ha condicionado bastante de su desarrollo reciente. Dentro de lo bastante que aún tiene por optimizar, en 2020 el torneo fue uno de los seis en Sudamérica que consiguió culminar su temporada antes del final del año calendario, y el segundo en terminarlo con mayor anticipación -solo Venezuela, que cerró su temporada el 15 de diciembre, lo cerró con anterioridad-.

De cara a la temporada que viene, la atroz segunda ola de contagios que vive el país postergó en dos semanas la fecha inicialmente prevista para el comienzo del torneo, que se trasladó del 26 de febrero al 12 de marzo. Felizmente, eso no tendría en principio por qué alterar la estructura central del calendario, que contempla cierto margen de holgura ante la eventualidad -y vistas las medidas recientes, alta probabilidad- de que la situación sanitaria vuelva a complicarse y exija nuevas paralizaciones del fútbol.

¿Cuál es el formato de la Liga1 2021?

El torneo se divide en tres etapas:

Los dos grupos de la Fase 1. (Ilustración: Santiago Carbajal / DeChalaca.com) 

- Fase 1 (12 de marzo al 22 de mayo): Consta de dos grupos de nueve equipos cada uno. Se enfrentan en una sola rueda (nueve fechas), con la particularidad de que los dos clubes que deberían descansar en cada grupo en una jornada se enfrentarán entre sí en el llamado Clásico de la Fecha, partido que añadirá puntaje a la tabla del grupo respectivo. Los dos equipos que terminen en primer lugar de cada grupo se enfrentarán en la final, cuyo vencedor clasifica a la Copa Libertadores y avanza a las semifinales de la temporada.

- Fase 2 (16 de julio al 29 de noviembre): Consta de una rueda de enfrentamientos todos contra todos (diecisiete fechas). El equipo que termine primero clasifica a la Copa Libertadores y avanza a las semifinales de la temporada.

- Definiciones (1 a 19 de diciembre): Partidos de ida y vuelta en la misma modalidad de 2019 y 2020. Si los dos campeones de Fase 1 y Fase 2 son también los dos primeros clubes del acumulado de ambas Fases, juegan directamente la final por el título nacional; si hay un solo club que supere en el acumulado a uno de ellos o ambos, ese equipo disputa una semifinal contra el peor ubicado de los dos campeones, mientras el mejor campeón clasifica directamente a la final; y si hay dos clubes mejores que ambos campeones en el acumulado, se disputan dos semifinales en emparejamientos.

Fixture del Grupo A de la Fase 1 (Foto: Prensa FPF) 

Fixture del Grupo B de la Fase 1 (Foto: Prensa FPF) 

En la práctica, el torneo sigue un formato muy similar al de 2020, con la diferencia de que lo que el año pasado fue Fase 2 ahora es Fase 1, y viceversa.

¿Cómo se definen las clasificaciones a torneos continentales y el descenso?

- Clasifican a Copa Libertadores: Todos los semifinalistas. Si son menos de cuatro, se añaden a la lista los inmediatamente mejor ubicados del acumulado.

- Clasifican a Copa Sudamericana: Además del campeón de la Copa Bicentenario, clasifican los tres clubes mejor ubicados en el acumulado fuera de los clasificados a la Libertadores. Si el campeón de la Copa Bicentenario es luego uno de los semifinalistas, cede su cupo al cuarto mejor ubicado en el acumulado acumulado fuera de los clasificados a la Libertadores.

El Wanka - Vigo de 2001 fue la última promoción disputada en el fútbol peruano antes de la que se jugará en 2001. (Foto: diario El Comercio, suplemento Deporte Total) 

- Revalida la categoría: El ubicado en puesto decimosexto (antepenúltimo) del acumulado disputará una promoción contra el subcampeón de la Liga2, en partidos de ida y vuelta.

- Descienden de categoría: Los ubicados en los puestos decimosétimo (penúltimo) y decimoctavo (último) del acumulado. En principio, serán reemplazados por los campeones de la Liga2 y la Copa Perú, aunque todo dependerá de que esta última pueda disputarse en función de la pandemia.

¿Cuándo y quiénes disputan la Copa Bicentenario?

Se llevará a cabo entre el 28 de mayo y el 28 de julio. En 2021 lo disputarán 30 clubes: los 18 de Liga1 y los 12 de Liga2. Como se sabe, al ser un certamen de formato Copa multicategoría, estadísticamente no pertenece ni a la Liga1 ni a la Liga2 ni agrega puntajes a ellas, sino lleva su propio registro.

¿Es adecuado el formato elegido?

La final es casi un mal necesario e inevitable para el fútbol peruano. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

En DeChalaca hemos manifestado hasta el cansancio que cualquier formato para un torneo de liga que no sea dos ruedas todos contra todos en el cual el campeón sea el equipo de mayor puntaje -como ocurre en el fútbol del Primer Mundo- es subóptimo. Pero en el entendido de que en el fútbol peruano existe una exigencia comercial de quienes financian el torneo de que necesariamente se dispute una final por el título, repetir la experiencia de 2020 es el camino más eficiente. Por un lado la pandemia -que puede detener el torneo en cualquier momento- y por otro la necesidad de que no se deje de disputar en 2021 la Copa Bicentenario obligan a que el calendario sea acotado y no tenga, por ejemplo, 34 fechas como en 2019.

¿Pero no se podría tener 34 fechas con dos fases idénticas si, por ejemplo, se emplearan algunos miércoles?

No, no y mil veces no. Si existe un especial gran acierto de parte de la gestión de la Liga1 actualmente ese es tener claro que los torneos de liga deben disputarse los fines de semana, y que las mitades de semana son para los torneos de copa tanto locales (como la Bicentenario) como internacionales (Libertadores o Sudamericana). Con el calendario elegido, el número de fechas de Liga1 a mitad de semana es cero. Y eso es un enorme alivio para los futbolistas, que pueden tener mayor tiempo de reposo; para los entrenadores, que pueden planificar mejor su trabajo; para los medios de comunicación, que no están obligados a jornadas maratónicas y además tienen mayor tiempo para vender mejor el producto al público; y en definitiva para el aficionado, que no tiene que elegir entre ver torneos locales e internacionales y puede disfrutar de ambos.

¿Pero cómo hará la Liga1 si los domingos siguen siendo restringidos para el desarrollo de actividades debido a las restricciones sanitarias?

Pues disputará sus jornadas los días viernes, sábados y lunes. Es decir, aquellos que no chocan con los partidos de certámenes de Conmebol (que se disputan los martes, miércoles y jueves). Así se aseguran los espacios de exigencia física y exposición necesarios para cada cual.

¿Qué sentido tiene la existencia del Clásico de la Fecha en la Fase 1?

La comidilla del sorteo fue la introducción de la fecha de clásicos. (Foto: Prensa FPF) 

En principio, el propósito de establecerla es conseguir que ningún club se quede sin actividad, puesto que al descansar un equipo por grupo sería insensato no darles la chance de enfrentarse. Eso ayuda además a que la televisión estructure nueve partidos por semana como oferta en su grilla a lo largo de todo el año.

Pero más allá de eso, lo que una fecha de este tipo ofrece es la oportunidad de potenciar las rivalidades existentes entre diversos clubes. Es un absurdo centralista o elitista creer que el único clásico del fútbol peruano es el Alianza Lima - Universitario: indudablemente se trata del más importante por mucho, pero eso no lo vuelve excluyente. Partidos como el Mannucci - Vallejo o el Cienciano - Cusco, por ejemplo, necesitan consolidarse como clásicos; es fundamental para el desarrollo de un fútbol fuerte que existan más partidos de este corte porque eso despierta más interés del público. No comprenderlo es reflejo de una falta de visión para la evolución del producto, y sinceramente preocupa que haya a quienes le cueste entenderlo sobre todo entre deportistas y prensa deportiva.

Ahora bien, en DeChalaca creemos que podría haberse estructurado de otro modo puntualmente dos de los emparejamientos. Sembrar a Sport Boys con Academia Cantolao tenía todo el sentido del mundo si hubieran existido localías en el torneo (por el uso del Miguel Grau del Callao), pero al disputarse en campos neutrales el clásico de los rosados tendría que haber sido contra Deportivo Municipal, el equipo con el que guardan mayor rivalidad histórica. Algo similar ocurre con Alianza Atlético y UTC, que pese a ser equipos que mantienen una importante rivalidad desde la época de los Regionales Norte fueron emparejados con FC Carlos Stein y Alianza Universidad, respectivamente. Es presumible que en este caso haya primado más un criterio de paridad deportiva, sobre todo dado que el 'Vendaval' recién vuelve a la Liga1, pero igual era una bonita ocasión de reivindicar su duelo con el 'Gavilán'.

¿Es positivo o negativo que el torneo, al menos en la Fase 1, vuelva a disputarse solo en Lima?

A pesar de ser la ciudad más afectada por la pandemia, Lima es la única que reúne condiciones para lidiar con cualquier eventualidad sanitaria en el certamen. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Más que uno u otro, es ante todo inevitable de momento. La pandemia arrecia y solo la capital ofrece las garantías tanto de oferta sanitaria como de infraestructura ante cualquier eventualidad. Existe la intención explícita de que la Fase 2 pueda volver a ser descentralizada, pero eso dependerá de la evolución de la pandemia que, a primera impresión y dada la coyuntura política y de gestión sanitaria, difícilmente ceda terreno en el país para mitad de año.

Lo que sí resultará importante es entender que el hecho de que el torneo se dispute por ahora solo en Lima no debe, a futuro, romantizar la nostalgia de un torneo centralizado que añoran diversas voces que evocan los tripletes y las antiguas liguillas del estadio Nacional como una panacea que nunca fueron. Varios de los males endémicos del fútbol peruano en el plano internacional como no saber jugar de local o visita proceden de ese lastre histórico, y el terreno ganado en materia de descentralización de 1992 a la fecha es algo que no debe perderse. Es verdad que en Lima hay mejores canchas y que eso permite un fútbol más vistoso, pero eso a lo que debe llevar es a que el sistema trabaje para que en las diversas ciudades del país haya también buenas canchas. En visión de DeChalaca, que el fútbol sirva de vehículo integrador para un país tan diverso como el Perú es un objetivo mucho más importante que ver un partido con muchos goles o toques de balón.

¿Qué otras oportunidades ofrece 2021 para el fútbol profesional peruano?

Básicamente ante todo que en medio de una desgracia como la que el país está viviendo, exista una actividad distractiva que pueda ofrecer alegría, pasión y esparcimiento. Que haya podido llegar a jugarse el campeonato en 2020 y que en 2021 se pueda disputar debe ser motivo de satisfacción para todos quienes conforman la familia del fútbol peruano, como reflejo de que aún en tiempos difíciles un proyecto común puede llevarse a cabo.

¿Habrá clásico en 2021? La Copa Bicentenario abre la posibilidad. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Además, en particular, la coyuntura del descenso de Alianza Lima abre la opción de que la Liga2 consolide el proceso de fortalecimiento que ha venido experimentando desde su creación, para que se comprenda que todos los clubes de la Liga de Fútbol Profesional (Liga1 y Liga2) conforman una sola élite que está por encima del resto del sistema. En ese sentido, la Copa Bicentenario tiene una chance inmejorable de establecerse como un torneo permanente en adelante en este año, no solo porque justamente será el año de la celebración del bicentenario de la Independencia (con la final del certamen establecida para el mismo 28 de julio), sino que permitirá que quizá Alianza sí pueda enfrentar a Universitario o a Sporting Cristal durante la temporada. Tiene que quedar claro: un fútbol sólido y moderno necesita torneos competitivos tanto de liga como de copa, y felizmente el Perú, siempre a sus tumbos, parece ya estar caminando hacia ese rumbo.

Fotos: Prensa FPF; diario El Comercio; Pedro Monteverde y Fabricio Escate / DeChalaca.com


Comentarios (1)add
...
escrito por Federico , marzo 01, 2021
Me extraña que DeChalaca defienda la "siembra" en los populistas "clásico de la fecha".
DeChalaca siempre se ha caracterizado por promover la "equidad deportiva" por encima de este tipo de ideas populistas. Si se "necesitaba" ese partido extra (algo con lo que discrepo, al jugarse sin público no había mayor problema con que ese equipo descanse... de paso que se "notaba" que es mejor tener 16 equipos en primera y 16 en segunda, que 18 en primera y 12 en segunda...) lo hubieran hecho de alguna forma que represente los resultados deportivos: juntar a los equipos según el resultado en la tabla 2020. Igual hubieran tenido su "U-Cristal" que tanto quieren... luego el 3 con el 4, etc. Qué sentido tiene hablar de "clásicos regionales" cuando se juega sin público???
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy