Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.comAyacucho hizo del Monumental su Pampa de la Quinua: le empató 1-1 a Cristal con un golazo de Mendieta, que corrigió así el error que causó el penal que había puesto a los cerveceros en ventaja, y en penales consumó la hazaña. Un Zamudio inspirado dio a los zorros su primer título de cualquier tipo en doce años de vida institucional.
Jorginho Abanto | @A23Abanto
Redactor

¿El torneo ya había terminado? Todo hacía indicar en la semana que el ambiente que se vivía no era digno de una final por distractores irrelevantes. La tarde sabatina, con un sol acogedor, acompañó el partido definitorio por la Fase 2 entre Sporting Cristal y Ayacucho FC en el Monumental de Ate, y la cita con la historia estaba marcada más allá de los (des)intereses periodísticos. Por un lado los de Roberto Mosquera, con ambición de llegar a la final por el título nacional de modo directo; por el otro, los de Gerardo Ameli, que querían continuar escribiendo su propia aventura. Esto último fue lo que primó: las ganas de un grupo de gente de llevarle a la distancia a un pueblo sufrido, marcado por la historia de América y del Perú para bien y para mal, un capítulo de gloria, el triunfo en la primera batalla de un conflicto que ahora se hace de largo aliento.

La Pizarra: Distintas revoluciones

Cristal: Roberto Mosquera apostó por un 4-3-3. Su juego siempre pasó por un buen Horacio Calcaterra, claro en sus entregas y atento en las recuperaciones. El cuadro cervecero trató de monopolizar el balón y lo logró en ciertos pasajes del partido. A Calcaterra se le sumaban Martín Távara y Christopher Olivares para ir construyendo el ataque; y con la intención de ser directo, Mosquera apeló a la proyección de Nilson Loyola y la velocidad de Washington Corozo -quien contó con oportunidades claras de gol no aprovechadas-. Los rimenses se terminaron, sin embargo, encontrando con un oportuno y concentradísimo Ángel Zamudio bajo los tres palos. La ineficacia al término de la primera parte y después en el complemento y el tiempo extra permitieron en gran medida que el encuentro terminara en penales. Además, los cambios efectuados de golpe, como los ingresos de Jorge Cazulo y Renzo Revoredo, le quitaron a Cristal ritmo en ataque, lo que terminó beneficiando a los zorros. Jhon Marchán y Kevin Sandoval tampoco aportaron lo necesario para desempatar el marcador.

Ayacucho: Los dirigidos por Gerardo Ameli saltaron al Monumental con un 4-2-3-1. En la primera parte dejaron venir a Cristal para salir de contragolpe, pero Robert Ardiles y Leandro Sosa no tuvieron muchas chances de elaboración de juego, y Mauricio Montes -siempre solo en ofensiva- se las arreglaba para inquietar el arco cervecero. En el medio, Jorge Murrugarra y Gonzalo Papa luchaban cada balón para cortar los circuitos celestes: estaban ordenados. Sin embargo, la mano clara de Jesús Mendieta en el área hizo que Herrera facturara un gol. Con el marcador en contra, los zorros adelantaron sus líneas y quedaron descompensados en el fondo, algo preocupante para Ameli. En la entrada del segundo tiempo se produjo la revolución, pues el DT argentino envió al campo a Carlos Olascuaga -clave en su ingreso- para jugar como segundo punta y combinar con Alexis Cossío. Murrugarra terminaría juntándose en la primera jugada que tuvo con Mendieta, quien -a modo de reivindicación- anotó un golazo y resucitó a su equipo para darle un envión anímico necesario para seguir en búsqueda del triunfo. El empate se mantuvo, pero Ayacucho esperaba y atacaba mejor, sobre todo, con Cossío por izquierda ante la lenta marca y anticipo de Revoredo o Chávez. En suma, los zorros nunca dejaron de creer y se la jugaron de igual a igual hasta en los penales, tanda que ganaron para alcanzar su primer título de cualquier tipo en la historia.

El Capo: Un Ángel con todas las alas

El grito de Zamudio tras el penal atajado a Corozo. El portero surgido en Comercio vivió una jornada consagratoria. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Ángel Zamudio se convirtió en el héroe sin capa de este equipo, pero con grandes alas. Su actuación fue sencillamente sobresaliente: muy concentrado y con buen anticipo para bloquear los remates cerveceros. Tuvo un mano a mano con Olivares y atajó; después, tuvo otro mano a mano con Corozo y volvió a ahogar el grito de gol. En los penales, desplegó sus alas, pero para ello se apoyó en un papelito -salvando distancias, algo parecido a lo sucedido entre Alemania y Argentina en el Mundial 2006 con el golero Jens Lehmann-. Zamudio les atajó los disparos a Calcaterra y a Corozo, lo que le permitió sacar una ventaja irremontable.

Kazuki Ito: Bigotes bien pulidos

Miguel Santiváñez estuvo a la altura de este partido. Sancionó todo lo que tuvo que sancionar, inclusive con una amarilla a Gerardo Ameli por protestar ofuscadamente. Eso sí, a los asistentes les faltó precisión en algunas posiciones adelantadas, mal sancionadas.

Los Goles

El After Party

Las Fotos

Fotos: Pedro Monteverde y Álex Ulloa / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Cristal 1(2) - Ayacucho 1(3)

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy