Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com

Hoy 12 de junio de 1970, vale preguntarse cuántas generaciones de peruanos crecieron escuchando hablar del paso por Berlín y de los héroes de la blanquirroja. Se ha esperado 34 largos años para que el pabellón nacional se ice airoso en el primer plano del fútbol mundial. Ha sido una vigilia llena de nostalgias y evocaciones; una ansiedad por la que ojalá nunca más el fútbol peruano tenga que atravesar: ¡más de tres décadas para que el planeta sepa que en este país se trata bien al balón!

Estos son los artífices de nuestra felicidad pasajera, casi balsámica en medio del dolor que la tierra que sentimos temblar hace algunos días nos produjo. Porque con Rubiños en el arco, más allá del puntual yerro contra Bulgaria, la defensa ha sido colosal. Porque Gonzales -que tuvo que sustituir al final a Campos y por eso estuvo premonitoriamente incluido en la canción-, Orlando de La Torre, Nicolás Fuentes y el inmenso, magnífico y sustantivo Chumpitaz han sido baluartes. Porque Chale, Mifflin y Cubillas han sido tan grandes como 'Perico' León, gracias a su estilo genuino, a su repertorio de pista de asfalto, a su peruanidad hecha fútbol. Porque Baylón y Alberto Gallardo no solo completan la selección: la edifican por esas puntas donde búlgaros y marroquíes los han sufrido, así como padecieron a Sotil, ese injerto emblema de nuestro carácter más autóctono al servicio de la patria.

Es Perú, Perú para todo el mundo, como diría don Humberto Martínez Morosini al final de alguno de sus relatos. Es el país que este domingo 14 al mediodía tiene una cita con la historia y con Pelé, Jairzinho, Tostao, Gerson, Rivelino y demás monstruos. A ellos se opondrá este sentir de ricas montañas, hermosas tierras y risueñas playas. ¡Kausachun Perú!

Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy