Foto: Prensa FPFLlacuabamba venció 2-1 a Aurich y sumó su segunda victoria consecutiva. En tanto, el 'Ciclón' perdió el invicto en la Fase 2 y recayó en serias lagunas en materia ofensiva.
Luis Pérez | @luisperezadrian
Redactor

En la lucha por el ascenso a la máxima categoría del fútbol peruano, nada está escrito y ni mucho menos sentenciado. Evidencia de ello es que entre el puesto siete y el primero de la Fase 2 se tiene una diferencia mínima de tres puntos. Las posiciones varían constantemente y las rachas suponen solo un indicador de referencia, puesto que en el momento de la verdad poco o menos importan.

Sin embargo, que dos escuadras dejen el alma en la cancha no es garantía de tener un encuentro entretenido. Ello ocurrió este jueves 26 en el semifondo del sintético de San Marcos. Si Deportivo Llacuabamba en la jornada anterior bombardeó de ocasiones de gol a un indefenso Deportivo Coopsol, el rostro del equipo minero ante el 'Ciclón' -con la única variante de Erick Alexandro Torres reinventado como carrilero en el once inicial- fue completamente diferente. El equipo de Parcoy aprovechó las distracciones chiclayanas en los minutos iniciales de cada tiempo y luego cerró fábrica.

Juan Aurich, por su parte asombró con la ausencia de Víctor Ulloa en el arco. El guardameta observó desde las gradas el desempeño de Ismael Quispe, quien no era titular desde la fecha 4 de la Fase 1. Y dada la baja del capitán Gustavo Collante (expulsado ante Santos), Leonardo Carrillo tuvo que hacer dupla en primera línea con Juan Manuel Martínez. Lo cierto es que más allá de los cambios nominales, si de algo carecieron los dirigidos por José Soto fue de intensidad en los metros finales.

Campodónico es barrido por Sánchez ante la mirada de Mayo. El volante del 'Ciclón' estuvo bien repelido y no pudo desplegar su fútbol. (Foto: Prensa FPF) 

Sucedió que Danny Kong y Santiago Córdoba no fueron flanqueados correctamente en sus tareas ofensivas por Rick Campodónico o Alejandro Ramírez. Ni el ingreso de Jhilmar Lobatón en el segundo tiempo ayudó a que el arco defendido por Rodolfo Anderson se viera amenazado. Por lo mismo, Llacuabamba no tuvo problemas en ceder la posesión del balón, puesto que aun sin ella manejaba el ritmo del partido.

Luis Alejandro Ramos, uno de los goleadores del cuadro patacino, convirtió el primero de cabeza, mientras que el segundo fue producto de una espectacular asistencia de taco de Níger Vega para Félix Espinoza, quien anotó tras rematar desde fuera del área. Ambas anotaciones -que fueron las únicas jugadas manifiestas de gol que tuvo Llacuabamba a lo largo del partido- al ser producidas en el inicio de cada mitad, indujeron a los dirigidos por Salomón Paredes a renunciar al ataque y priorizar el cero en valla propia.

En los agregados del encuentro, Edy Rentería consiguió el descuento de cabeza. Aunque de poco serviría, puesto que en lugar de traer consigo la emoción que hizo falta durante los 90 minutos, prolongó una historia con un final ya escrito.

Vega se acomoda ante la marca de Toledo. El volante se mantiene como conductor y pieza puntal de este Llacuabamba. (Foto: Prensa FPF) 

Llacuabamba demostró que con la misma oncena puede ser atrevido o conservador; y lo más importante, que es capaz de obtener resultados favorables con cualquiera de los dos. El 'Ciclón', por su parte y más allá de haber perdido el invicto, dejó traslucir una precaria capacidad ofensiva, hecho que tendrá que ser examinado por Soto y su comando técnico si se busca sostener las pretensiones de ascenso.

Los Goles

La Caleta

Las Fotos

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Llacuabamba 2 - Aurich 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy