Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.comEl proyecto de Héctor Bidoglio en la San Martín tuvo buen inicio con una victoria destacable sobre Ayacucho. El cuadro albo apeló a su sangre netamente joven para sacar diferencias, aun cuando los zorros estuvieron cerca de empatar el que acabó siendo un 3-1 algo engañoso.
Lenin Auris | @Lenin_Auris
Redactor

La mañana en el Alberto Gallardo mostró dos equipos con claros propósitos. Quizá las ausencias, la reciente pretemporada y evidentes problemas en la definición implicaron que sobre todo para Ayacucho FC el partido no discurriera por el camino que un DT con experiencia en el medio como Gerardo Ameli había previsto. El desenlace estaba prescrito para la Universidad San Martín, que con una hinchada no masiva pero sí creciente en número le puso sabor y emoción a una mañana de pulsaciones altas, y definida a favor de los albos a través de tres anotadores como Santiago Rebagliati, Yamir Oliva y el debutante Piero Vivanco que dejaron claro que la receta juvenil no solo se mantiene intacta con Héctor Bidoglio en Santa Anita, sino que se ahondará.

La Pizarra: La fluidez y el freno

San Martín: Entró al campo con un 4-3-2-1, liderado desde el arco por Diego Penny, quien en el complemento evitó el empate de los zorros hasta en dos oportunidades. Por los laterales, José Bolívar por el lado izquierdo fue el más efectivo y peligroso. Sorprendió, sí observar a Luis Garro como volante por derecha: estuvo desubicado y pareció no adaptarse a este puesto. Lo contrario ocurrió con Jhon Vega, dinámico y bien asociado con los extremos Santiago Rebagliati y Nicolás Figueroa. Arriba, Mohamed Karamoko desperdició la oportunidad de ser la figura del partido al errar dos evidentes oportunidades de gol.

Ayacucho: Gerardo Ameli, en su estreno en el banquillo de los zorros, apeló a un 4-trapecio-2. Las subidas por derecha de Roberto Villamarín se complementaron adecudamente con las entradas por el mismo sector del uruguayo Leandro Sosa y de Mauricio Montes. Por el contrario, en la zaga central tanto Fabio Rojas como Hugo Souza la pasaron mal; el zaguero charrúa, sobre todo, fue anticipado en varias oportunidades. En el medio, otro uruguayo, Gonzalo Papa, intentó ser el motor del juego ayacuchano y con entrega logró generar ataques que aprovecharon sus compatriotas Sosa y Maximiliano Callorda -el cuarto charrúa del equipo-; el ex UTC, justamente, aprovechó los pocos balonazos que lanzaron sus compañeros para poner a la visita cerca del empate.

El Capo: Artífice de la memoria

 El grito pelado de Oliva luego de su tanto. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)

Yamir Oliva fue el jugador más destacado de la mañana a orillas del Rímac. Con diagonales y pases precisos, provocó que tanto Rebagliati como Karamoko develaran las debilidades de la defensa ayacuchana. El excanterano de Sporting Cristal certificó su actuación al anotar el segundo gol de San Martín tras una gran jugada colectiva.

Kazuki Ito: La firmeza no evita los gritos

La cuarteta dirigida por Renzo Castañeda cumplió una buena actuación. El juez principal mostró seguridad en sus decisiones y una acertada ubicación. No obstante,  se generaron al menos tres trifulcas: la más notoria la provocó el marfileño Karamoko, quien se ganó una tarjeta amarilla y acabó pidiendo disculpas a sus rivales.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del San Martín 3 - Ayacucho FC 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy