Foto: Prensa FPFSin mucho esfuerzo, la Vallejo derrotó 0-1 a una preocupante San Martín que apenas pateó una vez al arco. Pese al cambio de técnico, los santos no encuentran el rumbo y sumaron catorce partidos sin ganar, además de caer ya en zona de promoción.
Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

La universidad (cosa de locos) formó parte del álbum Lo peor de todo, primero de la banda peruana de pop Río, que irrumpió en la escena local apenas iniciada la segunda mitad de los años ochenta. El sencillo retrataba perfectamente lo que era en aquel momento la universidad, sobre todo la pública, aunque también podía aplicar a la privada, considerándose la crisis económica de aquella década: muchos años de estudio, un cartón en la mano, pero pocas oportunidades de encontrar un trabajo. Una de las estrofas de tan pegajosa canción da título a esta crónica, y aplica muy bien para lo que le está pasando a la Universidad San Martín.

Curiosamente, en el antiguo local de la facultad de Derecho de la casa de estudios santa se grabó el recordado videoclip de la mencionada canción. Y a sus hinchas en efecto la situación los raya, pues el elenco de Santa Anita no gana desde mayo, hace catorce fechas; ya cambió de entrenador y esta vez no dio muestras siquiera de voluntad de ir hacia delante. En cuanto al juego, el equipo ha entrado en un espiral descendente del cual no da señales de salir, pero ahora le ha sumado a esa crisis futbolística una palidez anímica que preocupa, pues estando ya en zona de promoción, pareciera que aún hay margen para que siga retrocediendo en la tabla acumulada.

Con José Espinoza sentado en el banco santo, el equipo se paró 4-2-3-1, con Franco Zanelatto desde el arranque. El paraguayo estuvo tirado por izquierda, con Kevin Ruiz por izquierda y Martín Pérez Guedes al centro, para dejar a Nicolás Figueroa de punta. Pese a ello, no hubo alguna chance generada por la línea de ataque alba, y se sumó la fragilidad en el fondo, problema que empezaba en la primera línea de volantes, pues ni Alfonso Barco ni José María Inga estuvieron acertados en el corte y menos en el traslado del balón.

Rodas ensaya una acrobacia ante la mirada impotente de Cavagna. San Martín pudo hacer poco ante la superioridad poeta. (Foto: Prensa FPF) 

En general, el cuadro de Santa Anita fue cauteloso, a sabiendas que de la situación en la que se encuentra se sale sumando de a uno; sin embargo, para ello se requiere un fondo sólido que lleve la carga del partido y una línea de ataque eficaz que marque las pocas que se le puedan presentar. Y en su caso, no hubo ni fu ni fa. En el complemento, el ingreso de Carlos Monges por un agotado Zanelatto tampoco dio resultado, más allá de que el extremo guaraní tuvo la única chance más o menos clara del cuadro albo, pero la envió a Isabel La Católica.

Por el lado poeta, José del Solar envió un 3-4-2-1, con una labor interesante de la línea de cuatro formada por Rodrigo Cuba, Arquímedes Figuera, Emiliano Ciucci y Jersson Vásquez. Resaltó nítidamente la labor del venezolano, recio en la marca y presto para el desdoble; así lo acreditó a la media hora, cuando trabó a Inga, le robó la pelota, avanzó libre y habilitó perfectamente a Silva para que el charrúa definiera cruzado de izquierda ante la salida desesperada de Diego Penny y el tardío cruce de Werner Schüler.

Cabe precisar que la volante poeta careció de ideas para elaborar juego, por lo que los de Del Solar apostaron constantemente por el balón largo para Silva, quien tuvo poco apoyo de Nahuel Rodríguez y Élsar Rodas. Por ello, no extrañó que 'Chemo' retirara a ambos lanzadores y colocara en su lugar a Erick Morillo y Ronald Quinteros, respectivamente. Sin embargo, los ingresantes tampoco aportaron mucho.

Silva celebra su gol como sorprendido por la falta de cobro de la falta previa. Rodríguez acompaña en esa sensación al Capo del encuentro. (Foto: Prensa FPF) 

Por todo ello, el partido quedará rápidamente en el olvido, salvo por la reiteradamente pésima actuación de Luis Garay. El juez no vio la falta de Figuera contra Inga que derivó en el gol de Silva, pese a estar a un metro de la jugada. Y en el segundo tiempo dejó pasar un brazo extendido de forma antinatural de Renzo Garcés ante un centro cruzado de Monges.  

Para quien no quedará en el olvido este partido es Santiago Silva, pues el uruguayo volvió a marcar. Acumula 6 tantos en 16 juegos, y si bien no muestra la producción que tuvo -precisamente- en la San Martín ni la explosión de Yorleys Mena, colabora con su granito de arena para que la Vallejo siga peleando arriba. Este jueves 23 por la noche fue la figura no solo por el gol, sino porque además tuvo una chance más que Diego Penny le arrebató de gran manera. El charrúa de 31 años, con corte de cachimbo, le marcó al club que lo dio a conocer en el fútbol peruano y lo puso en raya de perder el licenciamiento.

El Gol

La Encuesta

La Caleta

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del San Martín 0 - Vallejo 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy