Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comTodo comienza por algo, y para Atlético Torino de Talara su historia grande en el fútbol peruano comenzó hace 45 años, cuando ganó por primera vez la Finalísima de la Copa Perú con el paraguayo César Cubilla como técnico.

 

Fundado el 20 de marzo de 1957, Atlético Torino, el emblemático equipo de Talara que actualmente disputa la Segunda División, tuvo que esperar 13 años para llegar hasta el momento cumbre de su entonces corta historia. Atrás quedaron rivales como el Deportivo Ferrocarril de Zarumilla, Asociación Bancarios de Jaén y Unión Tumán de Lambayeque, todos campeones de su zona y a los que superó en la fase previa para poder llegar a la Finalísima en Lima.

El pueblo talareño, que dos años antes había visto cómo Sport Chorrillos (su primer representante en la instancia decisiva del ‘fútbol macho’) perdió el título en la última jornada, volcó esa temporada todo su apoyo sobre el ‘Taladro’, con el que esperaban cobrarse una revancha de la mano de un técnico paraguayo que aún resultaba poco conocido en el medio: el ‘Cabezón’ César Cubilla.

Paso 1: Caídos del cielo celeste

La primera jornada se jugó el domingo 26 de abril y el primer partido, precisamente, le correspondió a Atlético Torino, que a las 11:45 de la mañana en el estadio Nacional comenzó a enfrentar al campeón cusqueño, el Deportivo Garcilaso. El árbitro Pedro Reyes pitó las acciones de un choque que el ‘Taladro’ encaró con el siguiente once: Ricardo Taboada, Jorge Albán, Elard Arévalo, Víctor León, Segundo Maldonado, José Novoa, Luis Ramírez, Fernando Guerrero, Humberto Arévalo, Lizandro Rivas y Félix Juárez.
Félix Juárez quedó enterrado en el área luego de batir al arquero Dante Febres y darle el triunfo a Torino sobre Deportivo Garcilaso (Recorte: diario El Comercio)
Del partido se destacó la voluntad ofensiva de los talareños que durante el primer tiempo obligaron al portero Dante Febres a salvar hasta en tres ocasiones su pórtico. Sin embargo, el primer ataque que culminó en las redes se dio en la etapa final y fue obra del Garcilaso, que a los 60’ culminó Francisco Bárcena tras una pelotera en el área. Pero todo no pasó de un susto, pues la acción resultó anulada por los árbitros ante un fuera de juego. El gol que sí valió y que decidió el juego para Torino se dio a los 71’ por medio de Juárez, que con un suave toque al balón ante la salida del arquero cusqueño tras un tiro libre selló el 1-0.

Paso 2: Dominando la selva

En la siguiente jornada, Torino se enfrentó ante el otro equipo que en la primera fecha también había ganado: Colegio Nacional de Iquitos. Fue en esta condición que les tocó ocupar el tercer turno de partidos, el que empezó a las 21:00 horas, pero la paridad culminó ahí, porque en la cancha la diferencia fue amplia, todo gracias a la velocidad de los punteros del ‘Taladro’ y a un valor que resultó altamente efectivo: Fernando Guerrero.
Ricardo Taboada, golero de Torino, controla el balón en una de las incursiones que realizó CNI en busca de evitar la derrota (Recorte: diario La Crónica)
El primer gol llegó con un tiro libre que ‘Muchachito’ Guerrero hizo efectivo a los 30’, mientras que el segundo se dio un minuto después mediante un golpe de cabeza de Félix Juárez que mereció una ovación cerrada de las tribunas por su vistosidad. En el complemento llegaron otros dos tantos de Guerrero (a los 59’ y 70’) que sentenciaron la tibia, pero inefectiva, reacción de CNI en el reinicio, aunque los loretanos igual lograron el descuento recién en 80’ con Adolfo Cáceres.

Paso 3: Grande margen

Dueño de la punta en la Finalísima, a Torino le tocó dar el siguiente paso contra Defensor Casa Grande, que hasta entonces llevaba dos empates y que llegó a esta instancia con la expectativa de repetir lo que habían hecho los representantes de La Libertad en las anteriores ediciones al ganar el torneo. Pero para cuando acabó su encuentro el 3 de mayo, esa idea se desvaneció por completo pues los de Talara ratificaron su gran momento.
El grito de gol de Lizandro Rivas sacude el Nacional luego del primer tanto de Torino en la valla del Casa Grande (Recorte: diario La Crónica)
De cabeza se adelantó en el marcador el ‘Taladro’, pues a los 14’ Lizandro Rivas abrió la cuenta y luego, a los 31’, Félix Benítez repitió el gesto para estirar la diferencia a dos. De ahí en más el protagonismo se lo llevaron las expulsiones del árbitro Enrique Montes, que antes de culminar la primera etapa echó del campo a Humberto Arévalo de Torino y Eloy Ávalos del Casa Grande. En el segundo tiempo también vio la roja Enrique Gil en el cuadro casagrandino, aunque su salida no influyó en el resultado pues todo culminó antes con los goles de Rivas en 47’ y José Talledo -el descuento- a los 49’ que sellaron el 3-1.

Paso 4: La unión fue norteña

Con seis puntos acumulados, lo que también se comenzó a juntar en Atlético Torino fue un mar de preocupaciones por no repetir los errores que antes le costaron quedarse en el camino a Sport Chorrillos. Así lo manifestaba su técnico César Cubilla en la previa del partido frente a Unión Ocopilla de Huancayo, que junto a FBC Melgar y CNI lo seguían en la tabla con tres unidades y que dependían de una derrota del ‘Taladro’ para seguir en carrera.
La pelota dentro del arco señala el gol decisivo de Luis Ramírez que le dio la victoria a Torino sobre Unión Ocopilla (Recorte: diario La Crónica)
Finalmente el 6 de mayo fue el día en el que todos los nervios en Talara se calmaron, ello pese a que los huancaínos se jugaron su mejor partido hasta entonces en el torneo. Dominaron el juego, tuvieron dos ocasiones que se estrellaron en los postes del arco de Ricardo Taboada, pero no hubo caso, esa noche no les pertenecía. A quien sí le perteneció fue a Luis Ramírez, que abrió el marcador a los 16’ y se hizo nuevamente presente en 80’, de cabeza, un tanto tranquilizador para los talareños pues diez minutos antes Óscar Ferreyra había empatado para el Ocopilla. Torino ganó 2-1 y ya nadie lo podía alcanzar, por lo que a falta de una fecha se coronó por primera vez campeón de la Copa Perú, aunque el trofeo lo recibió recién tras cerrar su campaña con Melgar.

Paso 5: Con rocotos en el ojo

Con todo definido, a los seis equipos ya no les resultaba de interés culminar la Finalísima, aunque la Federación Peruana de Fútbol, que se encargó de organizar esta etapa, los conminó a cumplir con lo programado. Así, lo único que podía tener atractivo era ver si Torino podía completar un puntaje perfecto, pero al frente tenía a FBC Melgar, que en su cuarta participación en pos del título se quedó una vez más en el camino.
Con la Copa Perú en alto, Torino cerró su primer título pese a perder ante Melgar en la última jornada (Recorte: diario La Crónica)
A diferencia de las otras jornadas en las que usó su acostumbrada camiseta granate, ante los arequipeños emplearon un uniforme blanco, pero lo que también varió fue el once titular, ya que el ‘Cabezón’ Cubilla optó por hacer alinear hasta a cinco elementos no habituales hasta ese momento. Pese a esta ventaja el cuadro dominó demoró en plasmar su mejor accionar en el marcador, lo que consiguió recién a los 70’ mediante un penal ejecutado por Luis Ponce Arroé. Fue el 1-0 y última acción de valor antes de la entrega de la Copa Perú al capitán Humberto Arévalo, momento cumbre para el ‘Taladro’, pero ante muy poco público pues apenas acudieron al Nacional 2,703 espectadores.

Colofón: Deuda categórica

Un mes después de lograr el ascenso a Atlético Torino le tocó debutar en la Primera División. Sufrió como casi todo equipo que por primera vez experimenta la máxima categoría, ya que no evitó caer en el grupo que peleó el descenso, pero al final salvó la situación y se mantuvo por cuatro temporadas en ella.

Aquella Copa Perú marcó un episodio importante para el fútbol talareño porque desde entonces pasó a ser conocido y respetado, aspirando con los años a ser cada vez más protagonista, lo que logró al clasificar a la Libertadores en 1980, aunque siempre manteniendo una deuda importante en lo institucional que mantiene hasta estos días en los que aún pugna por recuperar el lugar que hace 45 años ganó.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios La Crónica y El Comercio


Comentarios (2)add
...
escrito por carlos , diciembre 08, 2015
Torino es y seguirá siendo grande en Talara y todo el norte, carajo, por su rica historia futbolística.
...
escrito por manuel augusto de chulucanas , junio 05, 2016
Torino es Torino, lamentablemente no hay empresas serias que lo apoyen. Tambien la segunda profesional economicamente no es rentable. Torino dio buenos jugadores: paco montero, muchchito guerrero, pata de rana zapata, la patoja arevalo, y otros.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy