Foto: APGracias a un polémico penal, Emelec padeció más de la cuenta para derrotar a un Fluminense que no marcó la diferencia. Igual, el 2-1 ante los brasileños no les garantiza nada a los eléctricos de cara al partido de revancha.

 

El capo: Derroche de habilidad

Siempre incisivo y desequilibrante en ataque. Así se mostró Marcos Mondaini en el encuentro ante Fluminense. El argentino estuvo muy participativo en el encuentro; además, fue decisivo para el último gol de su equipo: tras recibir un pase en el área, se dejó caer con mucha habilidad y el árbitro sancionó el penal que luego convirtió Gaibor.

La clave: Potencia y habilidad

Rafael Sobis saca un remate antes que Wilson Morante logre cortarle el camino hacia el arco (Foto: AP)Emelec basó sus ataques, además del juego colectivo, a la potencia y habilidad de sus jugadores, que en más de una ocasión generaron peligro en el arco de Fluminense. En esa línea, las constantes arremetidas por las bandas de Vera y Bagüi, así como la habilidad de Mondaini, fueron determinantes en el partido. Con esa fórmula llegaron los goles. El primero tras una proyección por la derecha y el segundo tras una jugada preparada que derivó en el penal y el gol agónico de Emelec.

El cambiazo: Del banco al gol

Para el complemento, Gustavo Quinteros -DT de Emelec- no se guardó nada y mandó todo lo que tuvo en banca, con el fin de buscar el triunfo. Los resultados, pues, fueron más que satisfactorios. Y es que los ingresos de Caicedo, Angulo y Gaibor fueron determinantes, más éste último, quien convirtió el gol triunfal a los 84'. Por el lado del 'Flu', el DT Abel Braga intentó refrescar el medio y el ataque con los ingresos de Thiago Neves, Felipe y Samuel, pero solo el primero tuvo una aceptable participación.

La joyita: De la Wagner Bros

La ardua disputa por la pelota corresponde a Marcos Mondaini, la figura de Emelec, y el central brasileño Gum que pasó problemas para controlar al argentino (Foto: AP)Fluminense había sido dominado gran parte del primer tiempo, hasta que apareció Wagner para manejar los hilos de su equipo y ser pieza clave en la mejoría de los brasileños. De hecho, a los 43' se mandó con un tremendo zurdazo de larga distancia, que se clavó en el ángulo superior izquierdo de Dreer, decretando así el 1-1 previo al descanso.

El jugadón: Marcando el camino

En el arranque, Apenas a los 3', Emelec tuvo la ocasión de abrir la cuenta. Sin embargo, la buena acción individual de Marcos Mondaini, tras sacarse la marca de un rival, no prosperó, ya que su remate final estremeció el travesaño de Cavalieri.

La calamidad: Euzébio, no sabio

Una noche para el olvido fue la que tuvo el central del 'Flu', Leandro Euzébio, quien no ofreció garantía en el fondo brasileño: no estuvo atento en las coberturas y se dejó ganar en más de una oportunidad en el juego aéreo. Sin embargo, eso no fue lo peor, sino que a los 34', en su afán por despejar un centro por derecha de Vera -en un intento de chalaca-, terminó añadiendo el balón en propia puerta.

El tapadón: Con ayudita, pero vale

Marcos Caicedo pasa de largo mientras Samuel se queda con el balón cuando el partido aún estaba igualado (Foto: AP)Cuando el partido aún iba 0-0, Fluminense tuvo la chance de abrir la cuenta. A los 24', luego de un tiro libre de Wagner, el portero Esteban Dreer respondió en buena forma y evitó, en complicidad con el palo derecho, el gol visitante. Y aunque el remate no fue tan esquinado y la atajada no resultó tan espectacular, igual fue bastante complicada, ya que el balón pasó por entre la barrera.

El escándalo: Tremendo descuido

Apenas iban 9' y el partido tuvo que paralizarse algunos minutos debido a que, aunque incréible que parezca, más en un partido de este nivel, la  malla del arco de Fluminense se encontraba rota. Por tal razón, el árbitro tuvo que paralizar el juego hasta que se solucione el inconveniente. ¿No se supone que los asistentes revisan los arcos antes del inicio del partido?

Kazuki Ito: ¿Penal Roldán?

Jean protege el balón del asedio de Eddy Corozo cuando Emelec apretaba más por conseguir marcar la diferencia en el marcador (Foto: AP)La actuación del colombiano Wilmer Roldán junto a sus compatriotas fue ciertamente discreta y, aunque no tuvo mayores problemas para dirigir el encuentro, fue determinante en una jugada polémica. A los 82', sancionó un penal muy discutido a favor de Emelec, luego que Mondaini cayera dentro del área brasileña, el mismo que derivó en el gol triunfal ecuatoriano. En cuanto a las tarjetas mostradas -una por equipo- estuvo acertado en las amarillas a Bagüi (Emelec) y Euzébio (Fluminense).

Fotos: AP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy