Foto: Julio Aricoché / DeChalaca.comEn partido atractivo que bajó el telón de la segunda fecha, Ayacucho encontró la victoria sobre el cierre de ambos tiempos con orden y tranquilidad para ir al ataque. Melgar no pudo sostener sus buenos arranques en cada periodo y terminó cayendo 2-0 en Matute, en su primera derrota ante los zorros en seis años.
{autor_larry_jalk}

Entre las diversas virtudes de Ayacucho FC en la tarde-noche sabatina de Matute resaltó una en especial: la capacidad de terminar todo adecuadamente, desde las jugadas hasta los tiempos. Tras ver llegar a FBC Melgar, pegó sobre el final de la primera fracción por vía áerea, cuando un buen centro de Robert Ardiles terminó en la cabeza de Minzum Quina, quien conectó el balón fuerte y al palo del arquero Ángelo Campos -algo más pudo hacer para evitar la caída de su pórtico-. La imagen se repitió en el complemento: Melgar yendo al ataque y hasta consiguiendo el gol en una acción anulada a Jhonny Vidales, pero Ayacucho otra vez guardó la tranquilidad y empezó de a pocos a ser dueño de la pelota y a no apresurarse para encontrar el segundo tanto. Si bien Gerardo Ameli sabía del desgaste de algunos jugadores del equipo rival que tuvieron participación en Sudamericana entresemana, no movió su banco hasta los 75 minutos, cuando mandó al campo a Gonzalo Papa y Joao Villamarín para dar respiro a su ataque, que empoderó minutos después con el ingreso de Maximiliano Callorda. El uruguayo, justamente, terminó marcando el segundo gol sobre el final del partido, con un buen derechazo desde fuera del área que mandó a dormir el balón en el ángulo superior del arco de Campos para sellar la esperada primera victoria de los zorros con su actual denominación sobre el cuadro rojinegro.

La Pizarra: Cambios con otros aires

Ayacucho: Gerardo Ameli dispuso esta vez un 5-trapecio-1, con Roberto Villamarín y Alexis Cossío por las bandas. Aunque las subidas de ambos fueron poco productivas, el que sí causó daño por la banda fue Luis Enrique Carranza, quien buscó siempre desequilibrar en el mano a mano y terminó ganando en algunas ocasiones. Robert Ardiles, en tanto, mantuvo la función de repartir juego y flotar por todo el frente de ataque. Los cambios del DT argentino obedecieron más al propósito de dar respiro a algunos de sus hombres y así poder sostener el resultado: la receta le terminó dando otro gol en los pies del ingresante Callorda.

Melgar: Marco Valencia ordenó un 4-3-3, en el que dejó arriba a Hideyoshi Arakaki, Irven Ávila y Jhonny Vidales. Ninguno de los tres dejó de intentar llegar al gol, sobre todo en los manos a mano, pero algunas veces carecieron de claridad. Joel Sánchez quedó como organizador de la volante, aunque las piezas se reacomodaron con los ingresos de Pablo Míguez y Othoniel Arce en la segunda parte, cuando se pasó a jugar con Arce y Ávila como delanteros para encontrar alguna opción clara de gol que nunca arribó. En general, a Valencia le costó notoriamente encontrar el camino más adecuado para dañar a un rival al que por momentos dominó con notoriedad.

El Capo: Los años están

(Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.com)

Minzum Quina alcanzó protagonismo a partir de anotar el primer gol y de asumir la responsabilidad en el fondo para darle seguridad a Ayacucho. El experimentado defensor estuvo fino en la marca y hasta registró algún cruce que evitó el empate parcial. En este tipo de partidos jugados al límite son determinantes los jugadores de experiencia que sacan lo mejor de sí, y el de Quina fue un caso ejemplar al respecto.

Kazuki Ito: Baraja adecuada

Por más que haya sacado ocho tarjetas amarillas, Eduardo Chirinos tuvo un buen trabajo y también sus asistentes, como Carlos Ciriaco, quien terminó anulando el gol anotado por Vidales en posición ilícita. Por lo demás, los jueces no incidieron en el resultado.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: Julio Aricoché y Fabricio Escate / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Ayacucho 2 - Melgar 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy