Foto: Prensa FPFBinacional venció 1-0 a la San Martín con un gol tempranero de Marlon de Jesús y alcanzó al conjunto santo en el acumulado. Con 'Hilacha' Espinoza como DT de emergencia, el panorama en Santa Anita asoma tétrico a cuatro fechas del final de la temporada.
    Eduardo Tirado | @EduardoTL
    Redactor

Parece que se le va a cumplir el milagro de la salvación a Deportivo Binacional, en principio complicado con el descenso por una paupérrima Fase 1 que lo hundió en el fondo de la tabla acumulada. Resulta que el 'Poderoso del Sur' ha conectado un segundo triunfo consecutivo que lo mantiene expectante en su lucha por zafar de la baja y que le ha inyectado confianza. En efecto, Marlon de Jesús se ha vestido como salvador altiplánico al destaparse en la Fase 2, en la cual ya suma 8 goles.

La Universidad San Martín era un rival directo en la pugna por el descenso y el cuadro altiplánico necesitaba ganarle. Por eso le endilgó un gol madrugador del ecuatoriano De Jesús, quien se alzó solitario en el área para cabecear un balón enviado por José Anthony Rosell apenas a los 6', ante la poca vocación de marca de Franco Zanelatto. Fue un golpe rápido y, como se suele decir a veces, el que golpea primero pega dos veces.

Esto fue así porque los santos no consiguieron recuperarse de esa anotación madrugadora. Aturdidos por el mazazo inicial, los interinamente dirigidos por José Espinoza -tras la salida de César Payovich- apenas si pasaban la mitad del campo para practicar tímidos acercamientos que se diluían con facilidad. Por izquierda, Anthony Gordillo sufrió para controlar a un Ángel Ojeda que se proyectó bastante al ataque en el 3-4-2-1 propuesto por Carlos Desio. Por ese sector también se recostó Juan Pablo Carranza, quien llegó a pisar el área y a ensayar algún intento de remate, así como De Jesús, quien merodeaba peligrosamente y exigió siempre a la pareja de centrales conformada por José Hurtado y Werner Schüler.

Zanelatto anduvo solo como para generar fútbol en la medular santa. Aquí brega con Ojeda. (Foto: Prensa FPF)

El mediocampo de Binacional, conformado por Ángel Romero y Carlos Javier Flores, evitaba que las transiciones santas fueran efectivas y cortaba el juego. No obstante, Flores se lesionó a los 21' apenas e ingresó Willyan Mimbela en su reemplazo, lo cual hizo que los de Desio perdieran un poco el equilibrio en el medio, aunque tampoco demasiado. De hecho, el cuadro de Santa Anita insinuó muy poco en la primera mitad, que terminó con otra lesión, esta vez de Andy Polar, para que los celestes se fueran con ventaja al descanso, aunque con dos bajas fundamentales.

Sin Flores -su principal destructor de juego en la mitad del campo- ni Polar -su jugador más habilidoso creativamente hablando-, Binacional no tuvo mucha suerte en el complemento, puesto que Romero recibió una segunda tarjeta amarilla a los 50' y se marchó expulsado, lo que dejó con diez efectivos a los altiplánicos. Todo se perfilaba para que los santos pudieran cambiar la historia y, al menos, tentar un empate, pero no ocurrió así; los cambios ofensivos del 'Hilacha' Espinoza no consiguieron hacer mucho. Apenas el ingreso de Carlos Monges, uno de los que destacó un poco más en ataque, generó un remate de larga distancia que controló sin problemas Michael Sotillo.

Lo cierto es que la línea de tres defensores propuesta por Binacional resistió muy bien. Camilo Mancilla, John Fajardo y Felipe Mesones estuvieron atentos para rechazar cualquier peligro y acorazaron bien su propia área para proteger a un Sotillo que tampoco tuvo mucho trabajo. El demérito fue totalmente de San Martín, que ni con un hombre de más y lanzando varios jugadores al ataque pudo llevar más peligro para tentar al menos un empate. Incluso, en los últimos minutos los dirigidos por Desio se dieron el lujo de tener un par de llegadas al arco de Diego Penny, lo cual dejó la sensación de que el partido estaba más para el 2-0 que para el 1-1.

De Jesús al salto sobre el arco del sacrificado Penny. Observa detrás Fajardo, el mejor del campo por su ordenada tarea defensiva. (Foto: Prensa FPF)

El duelo terminó con un tiro libre cerca del borde del área desaguadereña que desperdició el conjunto santo. La postal triste y llamativa fue la de Penny subiendo hasta el área de Binacional en vano y luego retirándose cabizbajo tras el lanzamiento, que se fue sin rumbo fijo y fuera del campo. Era la última jugada, pero graficó lo desangelado que se siente el portero santo a la cabeza de un colectivo que no levanta su nivel y parece ir en caída libre hasta los infiernos. De Jesús estuvo en el otro equipo y no perdonó los pecados de una San Martín que parece que esta vez no encontrará la salvación por más que una a perro, pericote y gato.

Los Goles

La Encuesta

La Caleta

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Binacional - San Martín

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy