Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa salida de Zinedine Zidane y sobre todo de Cristiano Ronaldo cerraron un ciclo importante en la historia del Real Madrid. Tres Champions League seguidas significaban un hecho inédito. ¿Florentino Pérez supo afrontar la renovación de la mejor forma?

    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

A pocos días del debut de España contra Portugal en Rusia, las portadas no hablaban de la alineación ibérica, sino de la llegada de Julen Lopetegui al Real Madrid. Las formas no se tomaron en cuenta y las consecuencias fueron letales: España improvisó en el Mundial con Fernando Hierro y se despidió en octavos de final, mientras que Lopetegui solo duró en tienda merengue hasta finales de octubre, pues fue destituido ante el mal funcionamiento del equipo, principalmente en La Liga.

Sin duda, la salida de Cristiano Ronaldo es complicada de reemplazar. Se habló de muchos nombres, pero la política merengue parece enfocarse más en jugadores con futuro que en gastar cifras millonarias para fichar a grandes estrellas.

El conjunto blanco siempre buscó fichar a la estrella del Mundial. En esta ocasión, Luka Modric ya estaba en su plantel. Para el ataque las incorporaciones fueron Mariano Díaz y Vinicius Junior; se cedió a Borja Mayoral al Levante y a Raúl de Tomás al Rayo Vallecano. Y está en veremos si Rodrygo llega en este periodo o para la próxima temporada desde el Santos, dado que los brasileños pidieron extender la cesión hasta finales de junio.

 

El Madrid sigue vigente en las tres competiciones con Santiago Solari en el mando y con contrato hasta el final de la temporada. Si bien sigue vivo en cada torneo, sufre cada vez más y se aleja poco a poco del Barcelona, que ya está a 10 puntos.

No es un tema de falta de dinero; el Madrid no está en crisis, pero tampoco puede mantener las apuestas de alto riesgo. En este momento debe fichar a un jugador consolidado antes que seguir cultivando jóvenes, como hicieron con Raphael Varane (18), Karim Benzema (21), Marcelo (18), Casemiro (21), Isco (21), Mateo Kovacic (21, hoy cedido al Chelsea), Marco Asensio (18), Theo Hernández (19 y cedido a la Real Sociedad). A veces soltar la chequera es necesario: la salida de Cristiano no es un tema ligero, pues entraron 105 millones de euros.

Por eso, en parte, llegó Vinicius por 45 millones de euros, cantidad superlativa pues aún no había debutado en Primera División cuando se concretó la operación. Estuvo lejos, eso sí, de los 220 millones de Neymar o los 145 millones de Karim Mbappé al PSG; ni siquiera cerca de los 120 millones que Barcelona pagó por Coutinho, el fichaje más caro de la Liga Española. El más caro de la historia del Real Madrid es Gareth Bale por 100 millones, aunque las lesiones no le permiten rendir al máximo, y probablemente el galés será vendido para compensar la llegada de una nueva estrella a Chamartín.

 

¿Pero cómo está el mercado? Se especula con varios nombres. Los más destacados son Eden Hazard y Christian Eriksen, y obviamente no resultan baratos. Frenkie de Jong se va al PSG o al Barcelona, mientras que Mauro Icardi y Timo Werner han dejado en stand by sus renovaciones —tampoco se irían por poco dinero—.

Por ahora la opción más saludable es Krzysztof Piatek del Génova: lo ha pedido Santiago Solari y solo costaría 30 millones de euros. De momento, ante las lesiones de Mariano y Benzema, Cristo González es la única alternativa de ataque.

Igual el Madrid sigue fichando jóvenes. Llegó Brahim Díaz por 17 millones de euros con 19 años de edad y apenas 15 partidos en el Manchester City como profesional. ¿Hasta cuando aguantará Florentino Pérez —y su billetera—?

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Getty Images


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy