Foto: ReutersSan Lorenzo fue a Belo Horizonte e hizo su partido al igualar 1-1 contra Cruzeiro. Así, consiguió meterse entre los cuatro mejores del continente después de 26 años y dejar a Brasil sin clubes en semifinales de Libertadores desde 1991.

 

Desde el Vaticano, las oraciones del Papa Francisco I tuvieron el eco que miles de hinchas del cuadro de Boedo necesitaban para sellar su clasificación a semifinales. A miles de kilómetros, en el Mineirao de Belo Horizonte, los dirigidos por Edgardo Bauza estaban con la mente puesta en realizar un buen partido y con la confianza de conservar la ventaja de 1-0 en la ida, pese a que en sus dos anteriores salidas a dicha ciudad, San Lorenzo siempre regresó con las manos vacías.

Sin embargo, Piatti rompió con las especulaciones y a los diez minutos estampó un zurdazo que Fábio no pudo contener. Era el 0-2 en el global que permitía al ‘Ciclón’ soñar en grande, aun cuando faltaba toda una vida por delante. La respuesta de Cruzeiro careció de contundencia, ya que se esperó a un cuadro brasileño demoledor, algo en lo que contribuyó el pressing que los ‘Cuervos’ sostuvieron. Tan solo un remate de Marcelo Martins, en el epílogo de la primera fracción, que chocó en ambos parantes, soltó el presagio de una bendición pintada de azul y rojo.



Así, las acciones siguieron su curso y parecía que San Lorenzo estaba más cerca de estirar el marcador, como aquella ocasión de Villalba que lamentablemente la envió al lateral, haciendo renegar a su compañero Matos por la opción perdida. En Cruzeiro, el ingreso de Dagoberto le dio algo de magia a un equipo deslucido y apático al momento de generar daño, increíble siendo un equipo brasileño el que estaba en el campo; además, contribuyó el desgaste azulgrana por el trajín de la primera etapa, pues San Lorenzo empezó a retroceder para evitar los embates aéreos del local, convirtiendo a Torrico como gran protagonista de la noche. Cruzeiro solo consumó su insistencia sobre los 71’ tras un perfecto centro de Dagoberto que Bruno Rodrigo cristalizó de cabeza.

Se pensó en una remontada brasileña, se creyó también que los fantasmas de la eliminación argentina rondarían otra vez cuando Romagnoli se tuvo que ir al vestuario por expulsión a los 78’, pero no: San Lorenzo resistió como pudo y con uno menos Cruzeiro no tuvo ideas para romper su muro defensivo ni con cuatro minutos más que se añadió.

Las oraciones del hincha más bendito tuvieron su recompensa, confirmando el buen momento que atraviesa el ‘Ciclón’, que sabe que esta copa puede significar el saldar deudas históricas pendientes. Al menos ya alcanzó una nueva semifinal desde aquella de 1988, rompiendo además la hegemonía de últimos campeones brasileños desde 2010 así como dejar al país de la samba sin representantes en semifinales desde 1991.

Foto: Reuters; video: Youtube / usuario Futbolpasionmundial3

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy